Nowhere Boy ★★★

Jesús Usero Mayo 26, 2011



Crítica de la película Nowhere Boy

Otra película que llega a España con un considerable retraso, lo cual se está convirtiendo en una triste costumbre cada vez más habitual, no sé si debido a la dichosa crisis o a que el mercado cinematográfico español es cada día menos rentable para las compañías que se ven obligadas a abandonar películas o a estrenarlas con años de retraso. Nowhere Boy vio la luz en diciembre de 2009 en las carteleras británicas y ya se las vio y se las deseó para ser estrenada en USA casi un año después. En nuestro país aparece con año y medio de retraso.

Y sí, es una película pequeña, de corte independiente, casi, aunque con un considerable reparto y un tema que podría interesar a bastante gente, el de la vida adolescente de uno de los músicos más importantes del siglo XX y quizá de la historia de la música. Hablamos del desaparecido John Lennon, miembro de los Beatles, como todo el mundo sabe, y que aquí nos muestra su cara menos conocida, más juvenil, sus primeros años en la música desde que tenía 15 años hasta que se muda a Hamburgo con el grupo. Su juventud en Liverpool en una etapa que abarca de 1955 a 1960.

Siempre me ha gustado la música de Los Beatles, así que de partida la película tiene para cualquiera que sea como yo, aficionado al grupo, el interés por conocer y descubrir la juventud, en clave de ficción, claro está, esto no es un documental, de una de las leyendas de la música, sus años de instituto, su primer grupo, sus relaciones y su universo en la ciudad británica, marcado desde joven por la tragedia. Y la verdad es que la película permanece bastante fiel a lo que las biografías de Lennon nos cuentan sobre esos años, incluyendo su relación con su madre y su madre adoptiva, ambas hermanas muy dispares entre sí y brillantemente interpretadas por Kristin Scott Thomas, su tía Mimi, y Anne Marie Duff su madre biológica.

De hecho la película hace girar la mayor parte del drama en esas relaciones de dos madres, dos mujeres de fuerte personalidad pero muy dispar carácter, que influirán notablemente en su vida y entre las que surge una rivalidad maternal por Lennon. Ese choque de titanes con el músico en medio, es el motor de la película, lo que le da la fuerza dramática y lo que hace a Lennon crecer y madurar como persona y como músico. Desde la austera y severa tía Mimi a Julia, mucho más liberal y alocada, con otra familia ya a sus espaldas y muchos secretos en la cartera. Con revelaciones que harán tambalearse los cimientos del joven músico.

Un buen drama se aposenta en un buen conflicto, y quizá ese sea el problema de la película. Los actores están sensacionales, pero el conflicto es menor porque se ve y se entiende que Lennon es querido por ambas mujeres, que intentan marcar su personalidad y su vida futura. No es que no se preocupen por él, sino que a veces no saben encontrarle el lugar perfecto en sus vidas. No hay tanto conflicto aunque la película se esfuerce enormemente en mostrarlo. A veces ese exceso de llevar al drama lo que no es drama le sienta mal a una buena y sólida cinta, por eso mismo, por excesivo, por forzar la situación haciéndola inverosímil.

La labor del director debutante Sam Taylor Wood, fotógrafo y artista, es de lo más interesante por su clasicismo formal, no exento de unas pinceladas de artista que le confieren mucha personalidad al conjunto. El tipo, pese a ser director novel, sabe perfectamente componer y narrar su historia de forma clásica, sin estridencias ni salidas de tono, pero añadiendo ciertas pinceladas de autor muy coherentes con su estilo y con el universo en el que se centra la película. La escena de Lennon tocando el banjo o el atropello en mitad de la calle, con el cuerpo quedando tendido y el plano como si fuese una fotografía… son buenos ejemplos de un trabajo de lo más interesante y que hace la película visualmente mucho más interesante al espectador. Como el flashback sobre lo sucedido en el pasado realmente con el padre de Lennon, la gran figura ausente de la película.

Además el director es suficientemente inteligente para dejarse guiar por el trabajo de sus actores, para que ellos sean realmente la guía de la película. Si antes mencionábamos el trabajo de las dos actrices principales, que es magistral (sobre todo la contención y sutileza de Scott Thomas, simplemente brillante), no menos lo es la de Aaron Johson, el protagonista de Kick Ass, en la piel de John Lennon, haciendo de él un joven cercano, rebelde, algo payaso, líder nato… humano. Convierte a la leyenda en un adolescente normal y corriente. Que encima interpreta sus canciones y pueden encontrarse en la banda sonora de la película como los Nowhere Boys, junto a Thomas Brodie-Sangster, el actor que hace de McCartney y que fue niño prodigio en Love Actually.

Y el resto es historia. Tenemos de todo. Desde el primer encuentro entre Lennon y McCartney o George Harrison, al desarrollo de su amistad, sus primeras clases de música (la escena de la armónica presenta al personaje perfectamente, pero el momento entre Paul y John ensayando con el primero enseñando al segundo… a los fans les encantará). Incluso la película explica, mediante un chiste recurrente, el uso de Lennon de sus míticas gafas. Y pese a la dureza de algunas situaciones y momentos duros, y las licencias artísticas, siempre lo hace con cariño hacia los personajes. Con ternura. Quizá demasiada.

Tenemos aquí una buena muestra de lo que un biopic menos habitual, por ser británico, nos puede llegar a dar. Una buena cinta, quizá demasiado enfocada a los fans, pero disfrutable por todo tipo de público, una historia de juventud, mucho antes de la leyenda, y sin caer en lugares habituales como el abuso de drogas o la caída en picado al infierno. Eso quizá vendrá después. La película se centra en otra historia. Algo blanda al final y demasiado tierna, pero muy disfrutable por los fans del grupo, con unos actores en estado de gracia y un prometedor director.

Si alguien empieza a oír el “Please Please Me” es lo normal con esta película…

Jesús Usero

Modificado por última vez en Domingo, 18 Noviembre 2018 20:22