Dune ★★★★★ review

Septiembre 09, 2021

Dune review

One of the best movies of the year.

         Denis Villeneuve continues in his ascending career within the science fiction genre and after two gems like Blade Runner 2049 and The Arrival, now he changes the pace and style in his third genre film to make an epic adventure story with traces of political drama and many details that will bring us memories of the best works of the genre, even if it is a film that is actually incomplete because it is only the first part of a much bigger story that I hope we will see made soon. With this work, the Canadian director approaches classic adventure films such as Lawrence of Arabia, but adding not only science fiction but also the know-how of his own habilities behind the cameras. A truly almost flawless work and a stunning film.

Crítica de la película Dune

Una de las mejores películas del año.

         Denis Villeneuve sigue en su línea ascendente dentro del campo de la ciencia ficción y tras dos joyas como Blade Runner 2049 y La Llegada, ahora cambia de tercio para hacer un relato de aventuras épico con tintes de drama político y muchos detalles que nos traerán recuerdos de las mejores obras del género, aunque sea una película que en realidad está incompleta porque sólo es la primera parte de una historia mucho mayor que ojalá veamos realizada pronto. El director canadiense se acerca con esta obra a relatos clásicos del cine de aventuras como Lawrence de Arabia, pero añadiendo no sólo la ciencia ficción sino el saber hacer de su propia cosecha detrás de las cámaras. Un trabajo verdaderamente impecable y una película deslumbrante.

Crítica de la película Dune

Una joya de la ciencia ficción. Ejemplar traducción de la novela original.

         No era fácil, pero Villeneuve lo ha hecho. No defrauda. Ha vuelto a dar en el blanco y además en total coherencia con sus intereses como autor, su manera de entender el cine, el resto de su obra, sus temas y sin dar un paso atrás en autoría para entregarse al blockbuster fácil.

         Villeneuve ha hecho aquí con la novela de Frank Herbert lo mismo que hiciera en su momento Christopher Nolan con la mitología y el universo de ficción de Batman en El caballero oscuro: respetando la fidelidad debida al original, hace suya la historia, la integra plenamente en las corrientes e intereses creativos desarrollados hasta el momento en su filmografía, quita lo que hay que quitar para ello, resume aquí, aplaza la aparición de un personaje allá (sin hacer Spoiler: si echáis de menos a alguien entre los antagonistas, tranquilos: aparecerá en la segunda entrega), retira personajes y capítulos de la novela que no son necesarios para su visión de la historia, incorpora una apertura que redirige, o mejor dicho, anticipa el interés por el personaje de Chani, y en definitiva proporciona una visión espectacular de la novela de Herbert en su traducción al cine creando una joya de la ciencia ficción en la pantalla grande.

Los actores darán vida a Francis Ford Coppola y Robert Evans en el proyecto que dirigirá para el cine Barry Levinson, y que se centrará en el proceso de hacer El Padrino, Francis & The Godfather.

      Hace sólo unas semanas se anunciaba que el servicio de streaming Paramount +, anteriormente conocido como CBS All Access, preparaba una serie de televisión, o miniserie, que aprovecharía para narrar lo que sucedió entre bastidores de la creación de una de las películas más legendarias de la historia del cine, El Padrino de Francis Ford Coppola, producida por Robert Evans y basada en la novela de Mario Puzo. Una historia apasionante, una lucha de poderes detrás de las cámaras cuyo resultado fue, inesperadamente, una obra maestra como El Padrino, seguida de dos secuelas, una de ellas tan buena o más que la original.

El actor ha declarado recientemente que la saga de los Skywalker termina por completo con la novena entrega, y que la última entrega dejará satisfechos a los fans.

No sé hasta qué punto lo que dice el actor tiene sentido más allá de confirmar lo que se dejó ver en el anuncio de prensa del Episodio IX, que recordemos no tiene título oficial todavía, que indicaba que esta novena entrega sería el final de la saga Skywalker. Lo cual hasta cierto punto tiene sentido. Porque ya hemos visto fallecer a muchos miembros de la familia en entregas anteriores y a lo largo de ocho películas, y sabemos que toca despedirse de Carrie Fisher y la princesa Leia porque la actriz, tristemente desapareció. Es lógico pensar que gran parte de la historia iniciada con Anakin Skywalker llegue a su fin en el Episodio IX.

La película de Denis Villeneuve, Dune, incluye en su reparto al actor español Javier Bardem.

No sabemos mucho de cómo será Dune de Denis Villeneuve, hasta el punto de que ni siquiera sabemos cuándo se estrenará la película o películas si finalmente son dos entregas. Lo poco que sabemos es que el director planea hacer un Star Wars para adultos en sus propias palabras, y que cuenta con un reparto cada vez más y más interesante.

La adaptación de la novela Dune, que lleva a cabo Denis Villeneuve, busca incorporar al actor Oscar Isaac a su reparto en breve.

Aunque a veces parece no avanzar, la adaptación de Dune que lleva a cabo Danis Villeneuve sigue adelante de la mano de Legendary pictures, con un reparto en el que ya se cuentan Timothée Chalamet como Paul Atreides, protagonista de la historia, Rebecca Ferguson, Stellan Skarsgard, Charlotte Rampling o Dave Bautista y al que en breve podría sumarse Oscar Isaac.

La promesa ***

Mayo 30, 2017
Intento irregular de retomar la clave de la épica histórica estilo Doctor Zhivago.

La idea es buena. El tema merece la pena. El asunto histórico en el que se basa debe ser divulgado y recordado. Hablamos del genocidio armenio. Pero la película parece empeñada en seguirle la pista a los grandes frescos históricos cubiertos de épica del cine de superproducción de los años sesenta, Éxodo (Otto Preminger, 1960), Doctor Zhivago (David Lean, 1965), y el problema con el que tropieza en primer lugar es que no tiene a un Preminger o a un Lean detrás de la cámara, de lo cual se resiente notablemente por una especie de divorcio entre las expectativas del productor y la manera en que el director entiende que debe contar su trama. Creo que Terry George consiguió su mejor trabajo con la incuestionable Hotel Rwanda (2004), donde ya abordó de algún modo un tema similar al del genocidio que le ocupa ahora en esta otra producción. Pero lo que allí resultaba próximo, cercano, conformando un fresco de terror cotidiano y posible, se convierte en algo más envarado, un poco acartonado, más de otra época, en la línea de las dos películas que he citado y que me resultan interesantes como referentes o pistas para aclarar mejor al lector por dónde van los tiros en La promesa.