La Madre del Blues ★★★★

Noviembre 23, 2020

Crítica de la película La Madre del Blues

Chadwick Boseman y Viola Davis en dos papeles memorables.

Evidentemente en el caso de Boseman llega con el halo de leyenda que deja el hecho de que éste es el último papel en el que podremos ver al actor, su último trabajo antes de fallecer trágicamente este verano, debido a la enfermedad con la que llevaba luchando varios años. El trabajo de Boseman es magnífico, y seguramente sea uno de los grandes nominados a todos los premios del año, con bastantes posibilidades de ganarlos, como también lo será Viola Davis, quien ya ganó su primer Oscar cuando fue nominada por interpretar en la gran pantalla un personaje del dramaturgo August Wilson. En aquella ocasión fue en Fences, y ahora es dando vida a Ma Rainey, la llamada Madre del Blues.

La película, como la obra, se centra en un caluroso día de 1927, en Chicago, en un estudio de grabación donde Ma Rainey, la Madre del Blues, una de las artistas de más éxito de la época, una mujer que era capaz de enfrentarse a quien fuese, se prepara para grabar una de sus canciones más conocidas, junto a su grupo de músicos. Para ello tendrá que enfrentarse a la discográfica, que buscaba cambiar a una música más cercana a lo que la gente pedía, por lo que ya trabajaba en arreglos y nuevas composiciones con uno de los músicos de la artista, un trompetista de mucho talento y un carácter muy peculiar que parece dispuesto a cualquier cosa para llegar a la fama. Incluso a enfrentarse a Ma Rainey.


Boseman y Davis son el espectáculo que necesitamos y queremos ver en una película así. Dos actores en plenitud que llenan la pantalla con personajes extremos, llevados al límite emocional, pero con una cantidad de sutilezas que completan unas interpretaciones simplemente únicas. Ellos dos seguramente se llevarán toda la atención, pero no olvidemos nunca a otros actores sensacionales en la película sin la cual no sería lo que es, ni mucho menos. Colman Domingo, Glynn Turman y Michael Potts están sensacionales también. De hecho, son ellos los que más comparten tiempo en pantalla con Boseman, y ahí reside toda la miga de la película. Si una cosa echamos en falta es más enfrentamiento entre Davis y Boseman.

George C. Wolfe es el director, aquí frente a su mejor trabajo. Sobre todo por los actores. En sus anteriores películas siempre resultaba televisivo, mientras que aquí no aprovecha de todo el espacio y queda demasiado teatral. No da el salto visual del todo, aunque esos momentos en los que vemos las calles de Chicago son maravillosos. La película habla de una mujer poderosa que se enfrentó a todos y a todo para marcar su terreno. Orgullosa de quien era, de su sexualidad, de su talento y de su herencia. Conocedora de que lo que es más importante es quién tiene el poder, aquí proporcionado por su voz y su música, en un mundo de hombres, de hombres blancos y de un racismo al que parecía imposible enfrentarse. Una excelente película con dos actores llamados a ser nominados a casi todo. Y que quizá ganen.

Jesús Usero

 

 

Add to Flipboard Magazine.

  

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 18 Diciembre 2020 16:53
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión