Entre turrones, piezas de mazapán, mantecados y peladillas; la plataforma Amazon Prime Video transforma su pantalla en un figurado disfraz de Papá Noel, dispuesta a animar los villancicos con una selección de títulos realmente entretenidos.

El plato fuerte de la batería de ofertas se encuentra en el apartado de televisión, donde los responsables de Amazon Prime Video han recopilado los episodios navideños de un puñado de conocidas series, que han acompañado a miles de espectadores a lo largo de los años. Dentro de ese ejercicio nostálgico de naturaleza memorística, destaca la recuperación de la mítica obra titulada The Office, en su versión estadounidense. Esta producción, creada por Greg Daniels, Ricky Gervais y Stephen Merchat sobre una oficina realmente neurótica, se prolongó durante nueve temporadas y 188 episodios, emitidos entre 2005 y 2013. Surrealista y regada con un espíritu desenfadado y contagioso, esta adaptación a la idiosincrasia de los habitantes de la nación de las barras y estrellas montada a partir de la original producción del canal BBC, contó con actores de la talla de John Krasinski (Jack Ryan), Rainn Wilson (Megalodón), Jenna Fischer (Carta blanca) y Steve Carell (Virgen a los 40).

Maktub ***

Diciembre 16, 2011


Comedia familiar para todos los públicos con trasfondo social e ideal para las navidades. O al menos para aquellos que aún tengan algo de sentimiento navideño y no hayan perdido toda la fe en el ser humano. Porque Maktub es una de esas películas que animan a tener algo de esperanza con una sonrisa, empeñadas en animarnos en estas fiestas, el espíritu navideño y demás zarandajas. Primero, teniendo en cuenta la que está cayendo, no creo que un mensaje positivo sea malo en absoluto. Segundo, la película lo plantea con honestidad. Nunca niega lo que es ni trata de irse por las ramas o perderse engañando al espectador en busca de la lágrima fácil.

Dicho esto, la historia de esta familia rota que se cruza en el camino de un joven con cáncer, por azares del destino (el Maktub del título, lo que está escrito, nunca deja de tener presencia en pantalla), está basada en hechos reales y trata de ser una película que simpatice con esos enfermos desde el lado de la comedia, no del drama sensiblero. Comedia simpática. Eso sí, con su punto de emotividad. Con todo esto no es 50/50, la excelente película protagonizada por Joseph Gordon Levitt que aquí todavía no se ha estrenado. No tiene cinismo, ni amargura. Es más de andar por casa, más cercana.

Lo peor de Maktub son sus televisivos, desdibujados y perdidos primeros minutos de rodaje, cuando a la película le cuesta arrancar como si aún llevase el freno de mano puesto. Da miedo en esos primeros compases. Hasta que llega el hospital y logra lanzarse por fin. Porque si esa factura televisiva no se pierde nunca, se olvida merced a la simpatía del guión y a los actores. Empezando por ese trío capaz de levantar casi cualquier guión que son Diego Peretti, Aitana Sánchez Gijón y Goya Toledo. Se beben sus personajes y hasta de los tópicos sacan petróleo. Le sumamos un joven Andoni Hernández que llena de vida su papel, o presencias tan interesantes como Enrique Villén, Amparó Baró, Mariví Bilbao, Rosa María Sardá o Jorge García y llenan la pantalla de personajes a cada cual más friki que el anterior (la relación entre Bilbao y Baró no tiene precio).

Maktub es una obra que intenta heredar la esencia del cine de Frank Capra para alegrarnos y emocionarnos un poco las fiestas. Y pese a sus defectos, lo logra. Lo logra porque es divertida y te hace soltar más de una carcajada merced a sus personajes y sus salidas de tono. Carcajadas blancas, eso sí. Porque aquí hasta una historia de infidelidad está salvada para todos los públicos. Es una historia de amor y redención. De cómo la gente que nos rodea y a la que ni hacemos caso puede cambiar nuestras vidas. Del destino y lo importante que es no rendirse, incluso ante una enfermedad terminal. Porque todo acaba girando en torno a eso. Se va de las manos el metraje y algo la sensiblería. Pero sigue siendo una película honesta y bastante disfrutable en familia.

Jesús Usero.