Los secretos que ocultamos ★★

Marzo 08, 2021

Crítica de la película Los secretos que ocultamos

Intriga entretenida, pero no muy original y demasiado previsible.

      La venganza se sirve fría, dicen, pero a esta película se le va la mano en lo de fría y realmente se queda en un territorio que apenas profundiza en el serio tema que propone. Una mujer rumana casada con un estadounidense, y emigrada al país de su marido, tiene la ingrata sorpresa de encontrarse allí con un criminal de guerra nazi que no solo ha sobrevivido, sino que incluso se pasea por las calles tranquilamente.

      El argumento no es muy original. Ya lo exploró a su manera, Orson Welles en El extraño (1946), su película “menos Welles”, que sin embargo fue una de las más taquilleras de su filmografía por servir a un argumento sencillo, a modo de intriga, y además hay otro acercamiento más maduro a este asunto en la película de Roman Polanski La muerte y la doncella (1994), dirigida por Roman Polanski y con Sigourney Weaver y Ben Kingsley como protagonistas, y un guión bastante más potente que el que nos propone Los secretos que ocultamos.


Los Secretos Que Ocultamos 2

      Así que la pelota queda en el tejado de los actores, y ciertamente, por lo que se refiere a Noomi Rapace y Joel Kinnaman, cumplen con sus papeles consiguiendo que mantengamos el interés por ver a dónde nos lleva la historia, por mucho que, una y otra vez en los giros del guión, tengamos la sensación de que ya hemos estado anteriormente en esos territorios narrativos. Ejemplo: la protagonista en la encrucijada, la protagonista ante el espejo. La protagonista decidida a tomar el timón de su venganza: breve contrapicado sobre el coche, modo empoderada. Y montaje en la espera para hacer transcurrir el tiempo en la secuencia, clave, en que va a esperar a su presa en el lugar donde trabaja. No hay sorpresa en la manera de poner en escena ese momento decisivo de trampa donde la víctima comienza su camino para convertirse en verdugo, pero lo que podríamos denominar “la captura de Kinnaman”, es un buen ejemplo del perfil previsible, también enla puesta en escena, que nos propone la película en todos esos momentos en que hace falta, por la importancia de los mismos en la historia, una propuesta visual con más personalidad, menos previsible, dado que, en el fondo, nada original o realmente revulsivo nos espera en el resto del recorrido.

      A ver, dicho de otro modo, he visto resoluciones visuales con mayor empeño y personalidad en la serie Hunters, protagonizada por Al Pacino, que trata también el tema d ela caza de criminales nazis. Falta tensión, y casi lo mismo puede decirse del momento en que Rapace apunta por primera vez a su víctima con la pistola. Unos planos de cámara nerviosa en movimiento para intentar ponernos  nerviosos a los espectadores que no funcionan, porque, ni con todo el empeño de Rapace por ponernos a tono con su historia y conseguir que empaticemos con ella.

      Estas son solo dos de las oportunidades perdidas para aprovechar bien a los actores y tratar de no caer en el montón de intrigas que se acumulane en la cartelera sin llegar a conseguir nada más que mantenernos entretenidos un rato. Aunque, bien visto, no es mala cosa esa, y quizá tengamos que conformarnos con ello. En el posterior encuentro con el marido en la cocina, donde ella informa al marido de ese pasado que la persigue, ocurre otro tanto. Aunque ahí al menos tenemos a Rapace en posición de tomar con más autoridad los primeros planos y poder reforzar en su papel lo poco que le proporciona el mismo en el diálogo, contando una historia que ciertamente, por su peso emocional, requiere mejores diálogos. Aunque la entrada del marido en el tema anima el asunto hacia el territorio de intriga más que hasta ese momento.  

      Lo dicho: entretenida, aunque recurrente, repetitiva en sus fórmulas y sin llegar a inquietar realmente sobre la cuestión que nos plantea.

Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Miércoles, 17 Marzo 2021 12:02
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática