Crítica de la película Tras la línea enemiga

Un buen drama bélico cargado de una acción trepidante

En el año 2001 llegaba a los cines esta película, dirigida por John Moore (El vuelo del Fénix, La profecía: Omen 666, Max Payne, La jungla: Un buen día para morir, Amenazados en la red) y en la que nos sitúan la historia en un portaviones americano tras finalizar la guerra de los Balcanes cuando continuaban las misiones de reconocimiento en Bosnia con cazas americanos. Es entonces cuando, en víspera de Navidad, el contraalmirante Leslie McMahon Reigart (Gene Hackman) ordena una nueva misión de reconocimiento a dos de sus pilotos, Chris Burnett (Owen Wilson) y Jeremy Stackhouse (Gabriel Macht), quienes tras acudir a investigar una señal con su caza, son derribados por las fuerzas rebeldes bosnias, iniciando una misión de supervivencia para lograr escapar de las fuerzas rebeldes que quieren asesinarles mientras van descubriendo las atrocidades que a su paso cometen estos rebeldes.

Inspirada en la historia real del piloto Scott O´Grady quien el 2 de junio de 1995 fue derribado en suelo serbio durante una misión de reconocimiento, teniendo que sobrevivir durante 6 días mientras todas las fueras rebeldes trataban de encontrarlo y asesinarlo.

Enfocada como un drama de guerra cargado de acción, la película engancha desde el primer minuto cuando vemos a estos dos pilotos, ya montados en el caza a punto de despegar en una de esas misiones de reconocimiento, y de repente, vuelven a anularles el despegue, provocando la desesperación de Brunett (Owen Wilson) quien no ve sentido que un piloto esté en tierra todo el día sin poder volar, presentando su dimisión al contraalmirante Leslie McMahon Reigart (Gene Hackman), quien le increpa por querer dejar la armada para pilotar un Airbus comercial y haber perdido la ambición de sus inicios, explicándole que no todo puede ser acción, también hay que tener rutinas para fortalecer la disciplina, lo cual prepara para la guerra, a lo que Brunett responde: “No estamos en guerra, si estamos en guerra, ¿por qué no se actúa en consecuencia? La misión es despegar, dar una vuelta y regresar. A veces fingimos que estamos en plena batalla pero sólo hacemos eso, fingir. No combatimos, sólo observamos” “Alégrese de no entrar en combate teniente porque con su actitud no duraría mucho…”. Esta discusión marcará a Brunett, quien durante toda la película tendrá que sobrevivir por sí solo frente a un ejército que trata de matarle, demostrando a Reigart lo bien que sabe apañárselas sólo.

Crítica de la película Carta blanca

Los Hermanos Farrelly vuelven a la carga. Hacía tiempo que no sabíamos nada de ellos, pero aquí les tenemos otra vez, intentando reverdecer los laureles de un éxito que una vez fue suyo y que últimamente les elude de forma considerable. Y eso que Carta Blanca fue número 1 de taquilla en USA durante el fin de semana de su estreno. Pero ni con esas. El resultado final en la taquilla ha sido otro fiasco, otra película de la que se esperaba mucho más y que al final no ha sido tan tanto como prometía ser.

También es cierto que los Farrelly vuelven pero sobre todo vuelven en nombre, no tanto como aquel par de directores y guionistas totalmente salvajes y descacharrantes que hacían chistes sobre prácticamente lo que fuese sin importar el mal gusto o lo políticamente correcto, sólo hacer reír al espectador con películas como Algo pasa con Mary o Dos Tontos muy Tontos. Parece ser que el paso de los años ha terminado por irlos domesticando poco a poco y hacer que su cine se vuelva cada vez más común, más para todos los públicos. En ese sentido Carta Blanca era una especie de intento de recuperar su vertiente más salvaje y gamberra.

Claro que, no nos engañemos, tras todas las capas de humor soez y vulgar del cine de los Farrelly, siempre se escondían historias más o menos bienintencionadas y con final feliz en el que lo que realmente importa es el amor, la familia, la historia de “chico se queda con chica”, etc. Algunos de sus chistes son memorables, pero el contenido de sus películas es más bien blandito. Tierno si se quiere.

No cuesta mucho imaginar que Carta Blanca nace a la luz del éxito de Resacón en las Vegas. Es una película que, incluso por temática, cae en las redes de lo políticamente incorrecto, con un grupo de amigos que intentan recuperar el tiempo perdido, la juventud y el ligoteo, las fiestas salvajes, cuando sus mujeres les conceden una semana para hacer lo que deseen sin repercusiones para su matrimonio. El sueño de cualquier hetero sapiens, según los directores. Aunque uno se plantea si estando casado con Christina Applegate realmente se necesita ir a buscar mujeres de mejor ver… No tiene mucho sentido, porque al menos la historia de Owen Wilson está planteada de forma que podamos entender cierta frustración sexual en el matrimonio.

Pero lo que en Resacón en Las vegas se convierte en gamberrismo puro y duro, en un trío de personajes completamente fuera de lugar que montan un pollo de padre y muy señor mío, lleno de secuencias cada una más bestia que la anterior, y donde al ir recordando la noche perdida las cosas se salen aún más de madre, y en la que pese al final feliz, las fotos nos recuerdan que de niños buenos estos tipos no tienen nada, aquí todo es mucho más sencillito, más calmado, más inocente. Tienen momentos gamberros e incluso asquerosos, pero no son Bradley Cooper y compañía. Les falta mala baba.

Es por eso que el guión no termina de funcionar y nos lleva de un lado a otro sin lanzarse nunca del todo a la piscina, sin llegar a rematar la faena ofreciéndonos la cara más salvaje de este grupo de amigos que pronto se convierte en pareja debido a que la mitad de ellos abandona la aventura. Ese par de amigos que se enfrentan a su semana en soledad son un par de ositos de peluche algo despistados. No son un par de cafres, y ahí es donde se equivoca la película. Este tipo de cinta necesita cafres, frikis o similares para llegar a buen puerto. O gente drogada que no sepa lo que anda haciendo. Aquí se desaprovecha el momento de las drogas en un campo de golf. Y es una pena.

Por supuesto que tiene momentos memorables en los Farrelly recuperan todo su esplendor como directores y nos recuerdan que siempre queda algo de su anterior magia. EL chiste de la masturbación en el coche (mudo, en el que todo se dice con los gestos), la salida del jacuzzi en el gimnasio (ofensivo a más no poder, hace daño a la vista), la visita a la mansión de los amigos sin saber que la cámara les espía… Son instantes en los que las risas se elevan, son los mejores momentos de la cinta.

Esos y la presencia de Stephen Merchant, productor, guionista y actor ocasional, el que era representante de Ricky Gervais en la brillante serie Extras (además de responsable junto al actor), aparece lo justo en la película para que no lleguemos a olvidarnos de su cara tan particular, de su voz y sus expresiones británicas, y de un personaje y un actor que son unos robaplanos de mucho cuidados. Suyo es el genial chiste final, suyo el mejor momento con las drogas. Cuando termina la película, es a él al que más echamos de menos. Y su ausencia se nota en gran parte del metraje.

Wilson y Sudeikis tiene buena química, y se nota. Y la película es tiene momentos muy divertidos. Pero le puede ese final ultraconvencional que acaba con nuestras esperanzas de ver algo distinto (además de ser altamente inverosímil), a veces le pierde la escatología, algo común en los directores, y a veces se pierde en largas escenas que no llevan a ninguna parte y no hacen reír.

Pero acompañando de un grupo de amigos y unas birras, es la película perfecta para ver el fin de semana sin prestarle mucha atención a la trama y sí a sus momentos de salvajadas extremas, que los tiene y con toda seguridad arrancarán más de una carcajada en la platea. Quizá no vuelvan a ser los directores que una vez conocimos, pero el que tuvo, retuvo, y a lo mejor poco a poco les recuperamos para la gran pantalla.

Eso sí, Merchant se merece una película para él solo a la voz de ya. Si acaso acompañado por su amigo Gervais.

Jesús Usero


Aquí tenéis los jugosos contenidos de este mes de MARZO.


EN PORTADA Watchmen
Una chapa amarilla con una sonrisa marcada por la sangre de uno de los protagonistas fue el símbolo de la obra maestra de Alan Moore que revolucionó el mundo del cómic. Ahora esa Capilla Sixtina de las viñetas llega al cine de la mano del artífice de 300, Zack Snyder. Sólo el tráiler de la película ya ha conseguido poner la piel de gallina a los aficionados. Todo apunta que estamos ante un paso de gigante hacia la simbiosis de cine y cómic. El reloj marca las doce menos cinco de la noche y algo muy grande se acerca a la cartelera mientras nos preguntamos: ¿quién vigila a los vigilantes?


ENTREVISTA: James Cameron nos habla de Avatar
El director de Terminator, Aliens el regreso y Titanic se dispone a volver a revolucionar el cine con su próxima película: Avatar. Encuadrada dentro del género de ciencia ficción, esta producción puede ser la piedra de toque definitiva para cambios importantes en la manera de contar historias en la pantalla grande. En la siguiente entrevista, realizada por David S. Cohen, James Cameron nos cuenta cómo va a marcar tendencia nuevamente en el cine anticipándose al futuro y da pistas sobre el destino del cine en los próximos años.


REPORTAJE: Las 100 mejores películas de la historia del cine según los lectores de ACCIÓN (parte I)
Hace unos os pedimos que nos ayudarais a elaborar una lista de las 100 mejores películas de la historia del cine enviando vuestros propios listados. El presente artículo recoge los resultados. Los lectores han hablado. Para crear suspense copiamos el método de cuenta atrás. En esta primera entrega reseñamos del número 100 al 51 y en la siguiente iremos del 50 al 1. Os agradecemos vuestra participación en esta consulta que esperamos sea la primera de otras muchas relacionadas con diferentes aspectos del cine.

ENTREVISTA: Rhona Mitra
Tomar el relevo de Kate Beckinsale en la franquicia de Underworld no podía recaer sobre los hombros de cualquier actriz. Hacía falta otra morena británica, atractiva y con mucha personalidad para encargarse de ello. Rhona Mitra lo logra a la perfección y nos habla de su Sonja en Underworld: la rebelión de los licántropos, la precuela de la saga vampírica. El filme nos acerca a la historia del amor imposible entre el licántropo Lucian (Michael Sheen) y la vampira Sonja y al por qué de la guerra encarnizada entre ambas razas.


ENTREVISTA: Jennifer Aniston y Owen Wilson
Jennifer Aniston vuelve a la gran pantalla acompañada por el también rubio y siempre divertido Owen Wilson. Ambos protagonizan Una pareja de tres, dando vida a un matrimonio con un perro difícil de mantener a raya. Pero no os dejéis engañar por las apariencias. Esto no es una comedia sobre perros traviesos, sino la historia perfectamente explicada de una familia a lo largo de más de trece años y, claro, su revoltoso perro Marley.

OTROS ESTRENOS DEL MES
Una pareja de tres, Under world la rebelión de los licántropos, The Code, Duplicity...

SUPLEMENTO TV.


ENTREVISTA: Mario Casas
Nacido el 12 de junio de 1986 en A Coruña, Galicia, Mario Casas (Aitor) enfrenta la nueva temporada de Los hombres de Paco con notables cambios en su papel. Al mismo tiempo, tiene también un pie puesto en el cine con el estreno el próximo mes de marzo de una película que promete dar mucho que hablar: Mentiras y gordas.

REPORTAJE: Terror en la televisión
El género de terror es sin duda uno de los más fructíferos y llenos de posibilidades tanto en cine como en televisión. Pero mientras la fórmula cinematográfica parece agotada y cada vez menos películas parecen ser capaces de dar “miedo”, en televisión nos encontramos en uno de los mejores momentos, donde grandes series explotan todas las variantes del género, desde los fantasmas y demonios a los psychokillers, y encima nos hacen pasar un buen rato.

FICHAS ACTORES TV:
Mark Harmon, Zachary Levi, Minka Kelly, Blake Lively

FICHA SERIES DE TV: 24


COLECCIONABLE HISTORIA DEL CINE
Capítulo LI
LA GENERACIÓN QUE CAMBIÓ HOLLYWOOD
El vacío dejado por el colapso del sistema de estudios de Hollywood dio paso en el cine americano de los cincuenta, sesenta y primeros setenta a una etapa de transición y adaptación que a pesar –o en opinión de quien esto escribe precisamente como consecuencia– de esa naturaleza de puente entre dos estadios de desarrollo de la industria, demostró ser más fértil, interesante y arriesgada en sus propuestas que el retorno de la industria sistematizada en su fase blockbuster –sin duda más virulenta en su persecución del beneficio rápido y la recaudación abundante que el sistema de Estudios– encabezado por Steven Spielberg con Tiburón (1975) y George Lucas con La guerra de las galaxias (1977) en la segunda mitad de la década de los setenta. A pesar de que por propios méritos derivados de sus primeros trabajos para el cine Lucas puede ser considerado como un ángel caído de la generación del sexo, las drogas y el rock’n’roll en el pozo de la explotación comercial más desinhibida. Dejo a los amigos de aplicar la psicología al cine el significado que tal cosa pueda tener en su fabulación galáctica sobre conceptos básicos de la moral judeocristiana, como el enfrentamiento entre el bien y el mal, la tentación y el pecado, por la vía de la caída de Annakin Skywalker en el lado oscuro de la fuerza y su renacimiento como Darth Vader, que según hemos podido comprobar una vez completada la saga es el verdadero tema central de Star Wars, quizá más autobiográfica de lo que hemos pensado. Lucas fue precisamente el encargado de dirigir uno de los cantos del cisne de la experimentación de los grandes estudios de producción con nuevas propuestas, THX: 1138 (1971) cuyo fracaso no sólo arrastró a su amigo y respaldo en la producción del invento, Francis F. Coppola, a su primera crisis financiera como productor con la compañía American Zoetrope, sino que además le marcó definitivamente como persona non grata para la taquilla cuando había intentando hacer cine de ciencia ficción adulto y tejido según el molde europeo, adornado con ribetes de denuncia social, trasfondo político, unas gotas de nouvelle vague…

SECCIONES FIJAS

12 FICHAS CRÍTICAS
Cuando ella me encontró, El curioso caso de Benjamin Button, El juego del ahorcado, Gran Torino, Guerra de novias, Mi nombre es Harve,y Milk, Resistencia, Revolutionary Road, Siete Almas, Slumdog Millionaire, Transporter 3, Valkyria

4 FICHAS CLÁSICAS
Cuerpo y alma (1947), La isla del tesoro (1972), Salomon y la reina de Saba (1959), The Foundling (1916)

4 FICHAS SERIE B
Caracortada (1959), Gorgo (1961), La carrera de la muerte del año 2000 (1975), La invasión de los hombres del espacio (1957)

FICHAS CARTELES USA
Fanboys, Harry Potter and the Half-Blood Prince, Knowing,

FICHA CLÁSICO: Joseph Cotten

PELÍCULA MÍTICA: La ley del silencio

OTRAS SECCIONES
Noticias, Correo del lector, Mundo fantástico, Novedades Novedades DVD, BSO.

2 POSTERS GIGANTES

Watchmen y Lobezno (Teaser)


www.ciao.es

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp