Rango ***

Jesús Usero Marzo 04, 2011

Curiosa manera la de contar una historia en Rango. Curiosa y hasta en gran medida arriesgada de cara a la taquilla al traer una película poco convencional, para un público joven y adolescente y con un humor muy poco común. En una película de animación en 3D; aunque no se proyecte en ese formato, claro. Su gran baza es la de incluir los nombres deJohnny Depp y Gore Verbinski, la estrella y el director de la trilogía original de Piratas del Caribe que aquí vuelve a unir fuerzas para narrar esta historia que en principio sí, es curiosa y hasta arriesgada en su planteamiento, pero que no termina de ser más de lo mismo.

Cine de animación para el público más adulto siempre ha habido y ahí quedan ejemplos como A Scanner Darkly o la primera revisión animada de El Señor de los Anillos. Pero el caso de Rango es completamente distinto al no apuntar a un público completamente adulto, sino hacerlo hacia los adolescentes ante todo, tirando por el camino del humor más gamberro y del poder de convocatoria de su gran estrella, Johnny Depp. Eso ya no es tan común. Es una cinta de animación que busca a los jóvenes pero con la intención de amasar millones como si se tratase de la última de Dreamworks.

Trailer

{flv}Rango_trl_e_spa_dub_900K{/flv}

Curiosamente esta película no viene auspiciada por el gigante de la animación, sino que lo hace detrás de las manos de Nickelodeon, lo que permite entender por qué la película se diferencia tanto de lo que su distribuidora suele ofrecer al público. Ojo, y repito, en principio. Porque tras esas capas de modernidad y tras su apuesta por un público más adolescente, etc, etc, se esconde una película mucho más convencional de lo que podría parecer. Y con más puntos en común con Shrek que con otras cintas de animación. Por eso al inicio decía que se trata de un esfuerzo curioso. Curioso, pero nunca revolucionario.

El hecho de que Johnny Depp sea el protagonista de esta película es algo que se ha aprovechado hasta la saciedad para dar promoción a la película y atrer al público a las salas. Incluso en nuestro país donde el 99 por ciento de la gente disfrutará de la película doblada y ni verá ni escuchará a Depp. Si acaso aquí deberían decir que es una película del doblador de Johnny Depp. Pero parece ser que la intención es que Depp venda la película por sí mismo aunque nunca le veamos en ella. Los que quieran disfrutar del actor tendrtán que acudir a la versión original.

Pero es cierto que el rodaje y doblaje de la película ha sido bastante peculiar y ha cambiado, en muchos sentidos, la manera de entender la animación. Nada de salas de doblaje donde la estrella se ventilaba su papel el la película en dos días. Aquí se ha reunido a los actores y se han recreado las secuencias para que todo tuviese un aire más orgánico y natural. Más creíble y realista. Las escenas de la película se recreaban en un estudio, donde se grababa a todos los actores a la vez, y donde se diseñaba lo que sería la escena cuando se viese en pantalla. Un proceso que se ha llamado Emotion Capture.

Sinceramente y con todos mis respetos, debe ser que yo soy muy burro o algo así, porque una vez vista la película, los resultados son los mismos que si se tratase de una producción de las convencionales. Vamos, que esa supuesta captura de emociones tiene más de reclamo comercial que de efecto real visible y tangible en la pantalla. Y nosotros hemos podido ver la versión original americana, no la doblada en español. Quizá con el tiempo ese proceso se mejore y se obtengan resultados palpables; pero por ahora, parece una forma de dejar bien claro al público que Johnny Depp ha sido Rango en cuerpo y alma.

Hace no mucho, en uno de nuestros videodebates semanales entre mi compañero y amigo Miguel Juan Payán y un servidor, comentábamos si el género del western había muerto o resucitgado o si nunca se había marchado. EN lo que va de año hemos visto westerns que son más que westerns (Valor de Ley), westerns disfrazados de otras cosas (Sed de Venganza) y ahora un western animado. O el género nunca murió, o hay mucha gente queriendo sacarlo del cementerio. Porque Rango es un western de aventuras que tiene absolutamente todos los elementos reconocibles del género.

Desde el poblado de mala muerte con sus gentes sencillas y sus pelibros, al salón, las peleas de bar, los duelos, el desierto (Nevada en este caso). No hay nada que echemos de menos, y por no faltar, no falta ni Clint eastwood, aunque su papel, homenaje al personaje y el género, lo interprete Timothy Olyphant, claramente unido al western en televisión (es el prota de Deadwood y Justified). Hasta los mariachis, prueba viviente de que esto no es una peli para niños, por las burradas que sueltan por la boca continuamente.

Y visualmente la película es una pasada. Desde las escenas del desierto hasta el diseño de personajes o la iluminación, todo es brillante y espectacular. Rozando la perfección de Pixar. Las animaciones, los paisajes, la luz, el agua... Todo es visualmente único y especial. Casi real. Una lástima que el guión, como muchas veces en las películas de Verbinski, no haga honor a ese trabajo visual y resulte muchas veces confuso, soso y aburrido. Por momentos no es tan divertida como ella misma se piensa que es, y en busca de la carcajada, apenas hace sonreír.

Pero escenas como la de los murciélagos persiguiendo la caravana son motivo de sobra para ver la película. Una escena que aúna todo lo bueno del cine del director, con sus fuerza visual, su emoción y la acción trepidante. En esos momentos recuerda verdaderamente a Piratas del Caribe. Luego otras veces se difumina demasiado, se hace embarullada... Lo que deja un agridulce sabor. Lo pasas bien, pero esperabas pasarlo mejor, mucho mejor. Eso sí. Que quede claro que no es una película para toda la familia. Los niños pueden aburrirse y sus padres clamar al cielo con cierto humor y vocabulario. Una buena cinta de animación, eso sí.

 

Making of

{flv}rango_be_scenes_Spanish_subs_hi{/flv}

Modificado por última vez en Viernes, 04 Marzo 2011 09:52