Crónica de una tormenta ★★★

Abril 27, 2021

Crítica de la película Crónica de una tormenta

Más que una película sobre periodismo, una película sobre periodistas.

      O sobre lo que la obra de teatro original, Testosterona, entiende por periodistas en su pequeño mundo. Una visión a veces canalla y a veces idealizada del trabajo de periodista en la redacción de un gran periódico, que sirve para desmantelar a las personas que ejercen la profesión, a un profesor y su alumna, quienes a lo largo de una noche descubren quiénes son realmente, no sólo en sí mismos, sino el uno para el otro. Un viaje lleno de inteligencia por momentos, gracias a sus actores, y que no nos hace sentir que estamos ante una obra de teatro, más bien al contrario. Pero al mismo tiempo uno en el que el guión peca de demasiados errores que no tiene mucho sentido.

      En la redacción de un periódico nacional, la víspera de Nochebuena, están a punto de explotar las cosas. Su director debe dejar su puesto y elegir a quien heredará el mando del diario, entre dos subdirectores, un tipo sin escrúpulos, capaz de llegar a donde haga falta por conseguir lo que desea, y una joven visionaria, que sigue creyendo en la profesión y que fue alumna de quien ahora es su jefe. Justo ellos dos, alumna y maestro, permanecerán por azar en la redacción, mientras hablan de todo y descubren el mundo que les rodea. Entre ellos hay muchas cosas por decir y todo puede cambiar cuando esta oportunidad laboral se interponga en los planes de todos.


Cronica De Una Tormenta 2

      Una película como ésta, en la que sólo cuatro actores tienen líneas de diálogo, requiere de cuatro actores realmente buenos para sacarla adelante. Especialmente en el caso de los dos protagonistas, Clara Lago y Ernesto Alterio. Tienen buena química, se beben el papel ambos, pero lo de Alterio es, de verdad, memorable. Esconde en cada gesto, en cada palabra, una maestría digna de mención. Incluso con ese doblaje tan extraño (¿tendrá algo que ver con ser una coproducción? ¿Se habrá rodado con acento y doblado posteriormente?) que a veces no encaja y que nos saca de la película por momentos. Es un aspecto técnico que le hace un flaco favor a la película y a la historia, especialmente al secundario, Quique Fernández.

      Mariana Barassi, directora y encargada de adaptar la obra, destaca enormemente en lo visual. Lo hemos comentado en más de una ocasión. Si se adapta una obra teatral, se corre el riesgo de abusar de ese estilo, de pensar que visualmente estamos sobre un escenario, haciendo cansina y reiterativa la forma de contar la película. Es algo que nunca pasa en esta ocasión. Barassi brilla sacando lo mejor de cada pequeño escenario y moviéndonos por la redacción para exprimir cada rincón. El problema radica en un guión algo derivativo, que se siente alargado en exceso, pese a los 90 minutos de duración, y que tiene momentos en los que se contradice. Nos dice una cosa para acto seguido decir la contraria. Se sube al púlpito. Se da demasiada importancia, y pese a su inteligente final, propone demasiados momentos vacíos y que sólo sirven para inflar el ego de los personajes (ojo, no de los actores). No, no es Primera Plana, a la que homenajea.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 30 Abril 2021 12:50
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión