The Gentlemen (Los Señores de la Mafia) ★★★★

Marzo 02, 2020

Crítica de la película The Gentlemen (Los Señores de la Mafia)

Vuelve el Guy Ritchie más gamberro. Le echábamos de menos.

Desde que en 2008 estrenase RocknRolla, la carrera del director y guionista ha ido en una dirección completamente opuesta a lo que vimos en los primeros años de su carrera, con Lock and Stock o Snatch. Desde entonces los blockbusters se cruzaron en su camino y con bastante éxito en películas como Sherlock Holmes, la secuela o Aladdin. En otros casos no tuvo tanta suerte, como en Operación U.N.C.L.E o, sobre todo, Rey Arturo, pero siempre mantuvo algo de su estilo, de su forma muy peculiar, personal y gamberra de entender el cine y las historias. Pero siempre echamos de menos al director que se zambulló sin complejos en el mundo de los bajos fondos británicos para mostrarnos  historias tan divertidas y fascinantes que se han convertido en cine de culto.

Aquí la historia sigue a un expatriado estadounidense que es un señor del crimen en Londres, donde tiene un gran negocio de marihuana, de cientos de millones de dólares al año, del que quiere deshacerse y abandonar ese mundo. Pero mientras busca comprador, muchos intentarán aprovecharse de la situación para hacerse con su negocio y su territorio, por uno u  otro medio. Pero nadie está preparado para lo que esta gente esconde realmente. A partir de aquí se desarrollan los muchos giros de guión de una película que es en realidad, cine dentro de cine, porque, como vamos a descubrir, la película tiene mucho que ver con ese mundillo y con la idea de contar historias en un guión…

Por supuesto el reparto es una maravilla. Hacía tiempo que no veíamos a Colin Farrell en un papel tan divertido aunque quizá demasiado pequeño. Charlie Hunnam y Matthew McConaughey son los reyes de la función, por supuesto, y a su lado hay gente tan efectiva como Jeremy Strong o Henry Golding, pero no podemos dejar pasar la oportunidad de aplaudir el trabajo sensacional de Hugh Grant, quien hace suya la película cada vez que aparece y nos muestra un trabajo sensacional y divertidísimo. Eso sí, la película comete el pecado imperdonable de no dar más cancha a Michelle Dockery y Eddie Marsan, sobre todo a la primera, quien pese a tener varias escenas maravillosas nos quedamos con la sensación de que podía haber tenido más…

Rithie, eso sí, está más contenido que en otras ocasiones. Su forma de contar la historia es menos caótica, quizá menos destinada a señalarnos lo “guay” que es como director, sin necesidad de darse tantos golpes en el pecho o señalarse indicando que es el director. Lo que hace es jugar con cómo cuenta la historia, sí, y añadir su toque personal (ojo a la comparación inicial con el cine…). De hecho hasta se mete un poco con Hollywood y ciertas prácticas actuales, pero sobre todo juega a hacernos pasar un gran rato. Y funciona. Vaya si funciona. Nos deja con ganas de más porque en ese mundo todo puede pasar, y una secuela sería posible. Eso sí, antes que ruede RocknRolla 2, que nos la debe…

         Jesús Usero

 

 

Add to Flipboard Magazine.

 

COMPRA TU ENTRADA

 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Lunes, 02 Marzo 2020 08:33
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión