×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 62

La secuencia del gunbarrel, o lo que es lo mismo, cuando Bond dispara a la cámara en el principio de cada película es duda de donde lo veríamos en Sin tiempo para morir.

Algo que han aprovechado en esta etapa Craig es para hacer experimentos, tal vez buscando la aprobación del público o simplemente para el placer de los productores, y con el famoso gunbarrel, otra de las imágenes que todos tenemos en la mente que definen al agente ingles tampoco es un excepción

Y es que como vemos  en el tráiler de la próxima película de James Bond, Sin tiempo para morir, nos muestran una secuencia en medio de la película. Aunque no sabemos si esa escena tiene lugar en mitad del filme o al final, podemos ver a Bond como hace el mismo movimiento que en anteriores entregas. De ser ese el elegido por Fukunoga para ponerlo en el resultado final quizá no tendríamos esa escena al principio de la película. Por un lado tiene todo el sentido porque la historia transcurre con Bond fuera del servicio secreto británico y tal vez sirva como una muestra del regreso al MI en algún momento de la cinta.

Johnny Marr se unirá a Hans Zimmer para poner su guitarra al servicio de 'Sin tiempo para morir', la nueva película de James Bond que se estrenará en abril.

Una semana  llena de noticias para la nueva entrega de James Bond. Si a principios de esta semana Hans Zimmer confirmaba su participación en el nuevo proyecto de Eon Productions, seguíamos unos días después con la noticia de  la joven  Billie Eilish para interpretar  y componer la canción principal  y quizá alguna sorpresa mas. Acabamos la semana con otra noticia referente a la música que acompañará a la película número 25 de la franquicia. Aunque no ha revelado cual será su función en el proyecto , todo apunta a que Johny Marr, quien fuera componente del grupo de los años 80¨The Smiths¨, estaría trabajando  junto a Zimmer en una nueva versión del  James Bond theme.  ¿Será capaz de mejorar las versiones anteriores como la de David Arnold?.

 

Si por algo se ha caracterizado Sin tiempo para morir es por ser la ausencia casi total de noticias oficiales por parte de los productores Michael G. Wilson y Barbara Broccoli.

Quizá por temor a que pudiera haber filtraciones como pasó con la anterior entrega Spectre. Es bien sabido que Eon Productions tiene fama de controlar todo en sus producciones, pero hemos de reconocer que con la próxima entrega del agente con licencia para matar nos han tenido totalmente ajenos, tan solo alguna foto que el director Cary Fukunoga compartía en sus redes sociales. Ante la falta de noticias oficiales por parte de la productora la prensa amarillista británica ha fomentado varios rumores y noticias falsas o no.

La noticia de la vuelta de Craig la dio el propio actor en el programa de Stephen Colvert, ¨The last show¨. Lo mismo hizo Danny Boyle, primer director de esta película, en una entrevista para una revista británica.

Tras el abandono de este director que justificaron como ¨Diferencias creativas¨ esta prensa diría que el director quería matar a Bond los cual los productores y el propio Craig no le dejaron.

 

De ser verdad esta noticia, Daniel Craig tendría el record en sus películas Bond como la película con mayor duración y la mas breve.

Hace unos días la web Universal Pictures en su delegación rusa, distribuidora de las películas de James Bond, nos sorprendía anunciando una sinopsis de la próxima aventura de Sin tiempo para morir la nueva película de James Bond. Lo que también colgaron tal vez por error, fue la duración de esta entrega. Aunque fue retirado al poco tiempo de su web hemos conseguido unas imágenes que dejan constancia a lo que nos estamos refiriendo. En estas capturas se pueden leer que la película tendría una duración de de 174 minutos y solo se ha podido ver en la web de la distribuidora en Rusia. Los seguidores de Bond han acogido con entusiasmo este rumor que repetimos, solo se ha visto en Universal Pictures Rusia.

 

El popular compositor reemplaza a Dan Romer, quien dejó la producción hace un mes por diferencias creativas.

No ha sido fácil llegar a Sin Tiempo para Morir, presumiblemente la última película de James Bond con Daniel Craig en el papel protagonista. Primero no sabíamos quién sería Bond, ya que Craig no parecía con ganas de repetir. Luego perdimos al director previsto inicialmente, Danny Boyle. Se tuvo que retrasar el rodaje y estreno con la llegada de Cary Fukanaga y hace un mes se despidió al músico, Dan Romer, por diferencias creativas. Romer es el compositor de Maniac y Beasts of no nation, ambas de Fukunaga, pero a la productora de Bond, Eon Productions, no les ha gustado el trabajo del compositor y le despidieron.

 

El reparto de Bond 25 sigue creciendo según se acerca el inicio de rodaje y parece que Rami Malek podría ser el villano de la película.

No hay nada confirmado ni es oficial, como ha sucedido recientemente con el regreso de Lea Seydoux en su papel de Madeleine Swann, pero parece que fuentes internas han confirmado que los productores y el director de la película, Cary Fukunaga, quieren a Malek como el gran villano de la película, que podría seguramente ser la última de Daniel Craig en el papel.

Michael Jackson quería ser la gran estrella de una película de acción

De un “Thriller” de terror musical a un thriller de espías. Ese era el deseo del Rey del Pop, recogido en el libro de memorias publicado por el popular representante de artistas Michael Ovitz, en el que cuenta que Jackson, lejos de conformarse con ser la gran estrella musical de los 80 con éxitos como Beat It o Billie Jean, también quería ponerse un esmoquin, conducir el famoso Aston Martin y formar parte del MI6.

Entrega 25 de la saga, que volverá a contar con Daniel Craig como protagonista y que, por supuesto, cuenta con Barbara Broccoli y Michael G. Winslow como productores. Y ahora con Cary Fukunaga como director. En un anuncio que se ha hecho oficial hace unas horas, los productores, entre los que se incluye el propio Craig, han comunicado que Fukunaga es el director elegido para ponerse al frente de la película, convirtiéndose así en el primer director americano de la saga.

Skyfall ★★★★

Octubre 25, 2012

Crítica de la película Skyfall

Skyfall, el mejor Bond de Daniel Craig, Bardem mejor villano de toda la saga. Un reebot del reebot que fue Casino Royale.

Muerte y resurrección. Ese es tema central que aborda la tercera entrega de Daniel Craig como James Bond, completando una trilogía, poniendo fin a un ciclo, haciendo un original y complejo ejercicio de reboot del reboot. Me explico: Casino Royale era ya un reboot o relanzamiento del personaje de 007. Y ahora esta película no sólo le pone punto final a ese relanzamiento, sino que plantea un nuevo punto de partida para el personaje, configurándose como un fin de ciclo para la reescritura de las aventuras del agente con licencia para matar.

De ahí que la película pueda dividirse fácilmente en dos partes bien diferenciadas y que se complementan. En la primera, desde el trepidante principio de persecución hasta el encuentro de Bond con el villano interpretado por Javier Bardem, tenemos la historia habitual de 007 en la era Daniel Craig: persecuciones, acción tajante y resolutiva, peleas cuerpo a cuerpo que transmiten brutalidad, chicas bond con las que acostarse, y el resto de los condimentos de esa mezcla de cine de aventuras e intriga que siempre ha caracterizado el periplo cinematográfico del personaje. Incluso hay viaje exótico a Shangai, Macao, etcétera. Propio de la saga. Pero a partir del momento en que Bardem, que no aparece en esa primera parte, hace acto de presencia, la película inicia su giro hacia algo distinto con un tono claramente más siniestro y más serio en el que no habrá lugar ya sólo para la aventura. La entrada en ese otro territorio narrativo, que no es habitual en la saga de 007, en el que no hay ya chicas Bond sino una historia de “madre-hijo” muy interesante entre el agente y su superior, M (Judi Dench) se produce tras la secuencia en la que se da resolución a una de las “chicas Bond” de esta entrega poniéndole sobre la cabeza un vaso de whisky… Se cumple así con una seña de identidad de toda la saga cinematográfica del agente con licencia para matar, y al mismo tiempo se abre la puerta a otra cosa. Dicho sea de paso, la manera en que Bond repasa la vida de la chica en un monólogo que es un flashback verbal para presentarnos ese personaje femenino en tiempo récord y con la máxima economía de metraje y medios narrativos, plano contra plano, es una lección de buen uso de los recursos del guión.

La primera secuencia del villano interpretado por Bardem en el cuartel general del MI6, además de hacerse eco astutamente del estilo de algunas de las producciones que han marcado el género de espionaje en la ficción en los últimos años en series como Alias o Nikita, culmina con una transformación física posible, no fantástica, y precisamente por ello mucho más terrorífica, del antagonista, completando la presentación del mismo con unos tonos que recuerdan tanto a Hannibal Lecter como al Joker de El caballero oscuro, película con la cual Skyfall tiene mucho en común por su ritmo de narración y giros constantes en los puntos de agotamiento de la narración capaces de renovar la misma y mantener impecablemente el interés del espectador en los momentos clave. No es casualidad que este cambio de tono se produzca en Londres, en lugar de en una localización más exótica y lejana, y que uno de sus puntos álgidos sea una persecución en el metro de la capital británica que es una especie de versión 007 de la persecución que propusiera William Friedkin para The French Connection. Más tarde la película nos reserva aún una nueva sorpresa, pasando de esa clave de cine de acción urbanita a un planteamiento de western en Escocia con el que el arco argumental camina hacia su desenlace, y llegando a unas escenas en el páramo que enlazan directamente con las propuestas visuales de los títulos de crédito iniciales con la canción de Adele, que se cuentan entre los mejores de toda la serie Bond. Las secuencias en el páramo iluminado por las llamas son la materialización de la promesa de viaje al inframundo del protagonista que ya estaba en dichos títulos de crédito y constituyen un ejemplo perfecto de la cuidadosa y estilizada resolución visual y propuesta estética que acompaña a 007 en esta aventura y brilla especialmente en otras secuencias que parecen estallar visualmente para contrastar con los tonos más realistas del resto del relato, como la pelea cuerpo a cuerpo en Shangai, con las siluetas recortándose en el anuncio luminoso de neón, o esa isla abandonada en la que habita el villano, una especie de Chernóbil en el lejano oriente, entorno monumental que recuerda también las creaciones oníricas del desenlace de origen y de algún modo rinde homenaje a la isla de Scaramanga, el villano de El hombre de la pistola de oro. Eso me lleva a destacar que los guiños de homenaje al pasado del personaje a través de objetos y referencias varias a otras entregas de la serie muestran también la elegancia y la estilización de esta entrega que celebra el 50 aniversario de James Bond, sin entorpecer la narración, antes al contrario: sirven como oportuno refuerzo de la misma. La pistola Walter PPK, el Martini agitado, la Beretta, el Aston Martin, la señorita Moneypenny… son ecos de otras entregas, pero al mismo tiempo reafirman esa declaración de principios a favor de la supervivencia del personaje de Bond como icono de la cultura popular y el cine de acción, así como de la propia saga. Es una declaración de principios que puede resumirse en una frase de guión: “perro viejo, trucos nuevos”, pero también está en ese guiño al pasado estableciendo los cuarteles del MI6 en el que fuera cuartel general de Winston Churchill durante la Segunda Guerra Mundial, en el poema de Tennyson que recita M en la vista sobre su competencia como directora del MI6 y también, por qué no, en esa figura de perro bulldog con la bandera británica que adorna la mesa de la jefa de 007 y contiene un mensaje final muy claro para el agente. Todo ello alude a otro elemento esencial de esta nueva entrega de la saga de 007 junto a la muerte y la resurrección: la memoria.

O lo que es lo mismo: muerte y resurrección de Bond, reboot del reboot.

He dejado para el final un rotundo aplauso y una advertencia.

El aplauso es para Javier Bardem, que con todos mis respetos para quienes le han precedido en el azaroso empeño de ser un villano de la serie Bond, ha puesto el listón muy alto en este terreno. Tan alto que me atrevo a calificarle como el mejor villano de toda la serie. Es difícil encontrar los matices que Bardem le ha dado a este tipo de personaje con tendencia a caer en el tópico y la fórmula en otros antagonistas anteriores de la saga, no obstante haber contado ésta con notables actores dedicados a esta parcela. Lo que ocurre es que Bardem vuelve a demostrar y lucir su curiosa mezcla de arrollador talento, pura animalidad cinematográfica liberada que no entiende de tópicos y fórmulas y vuelve a desarrollar un trabajo de todoterreno muy complejo, aunque él lo haga fluir con una aparente facilidad de fluidos gestos e indicaciones mínimas, pequeños detalles en situaciones aparentemente tan convencionales y tópicas como lanzar una granada dentro de un edificio.

Jamás tuvo James Bond enfrente un villano más competente e inquietante que éste.

El aviso está relacionado también con el papel de Bardem: hay que ver la película en versión original para apreciar el trabajo del actor. Yo la he visto así en el pase de prensa. Desconozco qué va a ocurrir con la voz de Bardem en la copia doblada al castellano, pero aviso que si es la misma del tráiler, no tiene nada que ver con el original. Así que no se dejen guiar por ese tráiler.

En conclusión: una entrega de cinco estrellas en el seno de la saga de 007.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Entrevistas con Naomie Harris y Beredice Marlohe que nos hablan de su papel en 007 Skyfall

Página 2 de 2