×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 12007
Nombre completo: Issur Danielovich Demsky

Nació el 9 de diciembre de 1916, Amsterdam, Nueva York (Estados Unidos) y falleció el 5 de febrero de 2020 en Los Angeles, California, Estados Unidos

Este artículo fue publicado en el número 1305 de ACCIÓN y dado que se encuentra agotado lo reproducimos para que podáis disfrutarlo.

            Siempre que me planteo hacer un repaso a la carrera de Issur Danielovitch Demsky, alias Kirk Douglas, caigo en la misma trampa: pienso en las películas que estuvo a punto de hacer, pero no ha hecho antes de pensar en las que ha llegado a realizar. Ello se debe a que la mayoría de los filmes en los que trabajó suelen ser parte imprescindible de la historia del cine, y por si les asaltan las dudas les hago un repaso rápido. El mafioso de Retorno al pasado (1947), el boxeador de El ídolo de barro (1949), el músico de jazz de El trompetista (1950), el agente de la ley enviado a llevar a un hombre a su muerte en Camino de la horca (1951), un western clásico, ejemplar, imprescindible para explicar ese cruce con el cine negro que vivió el género del lejano y salvaje Oeste en los años cincuenta, el periodista absolutamente corrupto de El gran carnaval (1951), el policía con matrimonio en crisis en Brigada 21 (1951), la primera vez que quien esto escribe vio representados en una película a los agentes de la ley estadounidenses como si fueran seres de carne y hueso, con fallos humanos… Sumen a estos títulos otros esenciales en los que Douglas encarnó mejor que cualquier otra estrella masculina de Hollywood de su misma época la imagen del antihéroe, películas como La ley de la fuerza, Río de sangre, Cautivos del mal, todas ellas rodadas en una excelente cosecha profesional en 1952, y la última, uno de los mejores retratos del cine dentro del cine. Dos años después comenzó lo que podríamos denominar el ciclo épico en la carrera de Douglas, con el personaje del héroe por excelencia, que interpretó en Europa, en una coproducción ítalo-estadounidense, Ulises (1954), abriendo paso a una serie de personajes míticos, como la encarnación del marinero de la novela de Julio Verne 20 000 leguas de viaje submarino, adaptada ese mismo año por la Disney en la película homónima, el pintor Van Gogh convertido en figura igualmente mitificada acompañado por la música de Miklós Rózsa en El loco del pelo rojo (1956), el no menos mítico Doc Holliday de Duelo de titanes (1957), Einar, el rey tuerto de los piratas del norte en Los vikingos (1958), o el gladiador rebelde que puso a la poderosa república de la antigua Roma en jaque en Espartaco (1960). Podríamos sumar a la lista un ejemplo de cine bélico donde respaldó como estrella a un joven Stanley Kubrick, Senderos de gloria (1957) y puñado de westerns esenciales que le harían buena compañía a los ya citados, como La pradera sin ley (1955), Pacto de honor (1955), El último tren de Gun Hill (1959), El último atardecer (1961) o Los valientes andan solos (1962), que el propio Douglas ha señalado siempre como su película favorita y es un buen ejemplo de western crepuscular alternativo a las visitas a dicha variante del cine de Sam Peckinpah. Incluso intentó mantener el tono épico para el cine del Oeste asociándose con otros pesos pesados del género como Richard Widmark y Robert Mitchum en Camino de Oregón (1967), con John Wayne en Ataque al carro blindado (1967), protagonizando otra vuelta de tuerca al género junto a Henry Fonda en El día de los tramposos (1970), esa divertida propuesta de mezcla de western con cine carcelario dirigida por Joseph Leo Mankiewicz. Y para confirmar que entre las principales virtudes de este actor estuvo saber elegir casi siempre proyectos interesantes podríamos acudir a su participación en una de las mejores películas sobre política de la historia del cine, Siete días de mayo (1964), historia de un golpe de estado militar en Estados Unidos, en una de las mejores películas bélicas, Senderos de gloria (1957), en un prólogo a lo que iba a ser posteriormente el cine de crimen organizado anticipándose al estreno de El padrino con Mafia (1968)…

[video] Crítica de la película Rocketman por Miguel Juan Payán y Jesús Usero

Crítica de la película Rocketman

Buena película en la fórmula de biografía musical con un Taron Egerton sobresaliente.

Soy consciente de que es demasiado pronto para pensar en en los nominados a los más celebrados galardones en la producción de este año, pero no sería nada raro que si la memoria hace su trabajo a pesar de lo lejos que pilla la temporada de premios, veamos a Taron Egerton en la lista de candidatos de premios correspondientes a 2019. Lo merece tanto por su trabajo ante las cámaras como por la inteligencia que ha aplicado al mismo y la desbordante energía con la que defiende el nada fácil encargo de dar vida a esa volcánica entidad musical que es Elton John.

La puesta en escena se alía con Egerton para aplicarle una demoledora potencia de arranque a este largometraje que recoge algunas de las mejores características de los musicales y el estilo de Alan Parker, a los que recuerda sobre todo en su primera parte, e incluye secuencias y planos tan bien construidos como el del momento en que la familia de Reginald escucha por primera vez a Elton John en el piano de la casa en el que lleva tocando desde la infancia. Con Reginald/Elton en primer plano y la madre al fondo con vestido azul y encuadrada por la puerta, esa escena es una definición mucho más perfecta de la verdadera magia de la música del protagonista que la posterior secuencia dedicada a su primer  concierto en Estados Unidos dando el mítico salto junto al piano que iba a definir el espectáculo Elton John que siempre ha acompañado al músico Elton John.

Yuli ★★★

Noviembre 30, 2018

Crítica de la película Yuli

A caballo entre el drama y el documental, termina en tierra de nadie.

Una película sobre el mundo de la danza, y sobre la danza en sí misma, narrando la vida del bailarín de ballet cubano, Carlos Acosta, que consiguió triunfar, contra todo pronóstico, en algunas de las compañías de danza más prestigiosas del mundo. Conocido con el sobrenombre de Yuli, el bailarín de orígenes humildes, vivió una odisea para llegar a ser quien es, un viaje que la directora Icíar Bollaín nos narra en forma de película, aunque a veces parezca más un documental que una película en sí misma. Una historia fascinante que no logra en todo hacernos avanzar del modo en que debería, a veces porque no sabe definir qué quiere ser realmente.

Crítica de la película La Favorita

Una película que no dejará a nadie indiferente.

Simplemente brillante. He leído en varios medios internacionales que se trata de la película más accesible de su director, Yorgos Lanthimos, un creador que nos ha sorprendido siempre para bien, con películas tan magistrales como Langosta, El Sacrificio de un Ciervo Sagrado, Canino o Alps. Y es cierto que es mucho más accesible para el público menos acostumbrado a su cine, pero eso no significa que sea una película simple, o que no tenga toda la fuerza de sus películas anteriores. Simplemente la historia, en esta ocasión, parece ser más sencilla. Con especial énfasis en esa palabra. Parece. Nada nos tiene preparados para el viaje al que nos somete el director, para su torbellino de emociones, pasiones y luchas de poder.

El Rey Proscrito ★★★

Noviembre 15, 2018

Crítica de la película El Rey Proscrito

Drama histórico de la mano de Netflix con Chris Pine al frente del reparto. Una película que en otro tiempo hubiese sido un perfecto estreno para el cine, pero que últimamente parece no ser del agrado del gran público, que en muy pocas ocasiones se atreve a ir al cine para ver una película de caballeros, espadas, luchas de poder, historia e incluso sacrificio… La película podría ser considerada una secuela en historia y espíritu de Breveheart, y no es broma. David Mackenzie continua la trama casi donde acaba la película que dirigió y protagonizó Mel Gibson. La historia de El Rey Proscrito empieza poco antes de que William Wallace sea capturado y ajusticiado. Pero poco después de ella es cuando llega lo realmente importante, la revolución del rey Robert Bruce.

Anunciado por Fox en 2016, el estado del biopic de Stan Lee es incierto tras el fallecimiento del guionista de cómics.

El pasado lunes fue un día terrible para los aficionados a los cómics y al cine. Stan Lee, padre del cómic moderno, responsable en gran medida del auge de Marvel en los 60, fallecía a los 95 años de edad. Ahora algunos se preguntan si veremos algún día el biopic, anunciado por The Hollywood Reporter en 2016, cuando lanzó la noticia de que Fox se había hecho con los derechos del biopic de Lee, que no se centraría en sus inicios en los 60 como creador de cómics, sino ya en los 70, en Los Angeles, cuando se mudó allí para intentar llevar a sus personajes al cine y la tv.

Crítica de la película El Fotógrafo de Mauthausen de Mario Casas  

Un pedazo de la historia que no debe ser olvidado, brillantemente reflejado en la pantalla. El Fotógrafo de Mauthausen revisa la vida de los españoles encerrados en el campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, sometidos a trabajos forzados, ocultos al mundo exterior que vivía ajeno a su sufrimiento (y del resto de habitantes del campo) y asesinados continuamente por los nazis. Una historia similar a la que vivieron los judíos durante la guerra, pero que en esta ocasión nos toca un poquito más cerca. Combatientes, exiliados, capturados… la terrorífica historia de este campo de concentración y trabajos forzados fue expuesta por un fotógrafo, Francesc Boix, personaje interpretado por Mario Casas en la nueva película de Mar Targarona.

Colette ★★★★

Octubre 12, 2018

Crítica de la película Colette

Wash Westmoreland aprovecha una excelente ambientación histórica de la bohemia literaria parisina de finales del XIX y principios del XX, para encauzar este esmerado biopic sobre la vida de Sidonie-Gabrielle Colette.

La capital de Francia era una ciudad en continua ebullición a finales del siglo XIX y principios del XX. En sus calles se daban cita los escritores, los pintores, los escultores, los poetas, los dramaturgos y los creadores llamados a liderar las vanguardias de una época prodigiosa desde el punto de vista del arte. Dentro de semejante ola de talento, Colette supo entusiasmar a las masas, con sus historias de la pequeña Claudine y su despertar a la vida y a los placeres.

Crítica de la película Infiltrado en el KKKLAN

Spike Lee mantiene su estilo visual y escénico en esta cinta de alto compromiso social, en la que retrata las entrañas de una organización tan discriminatoria como la del Ku Klux Klan.

Unas imágenes de Lo que el viento se llevó, donde Scarlett O’Hara pasea por una estación de tren entre los heridos del ejército de los grises, sirve al cineasta de Malcolm X para encauzar el relato de su nueva obra. Una película que pronto cobra cuerpo de denuncia, ante las declaraciones en primer plano de un violento Alec Baldwin; en la piel del supremacista Dr. Kenneth Beauregard.

Página 1 de 2