Bumblebee movie review

One of the best films of the Transformers franchise.

One of the best films of the Transformers franchise. Possibly it is not the most expensive or the one with the best visual effects, nor scenes as huge as the previous ones because of the special effects or the grandiloquence of Michael Bay's cinema. But it is undoubtedly the best written and possibly best interpreted, also taking advantage of the visual talent of its director, Travis Knight, responsible for the magnificent Kubo and the Two Strings, accompanied on this occasion in the script by Christina Hodson, one of the most required writers of Hollywood this days, which shows here her talent and is also responsible for the Batgirl and Birds of Prey scripts. If something similar to Bumblebee comes out of those movies ... we are in good hands, truth be told.

Crítica de la película Bumblebee

Una de las mejores películas de la franquicia Transformers.

Posiblemente no sea la más cara ni la que tiene mejores efectos visuales, ni escenas tan enormes como las anteriores por los efectos especiales o la grandilocuencia del cine de Michael Bay. Pero es sin duda la mejor escrita y posiblemente mejor interpretada, aprovechando además el talento visual de su director, Travis Knight, responsable de la magnífica Kubo y las Cuerdas Mágicas, acompañado en esta ocasión en el guión por Christina Hodson, una de las guionistas de moda de Hollywood, que da aquí muestras de su talento y que se encarga también del libreto de Batgirl y Birds of Prey. Si le sale algo parecido a Bumblebee… estamos en buenas manos, la verdad sea dicha.

Crítica de la película Robin Hood

Simpática actualización del mito de Robin Hood.

No sé si era necesaria otra versión de una historia quizá demasiado conocida por la audiencia, incluso cuando se trata de una versión británica y no americana. Pero es verdad que convertir al personaje en un superhéroe es la mejor forma de hacer que la audiencia se interese por el mismo, o lo rechace por completo. Es una apuesta curiosa, que uno no termina de ver con claridad pero que ofrece un espectáculo suficiente para pasar un par de horas entretenidas en una sala de cine, sin pretensiones. Aventuras a la antigua usanza, pasadas por el filtro del cine de cómics. Sin problemas, sin más esfuerzo ni nada similar. Sin querer ser aquello que no es.

Crítica de la película Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald

Mejor película que la anterior, en la línea de las dos últimas de la saga de Harry Potter.

Oscura y siniestra como nos prometieron y con un desarrollo de personajes y conflictos más maduro que la primera entrega de las peripecias de Newt Scamander, entiendo que esta segunda entrega no haya convencido a quienes acuden a la saga a ver más de lo mismo y esperaban otro cuento de hadas como el que muy competentemente nos ofrecieron en la película anterior. Aquella me gustó. Era buena. Ésta me gusta más. Alcanza el nivel de desarrollo y madurez de la trama en mucho menos tiempo de lo que necesitó la saga de Harry Potter para conseguir los mismos resultados. J.K. Rowling demuestra que domina más y mejor este universo que ha creado y tiene una mayor solidez a la hora de construir la historia. Insisto en que ha llegado al tono al  que llegaron en las dos últimas películas de Harry Potter en mucho menos tiempo, y precisamente por ello sospecho que a muchos espectadores que quizá esperaban un ritmo más lento del progreso de personajes e historia les ha pillado de improviso esta maduración drástica de la primera a la segunda película de la saga. Vemos aquí un proceso de aceleración de la propuesta que no estaba en la anterior, pero responde a la propia personalidad diferenciada de esta serie de precuelas de las películas de Harry Potter.

Crítica de la película Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald

Paso atrás en la sagaAnimales fantásticos, que cumple pero ofrece demasiado relleno. Sean o no fans de la saga Harry Potter, seguro que saben que este fin de semana se estrenaba en todo el mundo Animales Fantásticos 2, la secuela del spin off precuela de la saga original. Y que nos ha ofrecido una película que parece a medio hacer, a caballo entre una épica aventura mágica y una telenovela de saldo. No, no pretendo ofender cuando digo estas palabras. Pero quien haya visto la película no me negará que hay un par de momentos en los que seguir los árboles genealógicos de los personajes (casi todos) es más complicado que adivinar el número de la lotería de esta semana…

Crítica de la película Pesadillas 2: Noche de Halloween 

Entretenimiento para celebrar Halloween en familia con niños incluidos.

El tema de fabricar terror para niños no es nada fácil de manejar. En 2015 Pesadillas demostró que podía jugar la baza de adaptar los célebres y muy vendidos libros firmados bajo el nombre genérico de R.L. Stine para proponer a la cartelera un producto de miedo susceptible de disfrutarse en familia. En general esta segunda entrega sigue la misma pauta y consigue más o menos lo mismo que aquella primera, aunque se queda ligeramente por debajo de aquella por varios motivos.

Crítica de la película Predator

Consigue lo que se propone: entretenimiento y evasión. Competente secuela del original.

Es la tercera mejor entrega de la serie tras Depredador y Depredador 2, al menos según mi opinión, y además consigue rendir homenaje a la original y al cine de los ochenta y sus disparates trepidantes para disfrute gamberro del género de aventuras y fantasía manteniendo el estilo que caracteriza las películas de su director.

Suficientemente sangrienta para no ser una farsa, es visualmente la más explícita de toda la saga, no ha hecho pacto para buscar calificación por edades más amplia, y eso es bueno, porque de ese modo, Shane Black puede soltarse la melena y hacer el tipo de entretenimiento para adultos que requiere esta saga.

Crítica de la película El último Sharknado: Ya era hora

Exclusivamente para los más fans de la saga, que la disfrutarán enormemente. El resto, el que pretenda incorporarse a la sexta y última entrega de la saga de tiburones más demencial de la historia, puede que llegue tarde, a pie cambiado y sin tener ni la más remota idea de lo que va a encontrarse. Esos, esos pocos, puede que se queden de piedra con el humor absurdo y las barbaridades que van a ver en la gran pantalla. El resto, los que llevan ya cinco películas siguiendo las andanzas de Finn Shepard, su familia y sus amigos, tendrán aquí el final de una franquicia que nos ha acompañado durante seis años cada verano, y a la que, tristemente, toca decir adiós.

No es la más fresca ni la más divertida de las seis entregas. Tampoco es la más rompedora, ni la más absurda, y eso se nota. La saga incluso con todo lo que conlleva de humor absurdo, ridículo y estúpido, sufre un agotamiento considerable y ya no daba más de sí. Es el momento de dejarla descansar o de decirle adiós para siempre. Sin pena y sin duelo, pero toca despedirse de Sharknado antes de que en alguna entrega, directamente no tengamos ganas ni de encender la tele para ver una nueva entrega. Lo que nos encontramos aquí es una buena y divertida despedida, que incluye un tema que hasta el momento no habían tratado demasiado en la saga, los viajes en el tiempo. Y vaya si los aprovecha.

Lo que en otras sagas tardan años en recorrer, o en series, aquí se lo ventilan en 90 minutos. De la época de los dinosaurios a la corte de Arturo, de allí a la revolución americana, el salvaje oeste o la California de hace unas décadas, lo que sea para llevar la aventura hacia adelante. Aunque lo de menos sea la aventura en sí, y lo importante sean las risas que producen los momentos imposibles (casi todos), el drama impostado e inverosímil escrito de la peor manera posible e interpretado a como si fuese una broma, los efectos especiales de saldo y la dirección incompetente a más no poder. Es decir, las señas de identidad de Asylum que han tenido su máximo exponente en Sharknado.

Aunque cueste decir adiós es el momento. Para que os hagáis una idea de por qué, aunque hay un cameo de Tori Spelling muy bien aprovechado, hay otro de Chris Owen (Sherminator en la saga American Pie de la que Tara Reid es parte) del que nadie se aprovecha. Nadie lo usa, como si fuese lo más normal del mundo. Un pequeño error, que muestra que no todo está en su sitio ya. Pero por el camino tenemos 90 minutos de locura absoluta, de chistes cinéfilos y seriéfilos con sal gruesa, de motosierras, de tiburones en un tornado y de no importar absolutamente nada más que hacer reír al espectador. Hay que ser muy bueno para hacerlo tan mal adrede y que funcione siempre.

Jesús Usero

Crítica de la película Alpha

Buen cine de aventuras para aguantar el calor del verano. Esa es la propuesta de Albert Hughes, la otra parte de lo Hughes Brothers que, al contrario que su hermano gemelo Allen, no había vuelto a dirigir una película de ficción desde El Libro de Eli, su última película como codirectores. Albert regresa tras las cámaras con una película basada en su propia historia, que además tiene las agallas de contar toda la historia, excepto el arranque y final del narrador, en un idioma inventado completamente ajeno al inglés, al menos en versión original, y con una trama que pretende contar el origen de la relación entre el hombre y su mejor amigo, el perro. El primer lobo domesticado a través de los ojos de Hollywood, y el resultado es más que satisfactorio.

Una tribu de cazadores que cada año viaja durante varias jornadas antes de que caigan las primeras nieves, para cazar a la gran bestia, que les sirva para sobrevivir al invierno y mantener la tribu un año más. Un padre lleva por primera vez a su hijo, el líder de la tribu y su heredero, en un viaje para convertirse en hombre que no acabará como esperan… A partir de ahí una historia de aventuras y supervivencia que sirve de relato para toda la familia, grandes y pequeños, que disfrutarán con la historia increíblemente disfrutable y de ese punto de amistad y lealtad, de descubrimiento de uno de los momentos menos conocidos de nuestra historia, pero que más alegrías ha dado a lo largo de la historia.

Cuesta imaginarse un mundo sin perros, y cuesta imaginarse en realidad cómo durante la prehistoria, comenzó esa relación, algo que la película hace, aunque por momentos recuerde por ejemplo al juego Far Cry Primal. Es una aventura emotiva y entretenidísima, con muchos momentos para el recuerdo, y con un camino a recorrer de regreso a casa lleno de complicaciones y problemas, que no deja que nos aburramos ni un solo momento. Kodi Smit-McPhee lidera la historia con esa mezcla de inocencia y descubrimiento del mundo necesaria para su personaje, que ayuda a que todo sea mucho más creíble. Y el arranque, tan interesante como el resto de la trama, con esa tribu viajando para cazar es magnífico…

De hecho es tan magnífico y toma tanta importancia que para cuando llega la trama real de la película, uno podía perfectamente quedarse con la historia inicial, sin necesidad de lobos. Es uno de los pequeños problemas de la película, remontar ese primer tercio de película tan espectacular. Y luego darle un digno final. Es cine familiar, sí, pero la historia se presta a una épica que finalmente no llega, cuando todo se resuelve demasiado deprisa y sin la carga emocional que debería. Es algo que ya pasaba en El Libro de Eli, por ejemplo. No tenía la épica que requería la historia. Finalmente es una película de aventuras clásica, arriesgada en ciertas cosas, visualmente preciosista y muy entretenida, que debería haber rematado algunas cosas de otro modo. Pero sigue siendo muy recomendable.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Crítica de la película El espía que me plantó

Un rato de evasión veraniega de perfil bajo mezcla de comedia y acción.

Quede claro desde el principio que es una especie de poco o nada sorprendente “cuento de hadas” en la misma línea y con los mismos elementos que abundaban en otras propuestas de comedia y acción que suelen aparecer por la cartelera en estas fechas veraniegas, producto muy habitual en la filmografía de Mila Kunis , por otra parte. En lo esencial es el mismo tipo de producto que nos propusieron hace dos veranos o así con Melissa McCarthy en Espías, y en su versión masculina con Ryan Reynolds en El otro guardaespaldas, aunque ambas eran algo más ambiciosas y acertadas en su resultado final, mientras que El espía que me plantó prefiere jugar más sobre seguro. Aún trabajándose el humor gamberro, sobre todo merced al personaje de Kate McKinnon, no acaba de apostar por él con tanta decisión y no la deja tan suelta y a su aire como McCarthy en Espías, además de contar con secuencias de acción menos resolutivas y espectaculares que las de El otro guardaespaldas y faltarle el nervio que a aquella aportaba el histriónico pero eficaz tío de Reynolds, Samuel L. Jackson y sobre todo Salma Hayek. Suele ocurrir por otra parte en este tipo de historias que en la turbulencia de la búsqueda de las risas fáciles se les escape construir más sólidamente personajes y situaciones, algo que impide que acaben desarrollando el verdadero potencial de sus elementos. En Espías lo mejor de la película era la interacción de Melissa McCarthy y Jason Statham. De manera que el personaje de Jude Law sobraba. En El otro guardaespaldas lo verdaderamente interesante y con potencial de disparate cómico era la asociación de Samuel L. Jackson y Salma Hayek. Y el personaje de Ryan Reynolds sobraba. Pues bien, en El espía que me plantó han tenido algo más de puntería a la hora de plantear el asunto centrándolo en el dúo Mila Kunis y Kate McKinnon. Lo que ocurre es que han equivocado la proporción y debería ser una propuesta con Kate McKinnon como protagonista y Mila Kunis como acompañante. Además le faltan más chistes como los de las “americanas estúpidas” que están ahí, y funcionan, pero no acaban de ser la verdadera materia prima del asunto, que sería lo más recomendable, porque la película parece verse obligada a desarrollar esa naturaleza como “cuento de hadas” para féminas urbanitas actuales con aspiraciones a empoderamiento pero sin sacarse de encima la dependencia del estigma de “príncipe azul” materializado por los personajes de Justin Theroux y Sam Heughan.

A pesar de todo ello, y aunque es cierto que se sostiene sobre tópicos y la fórmula, con el aditivo de algunas referencias al empoderamiento femenino que aborda más como pincelada de moda que como propuesta sólida en su argumento, lo cierto es que es coherente con sus objetivos, muy primarios: ser pasarratos veraniego más o menos aseado, aunque menos divertido de lo que pretende. Y, eso sí, transmitiéndonos la sensación de que todo lo que nos están contando ahí ya lo hemos visto antes, pero resulta moderadamente distraído, aunque en mi opinión se les ha ido un poco de metraje, y prolonga en exceso el chiste en su conjunto.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Página 1 de 3

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp