Imprimir esta página

La guerra de las corrientes ★★★

Crítica de la película La guerra de las corrientes

Imaginativa e interesante aproximación de Alfonso Gomez-Rejon a la batalla inventora que mantuvieron Thomas Edison y George Westinghouse, para liderar el imperio de la energía eléctrica.

Entre sueños de grandeza y deseos de permanecer en la historia hasta el fin de los tiempos, así es como el cineasta Alfonso Gomez-Rejon ha querido plasmar la llamada guerra de las corrientes, que se libró en Estados Unidos en las décadas finales del siglo XIX. Sin perder de vista el componente económico, el responsable de American Horror Story: Coven lleva a cabo un ejercicio fílmico de intensidad apremiante, donde el duelo interpretativo mantenido por Benedict Cumberbatch (Thomas Edison, en el filme) y Michael Shannon (en la piel de George Westinghouse) se erige como el elemento principal y omnipresente, a lo largo de una trama frenética y un tanto neurótica, conjuntada como un mecano de visiones determinantes.

El guion comienza con un objetivo: llevar la electricidad a los hogares estadounidenses, con el menor cargo impositivo y los mínimos riesgos para la salud y el consumo. En esa carrera por lograr la luminosidad perfecta, los experimentos de Thomas Edison y George Westinghouse se convierten en las alternativas más agresivas y competentes para alcanzar el monopolio empresarial en el floreciente sector. Mientras el primero de ellos considera la corriente continua como el método predominante para llegar a la meta planteada, el segundo propone un sistema de corriente alterna, soportado por bombillas con filamentos de mayor duración que las de su competidor. Traiciones, declaraciones poco honorables a la prensa, juicios y problemas familiares se suceden sin cesar a lo largo de esa batalla por dar con la energía del entonces futuro inmediato. Una guerra en la que se introduce un joven inmigrante llamado Nikola Tesla (Nicholas Hoult, en la película), con sus ideas sobre cómo ir más allá de lo estudiado por los proyectos de Edison y Westinghouse.

La cuidada ambientación histórica provoca la ansiada verosimilitud escénica de un filme de esmerada dirección artística, al que le fallan un poco la narrativa épica y la introspección en el interior de tipos tan apasionantes como Tesla. No obstante, es la variante humana de Edison y Westinghouse la que Gomez-Rejon refleja con mayor grado de interés y resultados más satisfactorios. El cineasta texano apoya acertadamente su relato en los numerosos momentos de dudas y tropezones sentimentales del conocido inventor y del ambicioso empresario, aunque para ello renuncie a los aspectos más espectaculares de una trama que hizo de la modernidad un hecho, con el anhelado final de la iluminación a base de gas y quinqués.

Dentro del engranaje pensado, Michael Shannon y Benedict Cumberbatch demuestran sus dotes dramáticas, capaces de aportar una faz vulnerable y cercana de los icónicos Westinghouse y Edison. En medio de ese tour de force, Nicholas Hoult accede como el tercero en discordia, como un joven Nikola Tesla tocado por la varita de la genialidad desde su anonimato inicial, aunque algo desdibujado en el argumento.

Aparte de ese triángulo de tintes masculinos, hay que destacar notablemente las caracterizaciones de Katherine Waterston, como la implacable Marguerite Westinghouse; y de Tuppence Middleton, quien desborda sensibilidad en las pocas escenas donde aparece vestida y peinada como Mary Edison.

Jesús Martín

 

 

Add to Flipboard Magazine.

 

COMPRA TU ENTRADA

 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 10 Enero 2020 11:45
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

Lo último de Jesús Martín

Artículos relacionados (por etiqueta)