Crítica del documental Marcelino, el mejor payaso del mundo

Un retrato de un icono perdido y un reflejo de la fama y sus consecuencias.

      La figura de Marcelino es la de uno de esos personajes perdidos en la historia que casi nadie conocía y que fue descubierta en gran parte por el periodista Mariano García Cantarero, primero en 2004 con un artículo y posteriormente con el libro del mismo título que esta película que ha dirigido Germán Roda, escrita entre él y Miguel Ángel Lamata. La inestimable presencia de Pepe Viyuela sirve como ancla temporal. Es el narrador de la historia, a veces nos cuenta su propia experiencia, y se pone en la piel de Marcelino Orbés, para reflejar cómo podían haber sido algunos de sus números y espectáculos, de los que no se sabe demasiado. Y eso que hablamos del que se consideró mejor payaso del mundo.