Imprimir esta página

No respires 2 ★★★

Septiembre 20, 2021
Valora este artículo
(0 votos)

Crítica de la película No respires 2

Muy entretenida mezcla de intriga con acción y pinceladas de terror.

         Un buen rato. Un rato entretenido. Ojo, no es cosa para tomarse a broma. Esta película se conoce perfectamente a sí misma y entretiene sin complejos, con eficacia y zambulléndonos en la acción desde el primer momento.

         No goza ya de la ventaja de la sorpresa que sí disfrutó su predecesora, pero sigue siendo igualmente recomendable para todos aquellos que vayan al cine a evadirse siguiendo las peripecias del NAVY SEAL ciego interpretado por Stephen Lang, que ha encontrado un papel a su medida para lucirse en una clave de serie B que le sienta tan bien al actor como al largometraje.

         La película juega hábilmente con la fusión de géneros e incluso se permite el lujo de darle una vuelta más a la tuerca del cine de suspense salpimentado con planos de cine de terror a modo de complemento, pero firmemente asentado en la intriga y la acción como fórmulas dominantes de la propuesta.

No Respires 2

 

         En su trama opera como sustrato la idea recurrente de la guerra en el exterior que acaban trayendo a su propio país y a su propio hogar los veteranos del conflicto -la cartera, los delincuentes, el propio protagonista-, de manera que la violencia acaba siendo como un virus que penetra desde las guerras en el extranjero el tejido más íntimo de la sociedad civil a la que regresan los combatientes. Una visión de pesadilla donde la violencia no se queda ni fuera del país ni fuera de las propias casas. Los ejercicios de supervivencia y las estrictas normas a que es sometida la joven protagonista por su padre adoptivo son así casi tan siniestras como el propio ataque posterior de los asaltantes, por cuanto dibujan una vida cotidiana profundamente marcada por el miedo y que intenta, desde la prevención, establecer un control de orden imposible sobre el caos imprevisible.

         A ese sustrato de carácter argumental se une un hábil juego de contrarios, en el que lo positivo -la familia, la maternidad- se troca en negativo, jugando con el giro hacia lo perverso. La medicina que mata en lugar de sanar, la mascota que se convierte en amenaza, el refugio que se convierte en trampa, la casa que pasa de ser un refugio del caos a ser el epicentro del caos y el laberinto del que hay que escapar como elemento central de la trama. El reencuentro deseado que se transforma en pesadilla.

         Lo inquietante está además construido con una puesta en escena que no arriesga ni sorprende, pero desde su solidez sabe cómo sacar el máximo partido a la premisa de serie B. En lo referido a la presentación visual cuenta con muchos planos que ayudan a darle más consistencia a la película y permiten soslayar las reiteraciones del primer largometraje y las situaciones forzadas para simplemente entregarse a la causa del entretenimiento, bajo la cual la película opera como reflejo deformado y deformante de una sociedad asustada, intranquila, nerviosa y en cierto modo desesperanzada.

                                            Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
.

Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Lo último de Miguel Juan Payán

Artículos relacionados (por etiqueta)