Un Plan Irresistible ★★★

Agosto 18, 2020

Crítica de la película Un Plan Irresistible

Una interesante comedia sobre la política norteamericana.

      En la línea satírica de otras como La Cortina de Humo o El Último Voto, la película pretende mostrarnos la trastienda de las elecciones norteamericanas, con su bipartidismo, con la corrupción del sistema, con sus muchos tejemanejes y lo alejada que está de lo que realmente importa, las personas a las que la política debe servir. La película viene firmada por el conocido presentador Jon Stewart, que ha hecho un arte de su forma de contar las noticias. Es su segunda película como director, y resulta de lo más curioso que un drama biográfico como fue Rosewater, sea mejor que una comedia como Un Plan Irresistible que se ríe de la política, la prensa y lo que rodea este mundo, algo con lo que Stewart lidia a diario. Sin embargo le ha quedado menos redonda…

      Y no es ni mucho menos una mala película. Un Plan Irresistible nos presenta a un analista político, encargado de liderar grandes campañas políticas de los Demócratas, que descubre a un coronel retirado del ejército viviendo en Winsconsin y que podría ser la imagen que el Partido Demócrata necesita en el corazón de Estados Unidos, por lo que se propone liderar su campaña para que se convierta en el nuevo alcalde de la pequeña y abandonada ciudad de Deerlaken, una ciudad que perdió la base militar cercana y está a punto de convertirse en un pueblo fantasma si alguien no lo remedia. Pero, claro, nada es lo que parece, y cuando los republicanos manden a otra estratega para ganar las elecciones, la guerra empezará en Deerlaken.


Un Plan Irresistible 2

     Steve Carell está mágnífico, y si tienen un motivo para ver esta película, que sea Carell, su humor, su carisma y su forma de hacer comedia con algo tan sencillo como subir o bajar una maleta por unas escaleras. O comerse unas judías verdes. Contar con gente como Chris Cooper, Rose Byrne o Mackenzie Davis ayuda, como la presencia de secundarios como Will Sasso o Brent Sexton. Pese a ello, la película siempre peca de lo mismo. Cuando propone una idea interesante de verdad, se marcha para contarnos lo que hemos visto ya demasiadas veces, y ni un gran reparto es capaz de salvar esas lagunas, honestamente. Se desmonta por no arriesgar.

     Cuando Stewart presenta al personaje de Debra Messing, ahí tiene mucho más interesante que contar que lo que narra, o con la financiación peculiar de los partidos. O con la forma en la que contamos noticias… Siempre a un palmo de distancia y siempre lejos de alcance. La película es efectiva y hace reír, si eres estadounidense o te interesa mucho la política. Si no, posiblemente no tenga interés. Y además es condescendiente. Incapaz de confiar en que nos demos cuenta de lo que quiere contarnos y satirizar, un personaje nos lo cuenta paso a paso, por si nos hemos perdido. Pudo ser una gran sátira, y se queda en una buena sátira. Cumple, pero no llega hasta el tuétano.

Jesús Usero

 

Add to Flipboard Magazine.

  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Martes, 25 Agosto 2020 23:35
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión