Crítica Dangerous Lies ★★

Mayo 03, 2020

Crítica de la película Dangerous Lies

Ni el reparto ni los giros de guión la salvan de ser un telefilm

     Más que nada porque la trama es de telefilm, los actores muchos son televisivos y no les dejan escapar de ese tipo de interpretación, y porque los giros se ven venir a doscientos kilómetros de distancia, cuando la película todavía está en pañales. Me juego con ustedes veinte euros a que la mayoría son capaces de descubrir el truco y detectar al villano o villana de la función, o villanos o villanas, en cuanto asomen la cabeza. Es cuestión de presentación de personajes y de estilo visual. De tópico de película de sobremesa de algunas cadenas televisivas y de argucias ciertamente… poco interesantes en el desarrollo. De nuevo, vean la película y díganme si no lo vieron venir ustedes también. Todo.

     La película cuenta la historia de una joven pareja, casada y con problemas de dinero (ya pasaremos a ello después). Ella trabaja como camarera mientras él estudia. Una noche tras un atraco, él impide el mismo y su vida cambia cuando ella empieza a trabajar para un anciano con mucho dinero que fallece misteriosamente y deja todo lo que tiene en herencia a la joven. A partir de eso, un juego de engaños, mentiras y traiciones se desarrollará ante nuestros ojos para dejarnos como estábamos… con la sensación de que la película no tiene nada nuevo, absolutamente nada nuevo, que ofrecer. De hecho algunas cosas además las ofrece de una forma muy, muy irregular. Casi sin alma o interés. Especialmente en su tramo final, donde nada encaja.

     Aunque hay un esfuerzo visual en la película, especialmente en la fotografía, por convertir la historia en algo más. Peor no es suficiente. Tampoco lo es el trabajo de Camila Mendes, que se come con patatas a su compañero, Jessie T. Usher. Es una pareja desigual, pero ella tiene más madera y más talento. O al menos lo muestra más. Elliot Gould aparece y su presencia hace crecer la película, por eso le echamos tanto de menos, mientras Sasha Alexander, Cam Gigandet o Jamie Chung aportan lo que pueden el tiempo que pueden. En el caso de los dos últimos demasiado poco. Pero, de nuevo, si hay un motivo para ver la película es la presencia de ese reparto, que más de lo que el guión merece.

     Un guión que habla de una pareja con problemas para llegar a fin de mes, que sin embargo vive en una casa que es dos veces el apartamento de cualquiera de nosotros (luego ya se mudarán). Una historia que empieza con un atraco que no aporta nada, absolutamente nada a la trama. Nada de nada. En serio. Relleno para que la historia no dure 70 0 75 minutos. Y con un final tan predecible que produce risa. De nuevo, no es broma. Es más que posible que se rían. Así, el esfuerzo del reparto y del director, queda en nada. Porque se convierte en un telefilm. En una película que pasa delante de nuestros ojos y que olvidamos tan pronto vemos.

Jesús Usero

 

Add to Flipboard Magazine.

 

 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Domingo, 03 Mayo 2020 12:03
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión