Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Almas Condenadas ★

Jesús Usero 08 Jun 2011

Crítica de la película Almas Condenadas

Es una pena ver cómo el que antaño fuese uno de los directores más respetados dentro del género, aunque casi siempre decantándose por el género de terror, y padre de algunos de los iconos del cine de los últimos 20 años, vaya poco a poco deshaciéndose como un azucarillo en un vaso de leche, convirtiendo cada una de sus películas no en eventos, como en otro tiempo lo fueron, sino en objeto de mofa por gran parte de los que antes eran sus seguidores y con desencanto por parte de los simples aficionados, que no encuentran motivos de peso para acudir a las salas a ver sus películas.

Ésta encima traía la coletilla de ser en 3D, lo que no sé si al final ha beneficiado en algo a su triste carrera comercial en USA, que no ha alcanzado a recaudar los 15 millones de dólares que llegó a costar. Quizá en este caso el 3D ha sido un punto negativo para la película, como muchas otras veces, y han conseguido justo el efecto contrario, ahuyentar a la gente de las salas, que no anda muy dispuesta a pagar más por una entrada de cine para ver una película que no merece la pena verse ni en 2D. Sobre todo cuando se trata de conversiones y no de películas rodadas en 3D. De hecho posee el récord de la película que más baja recaudación ha conseguido en su primer fin de semana en USA, siendo estrenada en 3D.

Aunque a veces sucede que una película que el público abandona a su suerte resulta ser una pequeña joya a descubrir que encierra muchas cosas interesantes y claves de lo que debe ser una buena película. Son pequeñas joyas olvidadas que acaban convirtiéndose en películas de culto y consiguiendo años después el reconocimiento que merecían en su momento. Permitidme decir que, por suerte o por desgracia, Almas Condenadas no pertenece a ese club.

Porque el mayor pecado de la película, escrita también por el propio Craven, no es que repita las claves y los tópicos del género slasher que tantos dividendos ha dado al director en el pasado. El mayor pecado de la película es que posee un brillante e interesante inicio que es totalmente desaprovechado y se difumina poco a poco como si nunca hubiese existido. Ese desperdicio de lo que podía haber sido una sólida película de terror para adolescentes, es lo que realmente acaba mosqueando al espectador.

Un pequeño pueblo americano, un asesino en serie que es cazado y presuntamente asesinado y un grupo de niños que nacen la misma noche que muere el asesino. 16 años después esos niños empiezan a morir justo la noche que se celebra su cumpleaños y las culpas parecen recaer sobre Bug, un joven que no encuentra su lugar en el mundo, con serios problemas psicológicos y que puede (o no) haber heredado el alma del asesino, algo relacionado con la cultura del vudú que podía haber dado, también, mucho más juego.

Como decía antes, es en el inicio donde está todo lo bueno que posee la película. Y es un inicio realmente interesante. Sin andarse por las ramas Craven nos sitúa en la mente del asesino en serie y a través de sus ojos y su acciones vemos su esquizofrenia y las múltiples personalidades que ocupan su mente y que le hacen permanecer varios minutos en blanco, pasando de un sitio a otro sin darse cuenta, o incluso asesinando a su esposa. Este destripador con cuchillo lo hemos visto en otras películas, pero situarnos de su lado, hacernos sentir lo que él siente, su enfermedad y desesperación, sus discusiones consigo mismo, sus lapsus mentales, su terror y el terror que causa… Podía haber dado mucho juego de seguir por ese camino. Además un personaje nos recuerda que según la cultura vudú, las personalidades son almas y al morir ese asesino buscan un nuevo cuerpo que habitar, como el de los siete niños que están a punto de nacer…

Eso es poner la miel en los labios y lo demás es tontería. Y luego te lo quitan todo de golpe para volver a lo de siempre. Da mucha rabia que esos primeros diez minutos den paso a una película que no sé si muchos llegaríamos a revisar siquiera en DVD, con un grupo de adolescentes perseguidos por un malo con careta que poco a poco va asesinándolos uno a uno. Y encima sin una pizca de misterio, de intriga, de terror o inquietud en cada muerte o aparición del asesino. Todo es vulgar y ramplón. Incluso las posibles relaciones de los personajes se cortan con los asesinatos debido a un intento por sorprender con quién será el siguiente en morir, que no funciona porque lo que se logra es cortar los posibles caminos de desarrollo de personajes y de la trama, que son inexistentes.

Y encima al final, como por arte de magia, el tema de las almas y el vudú vuelve a la carga siendo totalmente innecesario y fuera de lugar. Y pensar que la mejor película de Craven era acerca de ese tema, cuando rodó la excelente La Serpiente y el Arco Iris… Pues aquí desaprovecha el tema, la historia, el personaje central y los posibles caminos de la trama. Y si lo hubiese hecho desde el inicio podía haber pasado por un thriller simpático, pero su inicio tan apetecible nos deja mucho peor sabor de boca.

Eso por no mencionar que el final parece calcado de Scream 4, pero sin la mala uva y el humor de aquella… Qué quieren que les diga, suelo ser muchas veces benevolente con la mayoría de películas que me cruzo en el camino, porque casi todas tienen algo bueno o un público que las aprecie. Pero aquí la decepción ha sido mayúscula. Quizá por el prometedor inicio, quizá por el respeto que le tengo a su director. El resultado final es tan olvidable que no se si merece la pena acercarse a un cine para verla…

Jesús Usero

Modificado por última vez en Domingo, 18 Noviembre 2018 20:44
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp