Jungle Cruise ★★★

Julio 27, 2021

Crítica de la película Jungle Cruise

Diversión garantizada bajo la alargada sombra de Piratas del Caribe.

         A ver, Jungle Cruise está muy bien cumpliendo con sus objetivos, que la sitúan a la sombra de la primera película de Piratas del Caribe, pero sin llegar a emularla, y en un territorio intermedio entre Tras el corazón verde y La momia. Ojo: no es mala fórmula para una película de entrenamiento veraniego de toda la familia con mezcla de géneros, mucha comedia, cero drama y actores que defienden perfectamente la fórmula convirtiendo el largometraje en el más divertido pasarratos que vamos a ver ese verano en la cartelera.

         Ocurre sin embargo eso, que es un pasarratos al que Dwayne Johnson y Emily Blunt, entregados a la causa, le otorgan una entidad que por argumento y guión no merecería, aunque la dirección de Jaume Collet-Serra, tan eficaz como siempre para esto de mantener entretenido al personal con una propuesta de acción continuada -como bien saben los consumidores de su ciclo de películas de acción protagonizadas por Liam Neeson-, es plenamente consciente del tipo de producto que está vendiendo y le otorga una solidez sin fisuras a la propuesta en lo que se refiere a su capacidad para mantenernos pegados a la acción esperando el siguiente disparate que puedan poner ante nuestros ojos, para disfrutarlo como chavales y chavalas en un parque de atracciones.


Jungle Cruise 2

         Eso la película lo tiene perfectamente asumido y conseguido. Entretenimiento familiar garantizado.

         Y es de apreciar que el guión tenga la osadía necesaria para ir saltando con total desvergüenza de una situación improbable a la siguiente, haciendo válidos sus disparates como motor de la trama, de manera que en cada uno de sus giros clave consigue volver a meterle una nueva velocidad a la narración en el momento en que previsiblemente podría empezar a agotarse.

         La calidad del producto de entretenimiento está más allá de toda discusión. El contenido es tan liviano y superficial como era de esperar, pero está bien argumentado, articulado con ritmo implacable de serial de aventuras. No, no hay arco de desarrollo de personajes. El de Emily Blunt es el mismo desde que empieza la película hasta que acaba. Y lo mismo puede aplicarse a todos los demás, con la salvedad de la revelación sobre el personaje de Dwayne Johnson que ciertamente es el mayor riesgo del guión pero finalmente sale adelante sin perjudicar el remate de la jugada.

         No obstante en el giro del personaje de Johnson es donde se encuentra el talón de Aquiles que puede perder a parte del público por el camino, y conduce además a un desenlace más flojo que el resto del largometraje, por tópico y previsible en la supuesta secuencia de máxima sorpresa de la película… que no sorprenderá a nadie.

         Hay por otra parte en el guión cierto paseo de pancartas metidas con calzador. Me llama la atención que un guión con tanta intrepidez y solvencia a la hora de abordar los aspectos más improbables de su propuesta sea tan obvio, simplón y torpe a la hora de entrar en su apartado de reivindicaciones con espíritu de pancarta en lugar de elaborar una defensa tan atrevida de esos aspectos como de los disparates fantásticos que contiene la trama, en lugar de tirar del modo pancarta con la boca pequeña, tan habitual en nuestros días.

                                            Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
.

Modificado por última vez en Viernes, 30 Julio 2021 11:42
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática