Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Crítica de la película Eliminado: Dark Web

Artificial intento de embutir el subgénero slasher dentro de una pantalla de ordenador.

En 2015, el cineasta Levan Gabriadze asustó a los espectadores con Eliminado: una película construida a partir de las nuevas tecnologías digitales; en la que la acción estaba dividida en múltiples pantallas, correspondientes a los portátiles de los protagonistas.

La supuesta novedad de esta obra estribaba en la planificación escénica, limitada a lo que puede captar una webcam; mientras los personajes eran asesinados por una fuerza indefinida.

Tal fórmula argumental y artística sustenta la secuela de Eliminado: una suerte de espectáculo circense de naturaleza cibernética, en el que Stephen Suso introduce la trama tangencial de una organización criminal, que se dedica a acabar con la vida de incautas víctimas a las que hackean sus dispositivos electrónicos.

Crítica de la película Cadáver

Reiteración de lugares comunes en un terror que no descubre nada nuevo.

Quizá el argumento de este largometraje funcione mejor en clave literaria, como cuento corto de terror, pero para impresionar desde la pantalla le faltan mimbres. Y le falta más personalidad para encontrar su propio camino en la propuesta. Vive de los lugares comunes del género. Cultiva el tópico. Se arriesga poco o nada. Y además equivoca algunos procedimientos clave de la propuesta. Me refiero, y no es spoiler, a la manera en que procede el “monstruo” o “amenaza”, en definitiva, el “agente del caos” a la hora de atacar a sus víctimas. Estamos ante una forma que demasiado pronto pierde su capacidad para intimidar y se convierte en una prima lejana de la Criatura Gollum de El señor de los anillos y el Hobbit. Y así, miedo poco o nada. La suya es además una forma de matar que tal como se presenta visualmente remite más a superpoder mutante que a la inquietud paranormal. Procedimiento de película de supervillanos aplicado al terror se traduce en distanciamiento del espectador. Número equivocado. Y lo tenían relativamente fácil para haber sacado algo más inquietante o por lo menos perturbador. Pero sistemáticamente a la horas de elegir entre intriga y tensión creciente en la puesta en escena optan por tirar de pirotecnia visual y abrazar la acción. Así pierden al espectador-socio que fabrique su propia inquietud viendo la película para tener un espectador-pasivo que simplemente asiste a la función y no llega a llevarse tampoco muchos sustos. La incapacidad para provocar sobresaltos con este tipo de argumento es notable y deja en evidencia las limitaciones de la película incluso en su propio campo de juego.

Crítica de la película Suspiria

Estéticamente interesante y perturbadora, viaja hacia un desenlace excesivo y grotesco.

Seductora pero presa de un simbolismo pretencioso que hacia el final cae presa de cierta pedantería y exhibicionismo, tiene cosas que me gustan mucho y otras que me dejan algo más frío, especialmente cuando se muestra demasiado obvia en sus maniobras de seducción a través del esteticismo, con una estrategia de rompecabezas. A su favor tiene esta versión de Suspiria dirigida por Luca Guadagnino su decidida apuesta por ir más allá de la película original de Argento y no conformarse con ser un remake para zambullirse en un paisaje de múltiples referencias cinematográficas que a modo de puzle animan su planteamiento desde un punto de vista cinéfilo.

Crítica de la película Overlord

Evasión divertida y competente. Me lo he pasado como un crío viéndola

Overlord rescata el concepto esencial de cine de entretenimiento bien construido en clave coctelera de fusión de géneros y se desplaza con habilidad por el territorio comanche del homenaje a los géneros de la serie B invirtiendo talento. El propio co-protagonista, el cabo Ford, es un guiño en sí mismo al tipo de fórmula que están desarrollando los creadores de esta película. Hijo de Goldie Hawn y de Kurt Russell, Wyatt Russell es en algunos planos la viva imagen de su padre como estrella de acción de los setenta y ochenta en clásicos de este tipo de cine como 1997: rescate en Nueva York, Golpe en la pequeña China e incluso La cosa, todas ellas dirigidas por John Carpenter.

Crítica de la película Mandy 

Interesante, curiosa para debate, homenaje a la serie B, disparatada y gamberra.

Rara como un perro verde. Pero al mismo tiempo muy divertida bajo el punto de vista friqui, plagada de homenajes y guiños que van desde Kurt Cobain al cine ochentero, El resplandor, Viernes 13, con su duelo de motosierras, Posesión infernal de Sam Raimi, cuyo protagonista, Ash, sirve como molde a Nicolas Cage para desarrollar su personaje de Red… con diálogos que por otra parte recuerdan el tono de macarra suicida y pirado de Bruce Willis en El último boy scout, de la que sospecho que la frase de la camiseta es una especie de homenaje.

Crítica de la película Slender Man  

Varios problemas marcan el recorrido negativo de Slender Man como fábula de terror. La primera es que no consigue proponer una amenaza realmente inquietante. Ello se debe a que el personaje que da título a la película en realidad es una floja recopilación de tópicos y lugares comunes, mezclada con miedos varios y en clave de leyenda urbana. Tenemos el miedo a los bosques y el arquetípico paseo de Caperucita entre los árboles, el miedo infantil al árbol invasor que aparece por la ventana para atraparte con sus siniestras ramas, el miedo al rapto de los niños que también estaba presente en los cuentos con la peripecia de Hansel y Gretel, el miedo a la primera relación sexual, el miedo al embarazo, el miedo a los hospitales, y un etcétera de inquietudes que afectan unas a etapa más infantil y otras a etapa de adolescencia.

Crítica de la película La noche de Halloween 2018

David Gordon Green resucita de manera brillante el slasher y trae un soplo de aire fresco al género.

Terror de calidad. Buen cine. Buena resolución visual de la propuesta. Excelente rendimiento de las características del slasher aplicadas sin complejo en una película cuya factura y lenguaje podrían estar aplicadas a cualquier género o historia con tal eficacia que hacen muy interesante seguirle la pista a este director en el futuro.

Crítica de la película Hell Fest

Entretenido juego de terror con fórmula de parque de atracciones.

Hell Fest es el tipo de película que cuando eres adolescente vas a ver con los amigos y amigas para pasar el rato. Y ya. En una muy moderada adaptación del slasher encuentra recursos para resultar más distraída de lo previsible teniendo en cuenta que aplica la fórmula de este tipo de peripecias de terror con matanza de adolescentes paso por paso y no caben en eso muchas sorpresas.

Crítica de la película Ánimas

Curiosa propuesta de terror milennial con varios puntos de interés.

Limitada en medios pero valiente en algunos aspectos, más floja en otros, Ánimas me parece interesante sobre todo porque es un pulso entre el uso de los tópicos del género de terror y al mismo tiempo intenta escapar de los mismos por otros caminos que buscan darle más fuerza a la propuesta.

Explora por un lado la vía de la psicología. Cierto es que en lo referido a su propuesta psicológica me quedo antes con su capacidad para querer jugar visualmente con ese asunto que por el contenido narrativo de todo ese aspecto, demasiado previsible. En ese terreno de la psicología Ángela Molina presta una solidez necesaria pero no del todo aprovechada. Creo que ese personaje, independiente del papel o peso que tenga en la novela de la que parte la película, merecía en el cine, y contando con esa actriz que siempre te lo da todo ante la cámara, ser más importante en el desarrollo general de la trama. A veces el cine y su lenguaje pide desarrollar más los personajes que en otros medios no requieren o pueden proponer tanto juego. De ahí que la adaptación novela a cine nunca sea fácil. En otros aspectos, como el empeño de juego con recursos visuales como la puerta en el suelo, creo que la película puede caer en el tópico, o incluso mostrarse ingenua, pero aplaudo la decisión de atreverse a jugar con la ilustración que hace Ánimas de lo psicológico desde lo visual, algo que nunca es fácil y que se le resistió incluso a Hitchcock en Recuerda incluso contando con Salvador Dalí para solventar todo el asunto onírico. Me parece no obstante que en ese proceso un mayor protagonismo del personaje de Ángela Molina habría sido muy beneficioso. No me canso de decir que los actores son el mejor recurso, la mejor herramienta y el mejor efecto especial con que puede contar el cine.

Crítica de la película La Monja

Nueva e interesante entrega del universo Expediente Warren. Una entrega que a falta de un guión realmente novedoso o sorprendente, se apoya en dos factores igualmente válidos (y eso no quiere decir que el guión sea malo, es simplemente correcto), la dirección de Corin Hardy, responsable de la más que interesante The Hallow, y poner al frente del reparto a dos actores de verdad, algo que era clave por ejemplo en el hecho de que funcionasen tan bien otras películas de terror de Warner, sean del universo Expediente Warren o no, como son Nunca Apagues la Luz, Annabelle: Creation, y las dos entregas centrales de la franquicia. Aquí son Taissa Farmiga y Demián Bichir los responsables de echarse a hombros la historia cuando la coherencia narrativa sale por la ventana.

Una monja aparece ahorcada en un convento en Rumanía a inicios de los 50, lo que hace que la Iglesia Católica envíe a un sacerdote (Bichir) y su joven aprendiz, una monja, (Taissa Farmiga) a investigar lo sucedido, lo que les enfrentará cara a cara con una fuerza demoníaca con aspecto de monja, a la que todos ya conocemos como Valak. Vaya por delante que es una película de terror completamente disfrutable en solitario, pero si ustedes han visto el resto de películas de este universo, se encontrarán con muchas referencias desde el prólogo de la historia hasta las imágenes finales. Es similar a Annabelle: Creation, cuando hablaban de una monja aterrorizando un convento en Rumanía. Y aunque esta película sucede antes de lo visto en Creation, hay que recordar que el prólogo de aquella sucede antes que lo visto en esta película…

Es decir, que James Wan y Warner Bros, están creando su propio universo de “superhéroes” pero con cine de terror, y eso da una coherencia narrativa a todas las historias que vemos, un patrón visual cortado a raíz de lo visto en las dos primeras entregas de Expediente Warren, que poco a poco cogen fuerza y establecen una coherencia visual, unas líneas de unión. Narrativamente cada película puede ser de su director y su guionista, pero tomando la perspectiva general, el diseño, las historias, la forma de contar la película, los demonios… todo tiene una clara coherencia narrativa (la presencia de las hermanas Farmiga, por supuesto). Aunque la película, como sucedía con la primera entrega de Annabelle, fuese un desastre. Que no es el caso.

Porque cuando la historia no sabe muy bien qué contar, o se enreda en un sinsentido (¿Por qué se separan para investigar SIEMPRE?), los actores, que son muy, muy buenos, sacan la trama hacia adelante. Y eso es algo que no todo el mundo puede decir, ni todo el cine de terror, tiene. A eso se añade que la película, llena de sustos, es cierto, sabe dónde colocarlos, y sabe ser ingeniosa con los mismos (aunque uno de los mejores, evidente homenaje a El Exorcista III, se lo cargue en los tráilers), y sabe proporcionar al público lo que busca con este tipo de cine. Una montaña rusa de emociones, de sustos bien trazados, de personajes que nos interesan (gracias a su reparto) y de quedarnos con la sensación de haber pasado un muy buen mal rato. Aunque olvidemos la película media hora después de haberla visto…

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Página 1 de 5

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Blogs

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp