Antebellum ★★

Septiembre 12, 2020

Crítica de la película Antebellum

Una historia interesante que se desinfla por completo en cuanto llega la parte importante de la misma.

      Antebellum es como la hermana pequeña de una de las películas del muy reputado Jordan Peele. Una mezcla entre Nosotros y Déjame Salir, con apuntes de El Bosque que sin embargo no iguala a la obra de Peele y está más cerca de la película de M. Night Shyamalan. No acaba de ser desastrosa, por varios elementos que captan nuestra atención, pero sin duda había potencial dentro para que la película fuese algo mucho más interesante. De hecho, hay elementos tanto al inicio de la misma como en el reparto, por ejemplo, que nos daban a entender que habría mucho más tras sus algo más de 100 minutos. Pero era en realidad un espejismo, una promesa vacía.

      Como mencionaba la historia es prometedora. El punto de partida es realmente intrigante y promete un análisis curioso y distinto, en clave de terror, de la época de la Guerra de Secesión, o al menos del momento previo al inicio de la guerra. La esclavitud, el gran pecado de Estados Unidos. Un pecado que siguen pagando a día de hoy y un lastre, el del racismo y el odio arraigado, que no son capaces de dejar atrás como sociedad. De eso habla una película que toma como punto de partida a una autora de éxito y renombre que, de repente, es secuestrada y despierta en una realidad distinta, como esclava de una plantación en los días previos al inicio de la guerra. Una mujer que deberá no sólo escapar a su destino y liberar a sus compañeros, sino también intentar volver a su tiempo.


      Sí, Janelle Monae es una de las grandes virtudes de la película. No sólo es capaz de duplicar su papel, sino que además se convierte en lo que hace que todo funcione mínimamente. Mientras nombres como Jena Malone o Kiersey Clemons le dan empaque al reparto coral. Especialmente Malone. Lo verdaderamente triste, lo que hace que no funcione ese reparto, es que el guión está empeñado en que no conectemos con los personajes y su historia. Hay una frialdad calculada en la forma en que la historia es presentada que va convirtiendo la misma en un caos desde el momento en que el “viaje” tiene lugar. El segundo y tercer acto están deslavazados, sin sentido muchas veces. Más preocupados de la estética que del guión.

      Y ese es otro de sus grandes pecados. Los directores de la película, y también guionistas, Gerard Bush y Christopher Renz, están tan interesados en hacer algo visualmente memorable que se olvidan de hacerlo coherente realmente a nivel de guión. O que nos importe. Hay imágenes poderosas, como el momento de las imágenes en el hotel (no conviene revelar más de un magnífico homenaje) o el final a caballo… Pero esas imágenes carecen de un contexto emocional que haga que el espectador conecte con ellas. No hay terror, suspense o emoción. Todo es frío. Una película que debe dar miedo y no produce ni inquietud… algo tiene mal planteado. Queda la sensación de que es un episodio de televisión enormemente alargado. Y una oportunidad perdida.

Jesús Usero

 

Add to Flipboard Magazine.

  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Sábado, 12 Septiembre 2020 14:19
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión