Accionstore

Sundown ★★★★

Junio 01, 2022

Crítica de Sundown

Crítica de la película Sundown

Perturbador cuento visual sobre nuestra torpeza ante la muerte.

Desde su estudiado laconismo verbal, que estalla en elocuencia visual desde su primera imagen, Sundown es una película a reivindicar, recomendable como reflexión sobre qué demonios estamos haciendo con nuestras vidas y con el tiempo que nos dan en este mundo. En suma, una de las películas que me interesan y me entusiasman a un nivel distinto al que solemos aplicar al cine de entretenimiento y evasión. Este es otro deporte, otro ocio, otro esparcimiento.

      La recomiendo más como ejercicio de inmersión visual estimulante en nuestro propio pensamiento, y es otra, y una muy saludable, forma de esparcimiento alternativa a las que practicamos habitualmente cuando vamos al cine o nos sentamos a ver una serie o una película frente a la televisión, el ordenador, la tableta o el teléfono móvil. Dicho sea de paso, en este mundo tan adicto a la difusión y comunicación de contenidos en forma masiva, no podemos perder este cine más reposado que se toma su tiempo a la hora de plantear su idea, que propone al espectador una forma de relación con las imágenes de ritmo diferente a la trepidación dominante y el nervioso, acelerado e hiperactivo consumo de imágenes de nuestro tiempo.

Sundown 2

      Sundown nos propone una hora y veinte de oportunidad de respirar, relajarnos y pensar consumiendo cine a otro ritmo. Por su fidelidad a una propuesta que va claramente en contra de la corriente dominante en el audiovisual de nuestro tiempo puede chocar con las preferencias mayoritarias de una sociedad cada vez más inmadura, entregada a la lágrima fácil, el quejido victimista, la autoindulgencia, las acusaciones oportunistas, escapistas o interesadas contra todo y contra todos, el onanismo de pancarta reivindicativa, los mensajes invasivos, y el control que intenta ejercer el bucle tecnológico sobre nuestras vidas a base de privarlas de contenido real, tanto en la información falseada o maquillada de los medios de comunicación presa del clientelismo como en las propuestas de ocio, lo cual acaba dejando su huella en las propias vidas de quienes las consumen.

      Sundown nos invita a celebrar la vida aunque estemos rodeados de muerte y no convertirnos en presas de la anticipación y el miedo por la pérdida de la vida cuando todavía seguimos respirando. Desde ese punto de visa es un grito que elude todas las falsas indumentarias de la reivindicación audiovisual de nuestro tiempo y elige decir mucho hablando muy poco y dejando que sean las imágenes las que hablen, pero solo cuando el espectador se deja arrastras por ellas y piensa a través de las imágenes.

      No se asusten. El director no elige un discurso críptico solo para iniciados. Al contrario: es descaradamente obvio incluso al proponernos algunos de sus anzuelos visuales. Por ejemplo en el uso del color rojo en vestuario de personajes y elementos como las sillas de la playa para permitirnos anticipar el momento de riesgo y peligro, el giro violento de los acontecimientos, al tiempo que hace alarde de no recrearse en la violencia. Por ejemplo también en las imágenes o alusiones verbales a la muerte en el pescado con la que abre su película.

      Sundown se niega a contarnos las cosas y prefiere que nosotros mismos hagamos nuestras deducciones. Y bien cierto es que necesitamos un cine que nos ponga a pensar en lugar de darnos todo masticado desde la pantalla, lo cual como digo no es sino un elemento de adormecimiento consensuado con el propio espectador complaciente.

      Sundown nos cuenta que esa idealización de la vida perfecta y falsamente relajada con la que nos engañamos puede quebrarse en su propia falsedad de postal imaginada en cualquier momento al ser golpeada por la realidad que es la muerte. Y por eso su protagonista desciende desde esa idealización inicial hasta el suelo de la realidad mezclándose materialmente con la multitud y el caos imprevisible de la playa, eludiendo así la opción de seguir engañándose a sí mismo.

      El mar y su sonido, elemento clave en el discurso de la película, acabaran imponiéndose en el desenlace sobre el ruido de la máquina hospitalaria que mancha el cielo en sus primeras miradas en el arranque de la película, y de ese modo le proporcionan al protagonista una victoria sobre la muerte desde la absoluta dedicación a disfrutar de la vida.

      Al margen de todo esto, creo que Sundown nos explica muchas miradas, muchos gestos y todas las palabras que no dicen quienes viven con en el vecindario de la muerte, y consigue con sus imágenes y su laconismo verbal, y su uso del tiempo y del ritmo, zambullirnos plenamente en cada paso que da su protagonista, en el resort aséptico de lujo del principio, en la playa caótica y masificada, en la cárcel o en esas calles vacías de una noche que nos convierte en sombras cruzando por las vidas de otras sombras.

      Sundown nos invita a pasear por las delgada línea roja que separa la vida de la muerte mientras la propia película me produce la sensación de que se pasea entre los ecos de referencias al filtro de laconismo de un Antonioni visto desde la secuencia del reflejo en el encuentro de Giovanni y Valentina en La noche y la fabulación del escapismo romántico que estimuló nuestro inocente juego con el existencialismo descafeinado y complaciente cuando vimos y disfrutamos Leaving Las Vegas, salvando todas las obvias distancias entre estas tres películas.

Miguel Juan Payán

 

                                             

Entérate de las últimas noticias en nuestro canal de Telegram

images/stories/recursos/unete-a-nuestro-canal-de-noticias

 

Add to Flipboard Magazine.

COMPRA TU ENTRADA

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
.

Modificado por última vez en Jueves, 02 Junio 2022 08:38
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

 
Telf. 91 486 20 80
Fax: 91 643 76 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp

Whatsapp 320

Publish modules to the "offcanvs" position.