Imprimir esta página

Crítica de la película Infierno bajo el Agua

Sin lugar a dudas, Infierno bajo el Agua es una de las más gratas sorpresas del verano..

Alexandre Aja es un director más que conocido por el fan del cine de terror y de género, que nos dejó impresionados con Alta Tensión, por ejemplo, para luego dar el salto a Estados Unidos y aprovechar la moda de los remakes de cine de terror para brindarnos tres de los mejores, la sorprendente Las Colinas tienen Ojos, la muy cuidada Reflejos, y la hilarante y desvergonzada Piraña 3D. Luego llegó Horns, también interesantísima, y la más oilvidada La Resurrección de Louis Drax. Y con Infierno bajo el agua vuelve al terror puro, al miedo como principal motor narrativo de la película, por encima del guión y de la historia que quiere contarnos…

Una historia tan sencilla como imposible. Una joven, nadadora profesional, vuelve a casa de su padre durante un huracán de clase 5, para buscarle. Pronto se encontrará junto a él en un sótano que se inunda poco a poco, rodeada de caimanes con ganas de convertirles en la merienda. Desde el minuto uno al último, sabemos que para que la historia siga adelante, los personajes deben tomar todas las malas decisiones posibles. Todas. Si arriba es la vida y abajo la muerte, los personajes siempre irán abajo. Si no la película duraría cinco minutos o menos… Por ejemplo, cuando la protagonista llega a casa de su padre y le encuentra inconsciente tras el asalto de un caimán… quien misteriosamente ha decidido perdonar la vida al personaje… O cuando deciden tomar un camino que claramente dirige a más peligro en lugar del que finalmente deben tomar cuando el primero se muestre una mala idea…

No pasa nada, ese es su juego. Sabemos a lo que hemos venido. Es una película en la que hay un huracán, y dentro hay caimanes. Si se diferencia de Sharknado es por su reparto y su director, que se toma en esta ocasión muy en serio la película, no por su guión. Aja es un director brillante en la puesta en escena, como ha demostrado a lo largo de su carrera, y aquí vuelve a hacer lo mismo. Consigue que el espacio, reducido, repetitivo, claustrofóbico, funcione siempre con agilidad y no deje de sorprendernos. No agota, no cansa, y los sustos están perfectamente repartidos para hacernos saltar en la butaca. Lo mismo la tensión que nos mantiene pegados gracias a esa puesta en escena y esa elegante dirección…

Pero sin personajes que nos interesen, el resto sería inútil. El director conoce la debilidad extrema del guión y confía en su protagonista, Kaya Scodelario, quien lleva desde Skins demostrando que tiene talento más que de sobra para llenar la pantalla, y que cumple de sobra con un personaje arquetípico al que exprime a fondo. Acompañada durante casi toda la proyección de Barry Pepper dándole la réplica. Y demostrando que es más que capaz de sacar adelante un proyecto con mucha acción. Si sumamos a todo eso la excelente fotografía, el presupuesto exprimido al máximo (cómo saca partido a los caimanes digitales es sensacional) y el magnífico ritmo, la película se convierte en una buena serie B, de esas que no suelen hacerse ya. Una película que no tiene complejos y sabe lo que es, que entretiene muchísimo y que nos deja un muy buen sabor de boca. El de que ha merecido la pena pagar la entrada.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
Modificado por última vez en Miércoles, 24 Julio 2019 14:11
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Lo último de Jesús Usero

Artículos relacionados (por etiqueta)