El actor ha hablado de las diferencias y similitudes entre los reinos de ficción de Wakanda y Zamunda, que regresará al cine dentro de un año.

Navidades de 2020 es la fecha elegida para estrenar la secuela de Coming to America, llamada Coming 2 America, y que aquí titulamos El Príncipe de Zamunda. Con un gran reparto liderado por Murphy y Arsenio Hall, la película fue uno de los grandes éxitos de Murphy en los 80 y ahora regresa con una secuela que además va a estar reforzada por la gran acogida de Yo soy Dolemite, la película que Murphy ha producido y protagonizado en Netflix. Pero si recordamos El Príncipe de Zamunda, se ambientaba inicialmente, antes de trasladarse a Nueva York, en el reino de Zamunda, una sociedad avanzada y poderosa en el corazón de África.

Paramount ha vendido los derechos de la cuarta entrega de Beverly Hills Cop protagonizada por Eddie Murphy a Netflix, que mantiene a Jerry Bruckheimer como productor.

No es un movimiento extraño si tenemos en cuenta que Paramount ya ha vendido los derechos de varias películas a Netflix para su estreno, como pasó con la tercera entrega de Cloverfield o el estreno internacional de Aniquilación. Además venimos de una racha de secuelas anticipadas de franquicias bien establecidas que han fracasado estrepitosamente en la taquilla, como Men in Black International o Terminator: Destino Oscuro. Tras el reciente estreno en Netflix con éxito de la última y excelente película de Eddie Murphy, Dolemite is my Name, no parece una mala apuesta que la película llegue a Netflix.

Craig Brewer confirmado como el director de la secuela a la comedia de Eddie Murphy, El Príncipe de Zamunda.

Coming to America 2, o El príncipe de Zamunda 2 como se la conoce en España, ya es una realidad. Desde su estreno en 1988 con Eddie Murphy y Arsenio Hall en los papeles principales, la comedia fue un enorme éxito en todo el mundo y los fans llevaban 30 años pidiendo una secuela, algo que Paramount les ha concedido.

Llevamos mucho tiempo sin tener noticias de Eddie Murphy, desde que intentase sin éxito llevar su personaje de Axel Foley a tv con una serie que no pasó del piloto, y desde el estreno de la pequeña película Mr.Church en 2016. Ahora tiene muchos proyectos en marcha, entre ellos la secuela de Los Gemelos Golpean 2 veces, donde le veremos como el tercero en discordia, o Dolemite is my name, biopic que promete mucho.

Un Golpe de Altura ★★

Noviembre 06, 2011



Crítica de la película Un Golpe de Altura

Una blandita comedia la que ha unido a dos de los más importantes actores del género de las últimas tres décadas, Ben Stiller y Eddie Murphy. Blandita, más que nada, porque partía de una historia que podía haber dado mucho más juego tal y como está el patio, pero que los responsables han dejado pasar para centrarse en las “peculiaridades” de los personajes, en sus limitados frikismos, tratando de que ellos lleven el humor a la película, sin darse cuenta de que el humor está en la situación límite que lleva a estos personajes a hacer lo que hacen.

La historia de un grupo de currantes que pierden todos sus ahorros cuando la persona en la que confiaron, un tiburón de Wall Street, se descubre como un timador que ha malversado fondos durante años y lo ha perdido todo. Trabajadores en el edificio donde el villano vive, la extrema situación les lleva a intentar un robo a lo Ocean’s Eleven para recuperar lo que es suyo, contando con la experiencia de un ladrón de la calle. Como he dicho antes, esa historia, tal y como está el patio, daba mucho pie a una película sobre las diferencias entre ricos y pobres que se han ampliado en los últimos años, para ser un poco más ácida, tener más mala uva y plantar cara a los poderosos con algo de ingenio.

Resulta que, al final, quienes hacen la película son también del grupo de poderosos y prefieren no hacer sangre en la herida abierta ni forzar la situación, buscando siempre salidas (o casi siempre, el intento de suicidio es un punto dramático interesante), que tiren por el camino de un reparto plagado de rostros muy populares y con mucho talento, antes de por el de la historia, bastante sencillita.

Tampoco es que fuese imprescindible hacer la comedia del siglo, pero la mala baba siempre le sienta bien a la comedia, y su ausencia se nota. Además si hubiesen optado por convertir esa ausencia de mala leche en un humor igualmente efectivo ni se notaría, pero resulta que la película adolece de humor en muchas partes del relato, dejando todo en una película sobre un robo aseada, decente, pero con pocas risas, menos de las prometidas. Para ser una comedia es menos divertida de lo que debería y tarda demasiado en entrar en faena. Cuando la película funciona de verdad es cuando se prepara y ejecuta el robo, algo que queda lastrado por un primer acto demasiado largo.

Y con todo la película nunca llega a aburrir. Es simpática, pero poco más. Creí que nunca iba a decir esto, pero se echa en falta más tiempo en pantalla de Eddie Murphy, que sabe hacerse el rey de la función con lo poco que le dan, mientras los demás, por talento o galones (caso de Alan Alda o Matthew Broderick, por poner sólo dos ejemplos) sacan adelante la película sin despeinarse.

Pero siempre queda la sensación de que podía haber sido una película mucho más divertida.

Jesús Usero

{youtube}icnFy4P8nm4{/youtube}