Imprimir esta página

En guerra con mi abuelo ★★

Noviembre 30, 2020
Valora este artículo
(0 votos)

Crítica de la película En guerra con mi abuelo

Robert De Niro regresa al territorio de la comedia con una floja propuesta familiar.

      Tras un 2019 pletórico, con los estrenos de El irlandés y Joker, uno no espera que De Niro vuelva a los cines con una comedia tan insulsa e infantil como esta, que se encuentra en las antípodas de papeles suyos en el género como los de Una terapia peligrosa o Los padres de ella. En esta ocasión, De Niro se mete de lleno en la comedia familiar con adultos al cuidado de niños, muy en la línea de los trabajos realizados por Steve Martin en la década del 2000 con reminiscencias de las noventeras Solo en casa y Este chico es un demonio. Un estilo que el director Tim Hill ya había desplegado con escasa fortuna en las denostadas Garfield 2 o Alvin y las ardillas.

      El punto de partida, con el abuelo que se marcha a vivir con su hija (Uma Thurman) y, como consecuencia, su nieto (Oakes Fegley) pierde su habitación y entra en guerra con él, invita a pensar en un humor que explore las diferencias entre una y otra generación. Sin embargo, el desarrollo de la película, plagado de gags que beben del slapstick más burdo, se limita a concatenar situaciones cómicas que se sienten desconectadas de la historia, repetitivas y sin gracia. No es solo que las bromas se pasen de la raya e inexplicablemente al abuelo nunca le pase nada, o que nadie en esa casa se entere de la guerra abierta entre ambos, es que en muchas ocasiones da vergüenza ajena contemplar a actores de ese calibre metidos en esas situaciones y ver sus reacciones, como ocurre en los repetitivos gags de Uma Thurman con el policía o de De Niro desnudo frente a su yerno.

En Guerra Con Mi Abuelo 2

   

      Una comedia se debe de nutrir de arquetipos para provocar la carcajada, pero cuando esos personajes son tan planos y se estereotipan hasta el ridículo, dejan de hacer gracia y de importar al espectador. Los tópicos de la madre preocupada por los ligues de su hija, el padre estúpido o el abusón sin cerebro son llevados a una exageración histriónica, como si se tratara de la visión que tiene un niño pequeño del mundo de los adultos. La culpa es de un guion anodino y perezoso que desaprovecha al reparto, pues cuando a De Niro le dan un matiz de su personaje al que poder agarrarse, convierte un par de instantes dramáticos, con la soledad y el sentimiento de fracaso como temas centrales, en lo más interesante de la película.

      Para los más pequeños de la casa puede que resulte divertida por las continuas caídas y golpes que trufan el relato o por su intrépido protagonista y la química que tiene con De Niro; y el público adulto seguramente los acabe acompañando por un reparto que promete más de lo que la película llega a ofrecer. Porque sin esos nombres y en otra época, En guerra con mi abuelo habría pasado desapercibida como un estreno directo a video, en la línea de Solo en casa 3 y sus secuelas, o un telefilm de un canal infantil.

Alejandro Gómez

Add to Flipboard Magazine.

  

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Miércoles, 09 Diciembre 2020 12:42
Alejandro Gómez

Todo en uno: cinéfilo, seriéfilo, melómano, lector voraz y tragaldabas.

Lo último de Alejandro Gómez

Artículos relacionados (por etiqueta)