Crítica de la película Contagio en alta mar

Neasa Hardiman desaprovecha la interesante puesta en escena, para crear un film que ni siquiera inquieta lo suficiente.

      Desde 20.000 leguas de viaje submarino y Moby Dick, las aventuras abismales y oceánicas han potenciado historias sorprendentes, en las que los incautos humanos se enfrentan a criaturas titánicas y gigantescas, dentro de una pelea desigual por la supervivencia. Muy en la línea de la clásica figura del Leviatán, mezclada con algunas pinceladas de naturaleza indefinida a nivel científico y esotérico cercanas a los extraterrestres de The Abyss, la cineasta Neasa Hardiman presenta Contagio en alta mar: una película sobre una pandemia orgánica y de fácil transmisión, que amenaza seriamente con cercenar la vida de los protagonistas de la movie.