De amor y monstruos ★★★

Mayo 07, 2021

Crítica de la película De amor y monstruos

Simpática, divertida, pero finalmente intranscendente película de aventuras con tintes de terror.

      De Amor y monstruos es en sí misma un monstruo, de Frankenstein, una amalgama de elementos, tramas y caminos que se separan y vuelven a la principal, creada a partir de retales lo que hace que el ritmo nunca decaiga porque siempre están pasando cosas nuevas, siempre se incorporan nuevas tramas, nuevos personajes incluso, pero también provoca que ninguna llegue realmente a ninguna parte, que el desarrollo de los personajes sea menor del debido y que a veces lo que sucede en pantalla lo haga de forma atropellada. De amor y monstruos parece, la final, una serie de televisión comprimida en poco menos de dos horas, en las que nos faltan algunos de los momentos importantes de la serie, pero en la que no podemos aburrirnos.

      Tras un evento de proporciones cataclísmicas, la Tierra se ha plagado de monstruos. Insectos, lagartos, babosas, moluscos… todo ha mutado para convertirse en monstruos implacables, en terroríficos enemigos que han arrasado con la población mundial. Lo que queda vive en refugios nucleares, zulos y similares, intentando sobrevivir de cualquier manera, en pequeñas comunidades. Un joven, que se paraliza cada vez que debe tomar las riendas de la situación, decide la mayor de las locuras. Salir de su comunidad, donde más o menos permanece a salvo, y cruzar un territorio infestado de monstruos para encontrarse con el amor de su vida, con la que se comunica por radio. Si sobrevive, podrá estar con la mujer a la que ama. Aunque paralizarse en el exterior supone la muerte, claro…

De Amor Y De Monstruos 2

      Dylan O’Brien es el protagonista de una historia sencilla, cuyo tono nos recordará indudablemente a Zombieland, pero sin contar, ni mucho menos, con la mala leche que tienen las dos películas de aquella saga, ni tampoco con el gore. Tiene encanto y tiene muchísimo humor, y el protagonista es más que capaz de echarse sobre sus hombros la historia y aguantar casi siempre junto a su acompañante canino. Por supuesto la presencia por ejemplo de Jessica Henwick, Michael Rooker o Dan Ewing, pero especialmente a la joven Ariana Greenblatt, quien roba la pantalla en cada una de sus apariciones y demuestra uno de los problemas de la propia película.

      Sí, hay un más que interesante diseño de producción, una buena puesta en escena, unos efectos visuales que funcionan a las mil maravillas… pero el guión no termina de funcionar. La historia cambia demasiadas veces. Cuando Rooker y Greenblatt aparecen y justo cuando entendemos y aceptamos a sus personajes, la historia vuelve a cambiar. Y ese es sólo un ejemplo. El resultado hace que el viaje sea trepidante, pero no hay empatía con el mismo, no hay casi desarrollo de personajes. No son, en realidad, personajes, sino herramientas para que la trama siga adelante. Por eso en 8 o 10 episodios tendríamos un resultado más elaborado y en una película resulta atropellado. De Amor y Monstruos se convierte en un buen pasatiempo, pero no en una gran película me temo.

                                                            Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 21 Mayo 2021 12:25
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión