El actor que se puso en la piel del legendario villano de Star Wars en la trilogía original, ha fallecido a los 85 años de edad, tras una vida muy ligada a la saga galáctica.

      Si la carrera de David Prowse no les suena demasiado, es porque casi siempre estuvo ligada a Star Wars. A pesar de que trabajó en sus inicios en innumerables series y producciones de televisión y en varias películas, muchas veces su figura quedaba disfrazada como monstruo o similar, como sucedió en Casino Royale o Frankenstein y el monstruo del infierno. Sus imponentes casi dos metros de altura y su físico cultivado desde niño que le había hecho rival y amigo de figuras como Lou Ferrigno o Arnold Schwarzenegger, le llevaron a esos papeles, aunque su presencia en La Naranja Mecánica no será olvidada fácilmente. Pero pese a todo ese trabajo previo, todo cambió el día que se puso el casco del legendario Darth Vader por primera vez, y desde entonces, fue él para siempre.

Con el enorme éxito del Episodio VII todavía en el bolsillo, Disney está terminando de preparar el primer spin off cinematográfico de la franquicia, Rogue One, mientras aclara la situación para ponerse a rodar lo antes posible el Episodio VIII, algo que no va a ser fácil. Por el camino nos llegan detalles sobre Rogue One que seguro ponen los dientes largos a más de uno. Como siempre en este tipo de información, si quieren ser sorprendidos, por favor, dejen de leer. Rogue One contará la historia del grupo de rebeldes que consiguieron robar los planos de la primera Estrella de la Muerte, y parece ser que veremos a Darth Vader en acción. Según cuenta Making Star Wars, será un Vader incluso más violento y peligroso de lo que ya era, y si se confirma la noticia, será algo digno de verse en una pantalla de cine, la verdad.