Imprimir esta página

Marcelino, el mejor payaso del mundo ★★★★

Diciembre 02, 2020
Valora este artículo
(0 votos)

Crítica del documental Marcelino, el mejor payaso del mundo

Un retrato de un icono perdido y un reflejo de la fama y sus consecuencias.

      La figura de Marcelino es la de uno de esos personajes perdidos en la historia que casi nadie conocía y que fue descubierta en gran parte por el periodista Mariano García Cantarero, primero en 2004 con un artículo y posteriormente con el libro del mismo título que esta película que ha dirigido Germán Roda, escrita entre él y Miguel Ángel Lamata. La inestimable presencia de Pepe Viyuela sirve como ancla temporal. Es el narrador de la historia, a veces nos cuenta su propia experiencia, y se pone en la piel de Marcelino Orbés, para reflejar cómo podían haber sido algunos de sus números y espectáculos, de los que no se sabe demasiado. Y eso que hablamos del que se consideró mejor payaso del mundo.

      Nacido en Jaca, Huesca, en 1873, Marcelino llenaría los teatros más grandes del mundo durante años, el Hippodrome de Londres y el de Nueva York posteriormente, donde más de 10000 personas le verían actuar diariamente en pleno apogeo de su carrera, a inicios de siglo XX, cuando su figura se volvió legendaria. Una figura de payaso triste que sería elogiada y admirada por los más grandes de todos los tiempos, como Buster Keaton y Charles Chaplin. Marceline, como se le conocería en todo el mundo, actuó en circos, teatros, hoteles y grandes almacenes, y comenzó su carrera marchándose de España para no volver, recorriendo media Europa antes de viajar a Estados Unidos. Como con tantos cuentos, su figura es la de alguien que llegó a lo más alto y fue desvaneciéndose para finalmente caer en el olvido.

Marcelino 2

      Una tragedia y un cuento con moraleja es lo que nos presenta Roda en su película. Una historia en la que descubrimos a un personaje muy nuestro, del que no sabíamos nada. Una figura muy humana de un hombre hecho a sí mismo. A través del relato de historiadores, periodistas y personajes destacados, descubrimos a Marcelino con un camino oscuro y lleno de incógnitas, pero con un éxito que pocos consiguieron. Y también descubrimos la figura del payaso, de esas personas que con un maquillaje y un disfraz se disponen a entretener a la gente sacándoles una sonrisa.

      Cuenta Pepe Viyuela, que en realidad, nos atraen los payasos porque nos identificamos con ellos. Son imperfectos y cometen errores. Pero sus errores nos hacen reír. La imagen del actor y payaso sirve para convertirse en Marcelino en la película, en esos momentos de ficción en los que conocemos la esencia de su humor a través de unos sketches que quieren imaginar lo que pudo ser. Pero también esos reflejos, siempre en blanco y negro, de la vida del payaso, sobre todo de sus fracasos. El resultado es conmovedor, invita a pensar y nos muestra, sin excesos, el riesgo de la gloria. De no saber lidiar con ella, de no ser capaces de entender que el tiempo pasa y el olvido nos llega a todos. Con una factura impecable y un ajustadísimo ritmo, quizá la figura de Marcelino interese más que otros añadidos al documental, pero sin duda es un trabajo magnífico que consigue devolvernos la memoria de quien fue, y quizá sigue siendo, el mejor payaso del mundo.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

  

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 11 Diciembre 2020 13:26
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Lo último de Jesús Usero

Artículos relacionados (por etiqueta)