Ha sido una de las noticias más importantes de la semana debido a la gravedad de la situación, que ha obligado a parar el rodaje de The Maze Runner: The Death Cure, la tercera y última entrega de la saga, de forma temporal, y que ha podido costarle la vida al joven actor protagonista de la misma. La noticia ha sido confirmada por la distribuidora de la franquicia, Fox, quien anunció que el pasado día 18 Dylan O’Brien sufría un accidente en el set de rodaje en Vancouver, Canadá, y tenía que ser hospitalizado. Obviamente, la ausencia del principal protagonista ha forzado a la producción a detenerse hasta que el mismo se recupere. El joven actor fue trasladado inmediatamente a un hospital donde permanece en observación y donde se le ha tratado de urgencia. De momento no hay comentario oficial por parte de la familia y representantes del actor.