Crítica de la película Infierno bajo el Agua

Sin lugar a dudas, Infierno bajo el Agua es una de las más gratas sorpresas del verano..

Alexandre Aja es un director más que conocido por el fan del cine de terror y de género, que nos dejó impresionados con Alta Tensión, por ejemplo, para luego dar el salto a Estados Unidos y aprovechar la moda de los remakes de cine de terror para brindarnos tres de los mejores, la sorprendente Las Colinas tienen Ojos, la muy cuidada Reflejos, y la hilarante y desvergonzada Piraña 3D. Luego llegó Horns, también interesantísima, y la más oilvidada La Resurrección de Louis Drax. Y con Infierno bajo el agua vuelve al terror puro, al miedo como principal motor narrativo de la película, por encima del guión y de la historia que quiere contarnos…

Una historia tan sencilla como imposible. Una joven, nadadora profesional, vuelve a casa de su padre durante un huracán de clase 5, para buscarle. Pronto se encontrará junto a él en un sótano que se inunda poco a poco, rodeada de caimanes con ganas de convertirles en la merienda. Desde el minuto uno al último, sabemos que para que la historia siga adelante, los personajes deben tomar todas las malas decisiones posibles. Todas. Si arriba es la vida y abajo la muerte, los personajes siempre irán abajo. Si no la película duraría cinco minutos o menos… Por ejemplo, cuando la protagonista llega a casa de su padre y le encuentra inconsciente tras el asalto de un caimán… quien misteriosamente ha decidido perdonar la vida al personaje… O cuando deciden tomar un camino que claramente dirige a más peligro en lugar del que finalmente deben tomar cuando el primero se muestre una mala idea…

El primer servicio OTT (canal de televisión via streaming por internet) sobre películas de terror, ya ha aterrizado en España.

Al zambullirnos en su catálogo nos encontramos películas recientemente galardonadas en diferentes festivales, como Nocturna Madrid, el Festival de Sitges, Fancine Málaga, la Semana del Terror de Donostia, Fantasporto, el NYC Horror Film Festival o SXSW; películas dirigidas por cineastas imprescindibles del género como John Landis, Nacho Vigalondo, Nicolas Pesce, Alexandre Bustillo, Julien Maury, Tomás Alfredson, Charles Band, Tobe Hooper o Tom Six; y verdaderos clásicos de culto e iconos del género como ‘La noche de los muertos vivientes’, ‘El péndulo de la muerte’, ‘El foso y el péndulo’, ‘La mansión de los horrores’ o la saga ‘Puppet Master’.

Crítica de la película The Prodigy

Pese a la utilización de numerosos trucos, Nicholas McCarthy consigue mantener el pulso terrorífico.

Música estridente para enfatizar los sustos, escalones con cristales rotos y luces apagadas, transformaciones anunciadas, y miradas de las que hielan la sangre; tales elementos son los utilizados por el cineasta Nicholas McCarthy para elaborar la atmósfera malsana que se respira desde el primer fotograma de The Prodigy.

La trama, aunque ingeniosa, no deja de resultar un tanto recurrente en las películas del género de las posesiones psicopáticas. La historia comienza con la escapada de una chica en una noche oscura. La muchacha presenta la amputación de una mano, y reclama la ayuda de un conductor. Cuando llega la policía al lugar donde esta se hallaba retenida contra su voluntad, un hombre desnudo hace intención de atacar a las fuerzas del orden, con la mano de la víctima empuñada falsamente como una pistola. En el momento en que los agentes abaten al tipo (ojo al cuidado que pone el director para que los cañones de las escopetas oculten los genitales del señor), una mujer alumbra a un bebé en el hospital. Por razones del destino sobrenatural, el alma del asesino anida en cuerpo del pequeño; y, en este embalaje de huesos y carne, el criminal procurará finalizar lo que dejó inconcluso.

Crítica de la película Eliminado: Dark Web

Artificial intento de embutir el subgénero slasher dentro de una pantalla de ordenador.

En 2015, el cineasta Levan Gabriadze asustó a los espectadores con Eliminado: una película construida a partir de las nuevas tecnologías digitales; en la que la acción estaba dividida en múltiples pantallas, correspondientes a los portátiles de los protagonistas.

La supuesta novedad de esta obra estribaba en la planificación escénica, limitada a lo que puede captar una webcam; mientras los personajes eran asesinados por una fuerza indefinida.

Tal fórmula argumental y artística sustenta la secuela de Eliminado: una suerte de espectáculo circense de naturaleza cibernética, en el que Stephen Suso introduce la trama tangencial de una organización criminal, que se dedica a acabar con la vida de incautas víctimas a las que hackean sus dispositivos electrónicos.

Crítica de la película Cadáver

Reiteración de lugares comunes en un terror que no descubre nada nuevo.

Quizá el argumento de este largometraje funcione mejor en clave literaria, como cuento corto de terror, pero para impresionar desde la pantalla le faltan mimbres. Y le falta más personalidad para encontrar su propio camino en la propuesta. Vive de los lugares comunes del género. Cultiva el tópico. Se arriesga poco o nada. Y además equivoca algunos procedimientos clave de la propuesta. Me refiero, y no es spoiler, a la manera en que procede el “monstruo” o “amenaza”, en definitiva, el “agente del caos” a la hora de atacar a sus víctimas. Estamos ante una forma que demasiado pronto pierde su capacidad para intimidar y se convierte en una prima lejana de la Criatura Gollum de El señor de los anillos y el Hobbit. Y así, miedo poco o nada. La suya es además una forma de matar que tal como se presenta visualmente remite más a superpoder mutante que a la inquietud paranormal. Procedimiento de película de supervillanos aplicado al terror se traduce en distanciamiento del espectador. Número equivocado. Y lo tenían relativamente fácil para haber sacado algo más inquietante o por lo menos perturbador. Pero sistemáticamente a la horas de elegir entre intriga y tensión creciente en la puesta en escena optan por tirar de pirotecnia visual y abrazar la acción. Así pierden al espectador-socio que fabrique su propia inquietud viendo la película para tener un espectador-pasivo que simplemente asiste a la función y no llega a llevarse tampoco muchos sustos. La incapacidad para provocar sobresaltos con este tipo de argumento es notable y deja en evidencia las limitaciones de la película incluso en su propio campo de juego.

Crítica de la película Suspiria

Estéticamente interesante y perturbadora, viaja hacia un desenlace excesivo y grotesco.

Seductora pero presa de un simbolismo pretencioso que hacia el final cae presa de cierta pedantería y exhibicionismo, tiene cosas que me gustan mucho y otras que me dejan algo más frío, especialmente cuando se muestra demasiado obvia en sus maniobras de seducción a través del esteticismo, con una estrategia de rompecabezas. A su favor tiene esta versión de Suspiria dirigida por Luca Guadagnino su decidida apuesta por ir más allá de la película original de Argento y no conformarse con ser un remake para zambullirse en un paisaje de múltiples referencias cinematográficas que a modo de puzle animan su planteamiento desde un punto de vista cinéfilo.

Crítica de la película Overlord

Evasión divertida y competente. Me lo he pasado como un crío viéndola

Overlord rescata el concepto esencial de cine de entretenimiento bien construido en clave coctelera de fusión de géneros y se desplaza con habilidad por el territorio comanche del homenaje a los géneros de la serie B invirtiendo talento. El propio co-protagonista, el cabo Ford, es un guiño en sí mismo al tipo de fórmula que están desarrollando los creadores de esta película. Hijo de Goldie Hawn y de Kurt Russell, Wyatt Russell es en algunos planos la viva imagen de su padre como estrella de acción de los setenta y ochenta en clásicos de este tipo de cine como 1997: rescate en Nueva York, Golpe en la pequeña China e incluso La cosa, todas ellas dirigidas por John Carpenter.

Crítica de la película Mandy 

Interesante, curiosa para debate, homenaje a la serie B, disparatada y gamberra.

Rara como un perro verde. Pero al mismo tiempo muy divertida bajo el punto de vista friqui, plagada de homenajes y guiños que van desde Kurt Cobain al cine ochentero, El resplandor, Viernes 13, con su duelo de motosierras, Posesión infernal de Sam Raimi, cuyo protagonista, Ash, sirve como molde a Nicolas Cage para desarrollar su personaje de Red… con diálogos que por otra parte recuerdan el tono de macarra suicida y pirado de Bruce Willis en El último boy scout, de la que sospecho que la frase de la camiseta es una especie de homenaje.

Crítica de la película Slender Man  

Varios problemas marcan el recorrido negativo de Slender Man como fábula de terror. La primera es que no consigue proponer una amenaza realmente inquietante. Ello se debe a que el personaje que da título a la película en realidad es una floja recopilación de tópicos y lugares comunes, mezclada con miedos varios y en clave de leyenda urbana. Tenemos el miedo a los bosques y el arquetípico paseo de Caperucita entre los árboles, el miedo infantil al árbol invasor que aparece por la ventana para atraparte con sus siniestras ramas, el miedo al rapto de los niños que también estaba presente en los cuentos con la peripecia de Hansel y Gretel, el miedo a la primera relación sexual, el miedo al embarazo, el miedo a los hospitales, y un etcétera de inquietudes que afectan unas a etapa más infantil y otras a etapa de adolescencia.

Crítica de la película La noche de Halloween 2018

David Gordon Green resucita de manera brillante el slasher y trae un soplo de aire fresco al género.

Terror de calidad. Buen cine. Buena resolución visual de la propuesta. Excelente rendimiento de las características del slasher aplicadas sin complejo en una película cuya factura y lenguaje podrían estar aplicadas a cualquier género o historia con tal eficacia que hacen muy interesante seguirle la pista a este director en el futuro.

Página 1 de 5

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp