Piratas del Caribe, en mareas misteriosas ★★★

Jesús Usero Mayo 16, 2011

Crítica de la película Piratas del Caribe, en mareas misteriosas

El estreno de la última entrega de la saga Piratas del Caribe me recuerda, en cierta y simpática medida, a un Madrid-Barça de los que se han vivido últimamente. Deja de ser fútbol para convertirse en algo más, en un evento. Ahora tenemos la cuarta película con Johnny Depp a la cabeza del reparto y ha dejado de ser película para convertirse en un evento cinematográfico, uno de los más importantes del año y uno al que pocos faltarán.

{youtube}N2W87egJVV0{/youtube}

Es una de las películas más esperadas, y es normal. No son pocos los motivos, la verdad. Piratas del Caribe es la saga que convirtió a Depp en la estrella que hoy conocemos, cuando antes era un actor de prestigio que los estudios consideraban veneno para la taquilla. Además trajo de vuelta el género de piratas que tantos quebraderos de cabeza daba a Hollywood y que solía significar símbolo de fiasco. Sin olvidarnos de que se trata del regreso de uno de los iconos más importantes del cine del nuevo milenio, el capitán Jack Sparrow. Y encima la presencia de Penélope Cruz, (sin olvidarnos de Óscar Jaenada, que aparece aquí justo mientras se emite la serie Piratas, que él protagoniza). Motivos para el evento, los que quieran. Motivos para aplaudir la película por sí misma… analicémosla de cerca.

Porque, seamos sinceros, del mismo modo que la saga fue un rotundo éxito, la segunda y tercera entregas dejaron a los espectadores con un sabor de boca agridulce, muy por debajo de las sensaciones que produjo la primera película. Muy por debajo de las expectativas del público. Quizá eso suponga un lastre para la nueva película, pero lo que está claro es que se han puesto las pilas intentando devolver la película a lo que era en un principio, al origen, al planteamiento inicial con Jack Sparrow como líder indiscutible. Aventuras mezcladas con el rollito sobrenatural y unas pinceladas de humor. Una aventura única que no se detiene para casi nada de principio a fin. Divertida, emocionante, simpática y sin pretensiones. Puede perfectamente ser el renacer de la saga. Si siguen su propio camino.

Otra cosa es que vuelvan al modo ladrillero de las otras películas y la gente acabe más que harta de dar vueltas sin que nada suceda. Aquí por lo menos siempre parece estar pasando algo en pantalla. Y eso sólo, ya hace la mitad de la película.

{youtube}6bo5MIKshgw{/youtube}

Una película que, por otro lado, se abre con un inicio que nos mete de lleno en el humor y la aventura, que nos recuerda plenamente lo mejor de la saga y los mejores momentos del personaje central. Deja de ser el cobarde torpe y algo payaso, para volver a ser el capitán Jack Sparrow que añorábamos. Con sus peculiaridades pero también con su talento. No os perdáis la fuga, tremenda, que le lleva del rey a las calles de Londres.

Esa apertura que nos trae hasta el personaje de Penélope Cruz y que nos mete de lleno en la película, es el mejor acierto de la misma y la mejor forma de recuperar el favor del público. Tanto los guionistas habituales de la saga, como el director nuevo en la misma Rob Marshall, que sustituye al habitual Gore Verbinski, saben lo que se hacen para que la gente recupere la ilusión desde el primer minuto. Un primer minuto en el que aparece Cádiz, el rey de España y dos marineros. Y se agradece que la producción haya contado en gran medida con actores españoles de verdad.

{youtube}947K5369F1c{/youtube}

Algo que a Cruz le viene que ni pintado porque puede hablar con su acento sin necesidad de enmascararlo, y soltar varios improperios en perfecto castellano por el camino (algo que sólo se disfrutará en la versión original). Quizá su química con Depp no sea lo mejor de la película, pero no cabe duda que la actriz se lo pasó pipa interpretando a su personaje, aunque en muchas escenas de acción y en planos generales fuese doblada por su hermana, debido a su embarazo.

Hay un par de momentos de la cinta, sobre todo tras el motín y hasta la llegada de las sirenas, en los que pierde un poco el norte, pese a la brillante presentación y presencia del pirata Barbanegra y con el gran Ian McShane. Es como si el viaje tuviese que alargarse, y no llega a funcionar del todo. Se ralentiza. Pero entonces hacen acto de presencia las sirenas y todo vuelve a su sitio.

La imponente presencia de Astrid Bergés-Frisbey, la actriz franco-española que da vida a la principal sirena, ayuda a superar una historia de amor algo ñoña e inconclusa con Sam Claflin (lo más flojo de las nuevas incorporaciones), que no intenta emular la de Keira Knightley y Orlando Bloom en la primera película, sino buscar su propio camino, algo que logra a medias. La película se preocupa más, lógicamente, por el dúo Cruz-Depp. Sin dejar de lado al gran Geoffrey Rush y su nueva apariencia.

{youtube}bAdnV-r8nuc{/youtube}

Si algo le podemos achacar realmente a la cuarta película es, además de que el 3D sobra y no era necesario, que parece como si hubiesen ahorrado dinero con ella. No hay batallas navales, hay bastante rodaje en interior y hasta escenas espectaculares como la mencionada de las sirenas, saben a poco. Saben a recortes en el presupuesto, algo que los responsables de Disney ya avisaban, que querían que la película fuese más pequeña que las últimas, dentro de su gran presupuesto. Por ejemplo, el ejército español y Jaenada están muy desaprovechados, y hay una lucha en el mar que deseamos haber visto de cerca y no al fondo del plano.

Lo que está claro es que Piratas del Caribe, en Mareas Misteriosas, recupera lo mejor de la saga para hacernos recordar lo que fue La Maldición de la Perla Negra, añade un par de magníficos secundarios a la serie y nos lleva a un paraje de ensueño y lleno de peligros para buscar la fuente de la vida en compañía de Jack Sparrow.

Y más no se puede pedir.

Jesús Usero

 

 

Modificado por última vez en Domingo, 18 Noviembre 2018 19:54