El actor que se puso en la piel del legendario villano de Star Wars en la trilogía original, ha fallecido a los 85 años de edad, tras una vida muy ligada a la saga galáctica.

      Si la carrera de David Prowse no les suena demasiado, es porque casi siempre estuvo ligada a Star Wars. A pesar de que trabajó en sus inicios en innumerables series y producciones de televisión y en varias películas, muchas veces su figura quedaba disfrazada como monstruo o similar, como sucedió en Casino Royale o Frankenstein y el monstruo del infierno. Sus imponentes casi dos metros de altura y su físico cultivado desde niño que le había hecho rival y amigo de figuras como Lou Ferrigno o Arnold Schwarzenegger, le llevaron a esos papeles, aunque su presencia en La Naranja Mecánica no será olvidada fácilmente. Pero pese a todo ese trabajo previo, todo cambió el día que se puso el casco del legendario Darth Vader por primera vez, y desde entonces, fue él para siempre.