El actor y cineasta Sylvester Stallone ha completado ya su prometido director's cut de una de las entregas más queridas de la saga Rocky.

      Rocky IV es, junto con al entrega inicial, seguramente la mas querida y popular de todas las películas de la saga Rocky. En ella tuvimos algunos de los momentos más icónicos de la franquicia y sus diversos momentos dramáticos han sido el punto de arranque de la saga Creed, concluyendo con el regreso de Ivan Drago, el personaje de Dolph Lundgren en Creed 2. Desde hace meses, Sylvester Stallone (quien no solo protagonizó la película sino que también la dirigió) llevaba anunciando que trabajaba en un montaje del director que daría una nueva perspectiva sobre la película a los fans, y que puliría el resultado de aquella mítica película. Ahora el propio Stallone confirma que ese nuevo montaje está terminado.

El cineasta y actor ha aprovechado las redes sociales para anunciar que están a punto de concluir el esperado montaje de la película Rocky IV en el que lleva trabajando mucho tiempo.

      Cualquier fan de la saga Rocky, o casi cualquiera por no generalizar, te dirá que la primera entrega es la mejor de la saga, posiblemente la favorita de casi todos también. Pero si preguntamos por la más popular o la favorita de todos, muchos colocarán entre lo más alto Rocky IV, que quizá no fuese una película brillante y que tenía muchos problemas de guión, con algunos detalles que, como poco, te hacían sonreír. Pero pese a ello su épico combate final, el villano compuesto por Dolph Lundgren y la época misma en la que la película se lanzó, la convirtieron en legendaria. De nuevo una de las más queridas y de más éxito de la franquicia completa. Seguramente por eso Stallone le está dando un trato especial.

El actor ha aprovechado el día de Acción de Gracias que se celebró ayer en Estados Unidos, para dar las gracias a su personaje más conocido y explicar los motivos por los que siente tanta gratitud.

      No todo el mundo está contento con su trabajo en el pasado. Todos sabemos que hay actores y actrices que alcanzan la popularidad con un papel, un personaje, que se convierte en leyenda del cine, y luego cuando su carrera avanza no hacen más que intentar olvidarse del mismo, apartarse de él o incluso despreciarlo. Es una opción y es hasta lógico cuando uno no hace más que ser relacionado con un personaje icónico. Acaba cansándose. Pero otros deciden abrazarlo e incorporarlo siempre a su vida. Sentir un orgullo enorme y apreciarlo siempre, en cada momento de su vida y carrera, sin importar la de veces que le relacionen con ese personaje. Sin importar hasta qué punto pueda ser mentalmente agotador. Un ejemplo de ello es Sylvester Stallone con Rocky, personaje al que ha dado vida en 8 películas ya.

El actor y director ha anunciado junto al montaje extendido de Rambo Last Blood una versión del director de una de sus películas más queridas.

    Parece que va a haber novedades pronto en algunas películas de Sylvester Stallone. En este caso su última entrega de Rambo: Last Blood, y la cuarta entrega de Rocky, una de las más queridas de la franquicia del boxeador. Con Rambo: Last Blood, Stallone lleva unos días anunciando a bombo y platillo que va a estrenar una versión extendida de la película que supuso un fiasco comercial y crítico. Pero ahora lanza una versión extendida que ha llamado la atención de muchos fans, empleando para ello la red social Instagram donde ha sido muy elogiada la iniciativa... Pero algo más...

40 Years of Rocky: The Birth of a Classic se estrenará bajo demanda el 9 de junio y será narrado por la estrella de la franquicia.

   El documental 40 Years of Rocky: The Birth of a Classic, escrito y producido por Derek Wayne Johnson, es una oportunidad perfecta para los fans para sumergirse en el rodaje de la primera película de la saga y disfrutar de un punto de vista único y personal sobre la realización de la película y las experiencias de Stallone trabajando en ella. “El documental es una pepita de oro para los fanáticos de Rocky y para cualquier espectador”, dijo Johnson en un comunicado. “Es una simpática pieza de la historia del cine narrada por el propio Rocky, Sylvester Stallone, y brindará al público una experiencia íntima, y en muchos momentos, emocional. Estamos orgullosos de la película, y el público puede esperar nuevas historias e imágenes que nunca habían visto en una combinación de las cintas caseras de John Avildsen, las imágenes de los ensayos y las de detrás de las cámaras de una película por la que nadie apostaba nada”, concluye el cineasta.
 

El actor ha confirmado los rumores que hablaban de una séptima entrega del personaje en solitario, que tendría que ver con un país extranjero y un nuevo boxeador.

Llevamos tiempo oyendo hablar entre rumores y filtraciones de Rocky VII. Según los mismos, Sylvester Stallone planearía regresar como protagonista de una nueva entrega de Rocky, alejado de Creed y de las dos películas lideradas por Michael B. Jordan en las que el actor ha tenido un papel imprescindible. No había confirmación, pero se decía que sería la séptima entrega de Rocky, con el personaje volviendo para entrenar a un nuevo discípulo, en esta ocasión un joven latinoamericano, que tras volver a su país para visitar a su familia y dada su condición de inmigrante ilegal, no puede volver a Estados Unidos, por lo que será Rocky quien viaje a este país para entrenarle.

El mítico personaje de Sylvester Stallone podría regresar en una nueva película alejado del personaje de Adonis Creed y la nueva franquicia, volviendo a la saga original.

El final de Creed II daba una sensación de cierre y despedida de muchas cosas, pero quizá la principal de separación de caminos entre los personajes principales. O quizá no. No sabemos si Rocky aparecerá en Creed III, parece improbable incluso (recordemos que el actor quería que el combate final fuese entre  él y Dolph Lundgren y hubo que explicarle que eso no era posible…), pero podría ser porque el personaje, el más icónico de la carrera del actor, que ha aparecido en ocho películas, encuentra su propio camino en otra película de la saga Rocky y no de Creed. Dos sagas que podrían continuar a la par, quizá incluso cruzándose en el futuro, según ha anunciado Variety, en una entrevista con Stallone.

Rocky ★★★★

Abril 19, 2019

Crítica de la película Rocky

El despegar de Stallone y el nacimiento de uno de los personajes más queridos del cine

En el año 1976 Sylvester Stallone era un perfecto desconocido, un joven que soñaba tanto con convertirse en actor de cine que para pagar sus clases de arte dramático tuvo que participar en una película porno al sólo quedarle 20 dólares en el bolsillo. Hablando en plata, vivía en la más absoluta miseria ya que, como aseguró el propio Stallone más adelante, el apartamento en el que vivía Rocky en la película (que era un cuchitril) era mucho mejor que el suyo e incluso tuvo que vender su perro por 25 dólares, tal era su situación por aquel entonces. Pero ya se sabe, América es la tierra de las oportunidades, el lugar en el que los soñadores persiguen ese inalcanzable ideal conocido como “el sueño americano” y eso mismo hizo Stallone.

Empezó como extra en películas y series como Bananas (de Woody Allen), Carrera de la Muerte 2000 o por ejemplo en Kojak y rápidamente empezó a bocetar guiones hasta que el 24 de Marzo de 1975 presenció el combate entre el gran Muhammad Ali y Chuck Wepner, pelea que dominó Ali en todo momento pero, en el noveno asalto, Chuck golpeó a Ali, consiguiendo derribar al campeón, quien inmediatamente se levantó para seguir con el combate para continuar dándole a Wepner la paliza de su vida. No sé si cayó por el golpe o por inestabilidad pero lo cierto es que cayó y eso dio la idea a Stallone para escribir el guión sobre un boxeador que fuera totalmente desconocido, un don nadie al que nadie toma en serio pero que fuera capaz no sólo de derribar al campeón sino que, además, aguantar los 15 asaltos, demostrando a todo el mundo que no era uno más del montón.

En sólo tres días preparó el guión de Rocky, un guión que encantó a los productores pero había un problema, que no querían a Stallone en la película pero el actor se negaba a soltar el caramelo porque sabía que era tal el potencial de ese guión que se aferró a él con todas sus fuerzas, a sabiendas que si se deshacía de él se arrepentiría toda la vida. Los productores, convencidos de que podrían convencer a Stallone de soltar el guión con ayuda de un cheque que el actor necesitaba más que el comer, pensaron en varios actores para interpretar al púgil más famoso de Filadelfia: Ryan O´Neail, Burt Reynolds, James Caan o Robert Redford fueron algunos de los candidatos. Le ofrecieron a Stallone 300.000 dólares para que se saliera de este proyecto, cantidad que le resolvía la vida en aquel momento, pero nada lo convenció. Finalmente, accedieron a darle el papel principal a cambio de pagarle tan sólo 35.000 dólares por el guión.

Crítica de la película Creed II. La Leyenda de Rocky

Mejor que Creed, la leyenda de Rocky , madura en historia, personajes y épica. Buena puesta en escena.

Creed II ha hecho todo lo que tenía que hacer para superar a su inmediata predecesora y además toma las decisiones correctas para madurar. No es mera explotación de la marca para seguir metiendo dinero en la taquilla, sino que complementa perfectamente Creed y se pone en cuatro estrellas y media, casi cinco, sacando adelante una asociación entre ambos largometrajes que, salvando las distancias, es en la saga de Rocky el equivalente a lo que fuera El padrino II para El padrino.

Crítica de la película Creed, la leyenda de Rocky

Creed, la leyenda de Rocky. La mejor de la saga desde la primera.

El regreso de Sylvester Stallone al personaje que le diera la fama se ha convertido en una de las propuestas de cine de evasión mejor concebidas por la máquina de producir ficción de la industria de Hollywood.

Creed recupera y actualiza las mejores cualidades de la película que la inspira, claramente la primera entrega de la saga de Rocky, curiosamente lo mismo que le ocurre a El despertar de la fuerza con La guerra de las galaxias, a Mad Max: furia en la carretera con Mad Max: el guerrero de la carretera y a Los odiosos ocho con Reservoir Dogs. Eso me hace sospechar que estamos en una clara tendencia de relectura de películas preexistentes más exigente que los fallidos intentos de remake y reboot que han caracterizado el cine comercial en los últimos años con fallidos intentos de reproducir lo precedente que en el fondo venían a contarnos más o menos lo mismo, pero con más instinto de mera explotación que de renovación sincera de la propuesta.