El escuadrón suicida ★★★★

Julio 30, 2021

Crítica de la película El escuadrón suicida

Distinta a la primera, eufórica, gamberra, cañera y divertida.

         James Gunn propone su propia versión de los comics en el cine sin apartarse del lenguaje ni del espíritu original de los personajes que adapta, pero al mismo tiempo componiendo el que posiblemente sea el entretenimiento más disfrutable de la cartelera de este verano. Pero no es el equivalente a la segunda venida de Cristo para el cine de superhéroes como algunos pretenden.

         Entiendo la euforia, porque yo mismo la he sentido plenamente en el cine mientras veía la película. Y si obedeciera a mis preferencias personales de la primera impresión, a lo visceral, y a lo muy bien que me lo he pasado viendo El escuadrón suicida, le pondría cinco estrellas. Pero me pagan para eso. Me pagan para hacer la crítica, no para deciros lo bien que me lo paso cuando voy al cine y agitar mis pompones de animador o animadora modo groupie. Y además respeto algo que me temo muchos van olvidado o han olvidado ya en este oficio: la objetividad. Siempre intento ser objetivo, más allá de lo que me guste o no me guste a nivel personal.

         Así que aclaro, resumo, concreto, para que quienes se fijan solo en las estrellas y no leen los textos que escribimos mis colegas de la crítica y yo no tengan que agotarse las córneas leyendo: por mi gusto personal, cinco estrellas. Por mi opinión objetiva como crítico muy satisfactoriamente remunerado por su trabajo en este medio, que voy a intentar explicar en este texto si tenéis paciencia lectora, cosa que os agradecería: cuatro estrellas. 


Escuadron Suicida 2

         Empezamos por quienes van a sacar a pasear las cinco estrellas que le puse a Viuda negra. Es simple: Viuda negra es mejor película. Más sólida. Mejor construida. Tiene más y mejor arco de desarrollo de personajes. Y a mi parte pensante le interesa mucho más lo que les pase. Mejor ritmo, porque su ritmo y construcción es el de un largometraje. Viuda negra es una película.

         Por el contrario, El escuadrón suicida es una Gunnpelícula. ¿Y qué es una Gunnpelícula? Pues para empezar un divertimento festivo cien por cien disfrutable, rollo subirte a la montaña rusa con tu novia, novio, mascota, peluche favorito o bolsa de doritos (no juzgo a nadie: son vuestras costumbres y hay que respetarlas) a gritar como si no hubiera un mañana.

Una montaña rusa construida sobre encadenado de chistes muy bien colocados, que no fallan, ni uno, marcando un ritmo de capítulo de serie de televisión cien por cien disfrutable. Rollo Rick y Morty, para entendernos. Problema: el resultado es un ritmo no cinematográfico, de capítulo televisivo alargado, y eso se nota en el tercer acto, cuando por encima de la acción se acumula más acción sin solución de continuidad, sin arco de desarrollo de personajes, con el único objetivo de llegar a un final espectacular donde aún puedan caber otros diez chistes. Y hay un momento, breve pero significativo para esto que estoy explicando, de agotamiento de la fórmula. Me refiero al momento torre, donde todo debería haber subido de tensión camino del gran final (y que no debería parecerse tanto al colapso argumental que sufría Guardianes de la galaxia 1 en el momento bailecito) pero no es posible, porque llevamos sometidos al mismo ritmo desde que empezó el largometraje, sin descansos de construcción dramática de largometraje, encadenando ritmo de capítulo televisivo desde el principio. Sobredosis de estimulantes, amigas y amigos. ¿Dónde detecto que la pirada de pinza está empezando a irse de las manos y ser agotadora? Fácil de localizar: Momento Harley-tiroteo-flores (un momento visualmente muy James Gunn, por otra parte), el tipo de momento de “ya todo vale”, un momento que con todo lo que me gusta y disfruto ver a Margot Robbie haciendo cualquier cosa y sobre todo interpretando a Harley Quinn me ha convencido, como el resto de su contribución a esta película, de que, como la propia actriz ha afirmado, necesita un descanso de ser la Reina Payasa del cine de superhéroes.

         Gunn ha hecho lo que hizo, y le salió muy bien, en Guardianes de la galaxia 1 (de hecho prácticamente es la misma película, cambiando los equipos de pirados protagonistas, y eso, referido al estancamiento de su filmografía, no es bueno), y lo que hizo, y le salió no tan bien, en Guardianes de la galaxia 2, donde se vino arriba y en algunos momentos, afortunadamente no en todos, se creyó más gracioso de lo que realmente era. Aquí sin embargo eso último no le ocurre: es tan eficaz en el humor gamberro como realmente cree que es, y eso es bueno.

¿Por qué? Permitidme que especule: porque aquí ha hecho todas las gamberradas visuales que nunca le habrían permitido hacer en el Universo Cinematográfico Marvel, va a calzón quitado, y puede ser tan excesivamente divertido en lo visual como le venga en gana. Y, ojo, yo se lo agradezco y me río mucho con ello. Agradezco como espectador que no se corte y aproveche. Y como crítico no me parece mal. Todo lo contrario: creo que el cine de superhéroes y el blockbuster en general, está mutilado por su necesidad de meter dinero a espuertas en el asunto y por la consecuente obligación de rebajar, camuflar o eliminar algunos aspectos de la acción que me parecen esenciales para llegar a niños y adolescentes. Tranquilos: en El escuadrón suicida de Gunn eso no sucede. Lo grotesco llega hasta sus últimas consecuencias desde la presentación hasta el último plano.

Otro asunto que imagino puede interesar y en el que quiero mojarme igualmente, sin problemas. También me pagan para que me moje, no para nadar y guardar la ropa y caerle bien a todo el mundo o a las distribuidoras (no hay maletines, al contrario de lo que algunos sugieren, gastando un chiste que dejó de hacer gracia cuando los dinosaurios se paseaban por el vecindario). ¿Es mejor o peor que Escuadrón suicida de David Ayer? La respuesta lógica es que son distintas, aunque hábilmente Gunn no ha dejado pasar la oportunidad de enmendar algunos puntos de aquella que yo le aplaudo. Me refiero a cómo se cachondea del rollo padre-hija del personaje de Will Smith reinventándolo para Idris Elba (no vamos a discutir ahora, espero, que además Elba es mejor actor que Smith…), o cómo le da al personaje desarticulado y de pegote que era el coronel Flag en la anterior una presencia mucho más sólida en este segundo viaje del personaje. Puntos a favor de la Gunnpelícula sobre la versión de David Ayer. Pero, ojo, la de David Ayer era, y remito aquí a todo lo que he explicado más arriba sobre el ritmo y construcción del relato, más película. ¿Significa que era mejor? Pues ligeramente mejor, sí. Y esto me lo podría haber ahorrado, pero ya he dicho que no estoy aquí para cosechar ni apoyos, ni aplausos, ni para sacarme fotos con niños y caer bien a todo el mundo. Dejo caer aquí, ya de paso, que la propuesta como guionista y como director de David Ayer en el conjunto de su carrera me parece más interesante y sólida que la de James Gunn.

Y ya que estoy metido en el charco, no dudo en zambullirme del todo y propongo que frente a esta divertida, disfrutable y buena película de cuatro estrellas que nos ha propuesto Gunn en el tono gamberro adecuado, os repaséis una propuesta más interesante y sólida, desarrollada en televisión con otros personajes aún más extremos y disparatados de los comics de la DC que El escuadrón suicida: las dos primeras temporadas de la serie de televisión Doom Patrol. Ya, ya sé que no es lo mismo y que las cerillas se encienden frotando la cabeza del fósforo, no el culo, pero ahí dejo la pista por si a alguien le interesa y como ejemplo de arco de desarrollo de personajes para que no sean abocetadas máquinas de chistes y acción y tengan algo detrás. Luego la serie tiene capítulos mejores y otros más flojos, pero en conjunto me parece una comparativa interesante para lo que he comentado aquí.

Y para cerrar, mi opinión sobre el gratuito tono verbenero de algunos titulares sobre la película: no, El escuadrón suicida no me parece la mejor película de superhéroes reciente, porque incluso dejando fuera, por el término “reciente”, lo que hizo Nolan con Batman, sigue teniendo por encima Vengadores: Endgame y La liga de la Justicia de Zack Snyder. No caigáis en la trampa de ser del último que llega a la fiesta y os hace más cosquillas.

                                            Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
.

Modificado por última vez en Martes, 10 Agosto 2021 11:20
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática