Ambos cineastas acudieron a un Q&A en el que hablaron de cómo es la situación actual y cómo va a cambia el paradigma cinematográfico en breve, con un panorama que no parece brillante para las salas de cine.

      Steven Spielberg y George Lucas nos han dado algunas de las películas no sólo más taquilleras de todos los tiempos, sino también de las que más han calado en la cultura popular y de las que más han permanecido en el recuerdo de los espectadores, prolongando sagas como Indiana Jones o Star Wars durante décadas. Ambos acudieron a una charla con la audiencia en la University of Southern California en la que se iba a centrar en el futuro del entretenimiento y que pronto giró  a la situación actual de los cines y la distribución cinematográfica. Algo que para Spielberg tiene un problema de base que es el tiempo. Las semanas duran lo que duran y las 24 horas de un día no pueden alargarse más. En ese marco, todos los medios de entretenimiento, cine, televisión, videojuegos… compiten por nuestra atención. Y eso lleva a otro problema, que los estudios prefieren gastar 250 millones de dólares en una película enorme que tenga posibilidades reales de arrasar en taquilla, que distribuir ese dinero en pequeñas películas mucho más personales y quizá históricas.

Una antigua entrevista del cineasta ha salido a la luz en la que recuerda por qué no rodó la película de Tom Cruise y Dustin Hoffman por la que Barry Levinson ganó el Oscar a Mejor Director.

   Han pasado más de 30 años aunque parezca que fue ayer. Rain Man es una de las películas más representativas y originales de los años 80, enorme éxito de taquilla y ganadora de 4 Oscars de la Academia. Steven Spielberg era el director elegido para el proyecto y ahora una vieja entrevista, de alrededor de 1989, ha salido a la luz gracias a Twitter y la cuenta Eyes on Cinema. En el clip de apenas dos minutos, Spielberg comenta lo mucho que se arrepintió de haber abandonado aquel proyecto. Según el director, tuvo que seguir con la promesa que le hizo a George Lucas de rodar Indiana Jones y La Última Cruzada, por lo que debió abandonar Rain Man, después de cinco meses trabajando con Tom Cruise, Dustin Hoffman y el guionista Ronald Bass.
 

Un rumor apunta a que el director abandona el proyecto y se considera a James Mangold como sustituto para comenzar el rodaje.

Podría ser una de las noticias del año en lo que respecta a Hollywood y sus rodajes. Hace poco Harrison Ford indicaba que el rodaje de Indiana Jones 5 comenzaría en unos dos meses y que ya estaba todo listo. No es la primera vez que el actor dice algo así, por lo que nos esperamos cualquier retraso. Pero Ford parecía convencido sobre todo hablando de su experiencia haciendo una película así con Disney, dueña ahora de Lucasfilms. Pero todo podría cambiar si se confirma el rumor que acaba de saltar y que pone todo bajo otra perspectiva. Steven Spielberg podría haber abandonado la silla de dirección.

El director y productor del remake de West Side Story, ha mostrado las primeras imágenes de la película, con Ansel Egort y Rachel Zegler como Tony y Maria.

La producción de West Side Story, el ambicioso remake del musical que rueda en estos momentos Steven Spielberg, va viento en popa, y para celebrarlo, el director y productor de la película nos ha mostrado las primeras imágenes de la misma, que prepara para FOX, y que suena como candidata a los premios ya incluso más de un año y medio antes de su estreno, previsto para el 18 de Diciembre de 2020.

Los escogidos salieron de audiciones abiertas por todo el territorio de USA, al que acudieron 30.000 aspirantes

Steven Spielberg está plenamente concentrado en la elaboración de su esperada adaptación al cine del musical West Side Story, cuyo rodaje tiene previsto su inicio para el próximo verano. Después de dar a conocer el reparto central, en el que Ansel Elgort (Baby Driver) interpreta a Tony y la desconocida Rachel Zegler hace lo propio con María; el responsable de Tiburón ha continuado con la búsqueda de actores y actrices para completar el casting, a través de multitudinarias audiciones en Nueva York, Los Ángeles, Miami, Chicago y San Juan de Puerto Rico.

El anuncio dio como resultado la mayor convocatoria en la que se ha visto involucrado Spielberg, desde La lista de Shindler: una cita a la que se presentaron cerca de 30.000 bailarines, actores y cantantes; ansiosos por obtener un papel como integrante de las bandas de los sharks y los jets.

El remake que prepara el cineasta del emblemático título musical suma a su reparto a Corey Stoll y Brian d'Arcy James en dos importantes papeles.

Parece que a Steven Spielbergno le afectan las fusiones entre compañías. Su proyecto de remake del musical de 1961 West Side Story, dirigido por Robert Wise y considerado una de las grandes obras del género, sigue viento en popa y con un más que interesante reparto. A los nombres de Rita Moreno (Valentina), Ansel Elgort (Tony), Rachel Zegler (Maria), Ariana DeBose (Anita), David Alvarez (Bernardo) y Josh Andrés Rivera (Chino) ahora se suman los de dos actores bastante conocidos por sus papeles en televisión y cuyos nombres ha hecho Fox oficiales.

Videocrítica de la película La Lista de Schindler por Miguel Juan Payán

El próximo jueves 28 de febrero regresa a los cines españoles La lista de Schindler, dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Liam Neeson, Ben Kingsley y Ralph Fiennes

Una edición que celebra su 25 aniversario con una versión remasterizada que incluye por primera vez sonido en 7.1 y Atmos e imagen en 4K, además de una presentación de su director, Steven Spielberg.

Crítica de la película Atrápame si puedes 

Una película simpática que demuestra que la realidad siempre supera la ficción

En el año 2002 llegó a los cines “Atrápame si puedes”, una película en principio cómica dirigida por el gran Steven Spielberg y que está basada en hechos reales sobre la vida de Frank Abagnale Jr., un falsificador e impostor que durante más de cinco años consiguió burlar al FBI haciéndose pasar por piloto de una línea aérea, médico o abogado. La película está cargada de comedia y de situaciones hilarantes que a veces cuesta creer que fueran reales al ver lo fácil que este adolescente conseguía “pegarse la vida padre” viajando por el mundo rodeado de mujeres bellísimas sin dar un palo al agua… Al más puro estilo James Bond pero en plan pícaro.

Sin embargo, detrás de toda esa comedia también hay mucho drama, el cual está muy bien tratado en la película mostrándonos a un joven Frank (que no nos vamos a engañar, ya era un chiquillo bastante pillo) traumatizado por la inminente separación de sus padres, lo que provocó que en un momento dado decidiera abandonar su hogar para buscarse la vida falsificando cheques y creando identidades falsas tratando de alejarse de su dolorosa realidad al romperse el núcleo familiar. Como bien diría el propio Abagnale (el auténtico) durante el rodaje: "Todas las noches que siguieron a un día brillante o a un día en que conocí a muchas mujeres y gané mucho dinero regresaba solo a mi habitación y pensaba en mis padres, fantaseando con el hecho de que volviesen a estar juntos. Luego lloraba. Es la justificación de una fantasía".

El legendario cineasta Steven Spielberg se lanzó a defender la experiencia de vivir una película en cine y seguir rodando con esa intención.

Steven Spielberg ha sido ciertamente crítico en el pasado con los servicios de streaming, sobre todo con Netflix intentando, y consiguiendo, ser nominada a los Oscars con sus películas. Ahora ha vuelto a hablar pero variando el tono de su discurso y a quién lo dirigía. El cineasta ha recibido un premio de los Cinema Audio Society’s CAS Awards habló a todos los directores para instarles a que siguieran dirigiendo con miras a estrenar en cine, a dar al público la experiencia cinematográfica.

Crítica de la película Minority Report de Steven Spielberg

Director: Steven Spielberg; Intérpretes: Tom Cruise, Colin Farrell, Max Von Sydow, Neal McDonough, Samantha Morton, Daniel London, Michael Dickman, Matthew Dickman, Lois Smith, Tim Blake Nelson, George Wallace, Kathryn Morris, Dominic Scott Kay, Arye Gross, Ashley Crow, Mike Binder, Joel Gretsch, Jason Antoon, William Mesnick, Peter Stormare, Patrick Kilpatrick, Katy Boyer, William Mapother, Jessica Capshaw, Richard Cocca, Steve Harris, Keith Campbell, Kirk B. R. Woller, Klea Scott, Frank Grillo, Anna Maria Horsford, Eugene Osment, James Henderson. Año de producción: 2002; Nacionalidad: EE. UU.; Guion: Scott Frank, John Cohen; Director de fotografía: Janusz Kaminski; Música: John Williams; Color; Duración: 145 minutos.

Basada en un relato de Philip K. Dick, viene a representar un paso decisivo en el cine de ciencia ficción de Steven Spielberg, que un año antes había filmado AI, inteligencia artificial, en la que se imponía ya una mirada más amarga y siniestra hacia el futuro y el género de ciencia ficción de la que había presentado en Encuentros en la tercera fase y ET, el extraterrestre. Minority Report completa ese viaje que podríamos definir con el titular: “El cuento de hadas ha terminado”. Si bien mantiene algunos de los elementos más significativos del cine de Spielberg como autor, como es la lucha del individuo contra el sistema, la desconfianza hacia las instituciones establecidas y la autoridad en general, y la teoría de conspiración, además de la inocencia de la infancia como redención. En ese sentido es interesante reparar en el papel del niño perdido que ejerce al mismo tiempo como detonante que arranca la aventura y permite al protagonista completar el proceso de redención, y trazar un paralelismo nada casual entre el niño abducido por los alienígenas en Encuentros en la tercera fase y este otro niño robado, secuestrado, cuyo destino es más dramático, pero que igualmente permite al personaje principal completar su viaje del héroe y la redención. La pérdida podría parecer el epicentro temático de este largometraje, pero en realidad su tema es el libre albedrío que explica las relaciones de enfrentamiento, tensión y sustitución que se producen entre tecnología y religión en todo el argumento, hasta un punto en el que podríamos decir que religión y tecnología acaban solapándose desde los pequeños gestos: la cruz que besa Colin Farrell en momentos claves para su personaje, el pirata informático que se arrodilla y se santigua ante la pre-cog, la denominacón de templo que aplican los policías al lugar en el que residen los pre-cog, considerándose casi sacerdotes o intermediarios, o puentes entre lo divino (los precog, considerados por muchos ciudadanos ángeles custodios que salvaron a las futuras víctimas de asesinatos aún no perpetrados) y lo humano (las víctimas salvadas y los futuros criminales a los que detienen preventivamente antes de que cometan su crimen, con lo cual de algún modo también los “salvan” de sus futuros pecados). La propia fotografía de la película incide en ese aspecto, bañando a los personajes en algunos momentos con una especie de halo sobrenatural o mostrando a los personajes en interiores bañados por una lechosa luz exterior que recuerda el compuesto lechoso en el que están los pre-cog en su templo. Los propios encuadres y planos en contrapicado de Cruise manejando los datos en la pantalla muestran a su personaje como un sacerdote ejecutando su ritual en un altar.

Página 1 de 2