Tenet ★★★★ por M.J.P.

Agosto 25, 2020

Crítica de la película Tenet

Reina de películas de acción en 2020, es buena pero no muy buena en el territorio Nolan.

      Una sensación agridulce preside mi encuentro con Tenet, la esperada película de Christopher Nolan. Es de las buenas del director, pero no de las muy buenas. Crecerá con nuevos visionados, pero no me engancha como otras obras del director.

      Me explico. Tenet forma una tetralogía sobre el tiempo alterado y la duda existencial junto con Memento, Origen e Interstellar (en ese sentido es curioso el momento en que el personaje de Pattinson utiliza las manos para explicar la amenaza que intentan combatir los protagonistas con los cuatro dedos entrelazados). 

      Entre esas películas la más cercana a Tenet es Origen. Aunque todo lo que en Origen brillaba como espectáculo, en Tenet está voluntariamente atenuado, y eso incluye tanto el color como el planteamiento visual y la revelación de las claves de la historia, los giros de la misma. Obviamente son dos películas distintas, pero anticipo ya que Origen enganchaba más por ser más epidérmica y cercana a lo visceral donde Tenet quiere jugar una carta más reflexiva e intelectual con el público. Arriesgado ejercicio. Y es por ese camino por donde podrá crecer en nuevos visionados. Aunque no lo aplaudo.

      Sobre el tema de si es más críptica que otras propuestas de laberinto espaciotemporal en la filmografía de Nolan, pienso que lo es en lo visual, como he comentado, pero no así en lo argumental. No es más compleja o difícil de entender. De hecho, aclaro aquí, como ya he hecho en mi vídeo crítica sobre la película que podéis ver en esta misma página y en el canal de Acción en Youtube, que basta con la secuencia de explicación de la bala al principio del relato para que el espectador quede perfectamente informado de manera sencilla sobre todo lo esencial de la situación que viven los personajes.


      Consejo: no se coman el coco pensando en lo que significa cada cosa que nos van contando en los diálogos. Simplemente disfruten de la película, no se pierdan en especulaciones durante la proyección, dejen todo eso para charlar con los amigos al salir de la sala de cine después de ver la película. Aviso que ésta es de las películas de Nolan que pueden suscitar tanta charla y debate sobre su argumento como El truco final, Origen o Interstellar.

      Pienso que John David Washington y Robert Pattinson están muy bien en sus personajes como héroes de acción. Y afirmo que este es uno de los mejores trabajos de Pattinson, mientras que después de verle en Inflitrado en el KKKlan Washington me ha sorprendido muy favorablemente como héroe de acción trepidante. De hecho, el público debería dejar de preguntarse cuándo va a dirigir Christopher Nolan una película de la saga de 007: ya ha dirigido dos: Origen y Tenet, cada una añadiendo su propio sello de juego con el tiempo, la realidad, los laberintos y la ciencia ficción como salsa añadida a las peripecias de espionaje de James Bond. Así que por ese lado, misión más que cumplida.

      Pero, y aquí llega la sección de peros y puntos flojos que veo en la película y que me lleva a ponerle cuatro estrellas en lugar de cinco, me parece muy significativo que en el tanteo final de su conjunto, el aspecto más interesante de Tenet esté en el drama de amor-odio protagonizado por Kenneth Branagh y Elizabeth Debicki. Muy bien defendida por los actores, con un Branagh genial, esa parte no deja de crecer desde su planteamiento inicial como el reverso tenebroso de todas las relaciones sentimentales tóxicas y autodestructivas que dominan y caracterizan la filmografía del director (Memento, Origen, El truco final, El caballero oscuro, Interstellar…), y es el aporte más interesante de esta película al conjunto de la obra del director.

      Ese tema de la hibristofilia y las relaciones de la fémina  protagonista con el antagonista de la historia es un clásico de la serie de películas de 007 y en la forma en que se nos presenta en Tenet recuerda especialmente Operación trueno y Nunca digas nunca jamás.

      Sin ánimo de ocusar a Nolan de falta de originalidad en el guión, ocurre por otra parte que ya he visto a Debicki en situación muy similar en la miniserie El infiltrado, que la misma actriz protagonizo junto a Tom Hiddleston y Hugh Laurie y se basaba en una novela del maestro de las novelas de espionaje más maduras que las de Ian Fleming, el gran John el Carre. Simplemente aclaro que durante toda la proyección de Tenet no he podido evitar ser víctima de cierto efecto eco de esa miniserie, muy recomendable por otra parte.

      Pero ese efecto eco me ha estado persiguiendo desde el principio. El trepidante arranque del ataque al auditorio recuerda el ataque de presentación de Bane en El caballero oscuro, la leyenda renace, incluyendo tratamiento musical muy similar, eficaz, arrollador, pero donde parece que Nolan está transitando por terreno ya conocido. De hecho la definición que hace el personaje de Michael Caine del origen del antagonista interpretado por Branagh me ha recordado el origen de Bane. Y en todo su conjunto, incluyendo la secuencia final de combate, Tenet tiene mucho de lo ya visto en Origen.

      Por otra parte, Nolan reincide en su apuesta por un desenlace con acciones en paralelo, un clásico de su cine que explotó en Origen, Interstellar y El caballero oscuro, la leyenda renace, pero también esgrimió de otro modo en El truco final. Eso me lleva a pensar que quizá ha llegado el momento de que Nolan explore otras alternativas que sin duda harán brillar su incuestionable talento por otros caminos más sorprendentes y renovadores para sus incondicionales.

      Finalmente, reconozco que a título personal la película no ha llegado a engancharme como otras del director. Me falta una secuencia de agarre definitivo. Siendo muy espectacular y entretenida en su despliegue de acción, y manejando un argumento que resulta más interesante por lo que sugiere que por lo que muestra, como deja claro la última escena que comparten Pattinson y Washington, en ningún momento me ha metido de lleno dentro de la acción, sobre todo en su desenlace. Creo que la propuesta de la pinza con el tiempo que propone no es tan visualmente eficaz como la propuesta de Origen. Y por otra parte, en lo referido al vínculo entre John David Washington y Robert Pattinson, el guión no les da a los actores posibilidad de desarrollar un vínculo de lealtad como el que sí encontramos en otras propuestas del director.

      Así que sí, es la mejor película de acción del año. Sí, es buena. Pero no es de las muy buenas de Nolan, y El caballero oscuro sigue reinando en su filmografía.

Miguel Juan Payán

 

Add to Flipboard Magazine.

  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 25 Septiembre 2020 16:43
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática