Crítica de la película Lo que queda de nosotras

Drama desdramatizado y optimista sobre la sororidad.

         Las que quedan atrás, por ejemplo, habría sido un título que responde mejor a lo que propone el argumento. Ellas son las que quedan atrás. Cuatro ellas concretamente: la primera esposa y la hija del primer matrimonio, la segunda hija y la hija del segundo matrimonio. No deja de ser paradójico que sea el marido, Craig, quien propicia, con su muy discutible actuación, la unión que llevará a la sororidad de las cuatro mujeres que deja por atrás.

         La faena del tipo me la creo a pies juntillas. Ocurre con más frecuencia de la que piensan muchas crédulas (y algunos crédulos) que en aras de un equivocado homenaje al romanticismo dejan los asuntos en manos de sus parejas, en lugar de llevarlo todo a medias. Por algo dice el refrán que donde hay confianza da asco.