×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 157

La otra hija **

Octubre 19, 2010


La actual carencia de imaginación en el cine actual se manifiesta, todos lo sabemos, con especial relevancia, en el cine de terror. Y es un fenómeno que tiene su explicación. El cine de género tiene un apoyo, un aspecto en el que puede sostenerse sin necesidad de cuidar otros, que, sin duda, merecen mayor talento y esfuerzo para alcanzar cotas de calidad. Hoy en día puedes hacer una buena taquilla con una película de cine fantástico o de terror cuya historia sea absolutamente nimia, cuyos personajes no interesen ni al propio guionista, y con situaciones poco creíbles o directamente estrambóticas. Puedes caer en esos defectos, a priori decisivos para medir el éxito de una película si, como sucede habitualmente, compensas semejantes vías de agua con fanfarria visual, sustos, sangre, vísceras y un reparto mínimamente atractivo. En el peor de los casos habrás contentado a la legión de fans acérrimos a un género que produce una cinta buena cada ocho malas.

Todo esto viene a cuento porque La otra hija, la película protagonizada por Kevin Costner que acaba de ser estrenada en nuestro país, no se encuadra, desgraciadamente, en esa inmensa minoría de cine de género que perdura por su calidad, pero sin embargo presenta evidentes intenciones de apartarse de todos esos elementos frívolos que quienes frecuentamos las salas detestamos desde los títulos de crédito. Y tampoco sostengo esto por una cuestión de condescendencia hacia Luís Berdejo, director español responsable de la obra, sino porque es justo reconocer que su película presenta ciertas virtudes que propician que, siendo un producto realmente flojo, sí pueda ser salvado de las consideraciones más crueles.

En mi opinión, el primero de esos aspectos destacables tiene un nombre y un apellido. Ivana Baquero, la niña de El Laberinto del Fauno, aquí ya menos niña, es capaz de que hasta el más detractor del género mantenga un mínimo interés. Y tampoco me cargo de chauvinismo por el hecho de que me esté refiriendo a una actriz española (ya puestos, hay que decir que la música de otro compatriota, Fernando Navarrete, es espléndida). Lo cierto es que la de Baquero es una interpretación tan sorprendente como estupenda, que aquí hubiese sido destacada en todos los medios especializados si se hubiese tratado de una Dakota Fanning o de una Cloe Moretz , por poner sólo dos ejemplos de actualidad. Y me atrevo a decir que de no ser por la lamentable historia que se nos cuenta en la película, estaríamos ante una composición legendaria en este tipo de cine, no comparable, por ejemplo, a la Linda Blair de El Exorcista, pero sin duda en un segundo grupo de personajes e interpretaciones recordables por todo buen amante del género.

162G1

De hecho el trabajo de Ivana Baquero es tan bueno que el propio Kevin Costner, gran actor pero claro ejemplo de estrella incapaz de escoger guiones decentes, queda relegado a un segundo plano. Y hay un tercer miembro de la familia, el niño Gattlin Griffith, que no sale mal parado.

Lo que ocurre es que lo malo es, ciertamente, muy malo. La otra hija continúa la senda imparable impuesta en el cine de miedo desde que empezasen a proliferar los remakes de todos los éxitos del cine de terror asiático. Esa moda dio lugar no sólo a esas variaciones de los originales, sino a toda una corriente de películas supuestamente nuevas que inciden una y otra vez en lo mismo: la misteriosa maldición que asola una casa, un lugar, que altera las vidas previamente traumatizadas de unos personajes repetitivos hasta la saciedad, todo ello para desembocar en un desenlace previsible, no por la destreza del espectador, sino por la reiteración.

Critica-The-New-Daughter-Foto-1

¿Puede una película justificarse por una interpretación? Probablemente no. Quizás lo peor es que Berdejo parece renegar de la senda por la que parecía haber apostado al principio y mete, con calzador, elementos propios del cine chusco y ramplón del que tan hartos estamos. Sólo así se entiende esa parte final que casi transforma a la cinta en una monster-movie lamentable, mostrando, además, una clara escasez de medios que no sabe disimular con talento e imaginación. Y es aquí cuando me viene a la mente la Posesión Infernal de Sam Raimi, todo un prodigio en ese aspecto…

Más allá de Ivana Baquero, por tanto, poca cosa. La típica familia desestructurada que se muda a un misterioso lugar en el que empezarán a pasar cosas, un par de sustos inofensivos y, desgraciadamente, más de lo mismo. Luís Berdejo fue capaz de innovar en nuestro cine con el guión de [Rec], y en su primera aventura americana ha mostrado importantes dotes como director de actores. Seguro que su primera gran película está cerca...

Santiago Vázquez Gómez.

gal16597

Modificado por última vez en Martes, 19 Octubre 2010 15:03