El director de la película, Joseph Kosinski, ha hablado sobre el entrenamiento que sufrieron sus actores para subir a los aviones de combate de la película, y fue agotador.

Top Gun: Maverick, la secuela de Top Gun que Tom Cruise protagoniza y que llegará a los cines en verano, ya está dando que hablar entre los fans del género. Esperada durante treinta años por los fans, una de las peticiones que hizo Cruise para rodar la secuela fue poder volver a volar en un avión de combate de nuevo, aunque no lo pilotase él. Y hoy en día, con los efectos visuales, era factible rodar la película sin necesidad de que los actores subieran a los aviones. Pero sí se hizo. Se emplearon F-18 Super Hornet, para ser exactos, y según palabras del director de la película, Jospeh Kosinski, el entrenamiento para poder subir a los jets a rodar era extremadamente agotador.

Tráiler de Top Gun Maverick

Top Gun: Ídolos del aire (1986), fue uno de los títulos míticos de los años 80 dirigido por Tony Scott y protagonizado por Tom Cruise, en el que el actor daba vida a Maverick.

Treinta años más tarde, veremos al aviador de élite de la Marina de los Estados Unidos después de haberse convertido en uno de los mejores pilotos de la escuela de vuelo.

Estreno en cines en 2020