×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 62

La compañía será la responsable de financiar la nueva película de Ridley Scott protagonizada por Joaquin Phoenix en la piel de Napoleón, ha sido adquirida por Apple Studios.

      Hace no demasiado tiempo comentábamos que Ridley Scott añadía otro proyecto a su apretadísima agenda con Kitbag, película que rodaría junto a Joaquin Phoenix y que se centraría en la vida de Napoleón Bonaparte, lo que enlazaba, en cierta medida, con la opera prima de Scott, Los Duelistas. La película necesitaba quien la apoyase en su financiación y distribución, y eso ya ha sucedido. Apple Studios lleva un tiempo intentando entrar con fuerza en el mercado de la producción y distribución de películas, y por eso adquirió Greyhound, On the Rocks o se ha colocado tras la nueva película de Martin Scorsese, a la que le costaba encontrar quien pusiese encima de la mesa los 200 millones de presupuesto. Apple lo hizo.

El actor ganador del Oscar será el protagonista del drama histórico que pretende acercarse a la figura del militar francés, algo que ya intentó sin éxito hasta Stanley Kubrick.

      La figura de Napoleón Bonaparte es compleja y complicada de entender desde el prima actual y desde su legado en la historia, además de lo complejo que es rodar una película sobre él. Ya lo intentó Stanley Kubrick hace varias décadas sin éxito, en un intento que finalmente llevó a rodar Barry Lyndon. Pero ahora parece ser que la historia puede ser diferente porque el proyecto ha caído en manos de otro gran estudio y cuenta con un director de primera línea y el más reciente ganador del Oscar de la Academia al Mejor actor protagonista. Por lo menos así será si se cumple la información que acaba de saltar a los medios y que puede dar a los fans de actor y director un proyecto más que interesante para disfrutar en los cines.

Puede que el otrora chico de la melena rizada, que tartamudeaba a cada giro de guion y que encandilaba a las gachís con su cuidada timidez británica, ya no sea de los más demandados en las producciones cinematográficas. Pero esto no quiere decir que la carrera del protagonista de Cuatro bodas y un funeral esté tan malherida como los antagonistas de Clint Eastwood en las pelis de Harry Callaham. Lo que pasa es que el ex de Elizabeth Hurley únicamente se deja ver de vez en cuando (se supone que por voluntariedad), y escoge a ojo de sibarita sólo los libretos que le motivan para volver a los platós.

Hace poco, sus fans pudieron degustar su arte para la caracterización en El atlas de las nubes; y, dentro de nada, sus otrora admiradoras podrán recrearse nuevamente con su trabajo en la esperada The Man From U.N.C.L.E (que dirige, a partir de la homónima serie sesentera, el mediático Guy Ritchie); largometraje donde el inglés de Niño grande comparece con los zapatos del boss.

El jefe siempre manda

A modo del M de la saga de James Bond, Alexander Waverly era la conciencia rectora de los agentes de la United Network Comand For Law And Enforcement. Y, en concreto, de los aguerridos espías conocidos como Napoleon Solo (que en el filme está encarnado por Henry “El hombre de acero” Cavill) e Illya Kurakyn (Armie “El llanero solitario” Hammer, en la cinta). Dentro de la producción original para la televisión (que constó de 105 episodios, distribuidos entre 1964 y 1968), el personaje que está grabando estos meses Hugh Grant fue interpretado por el igualmente inglés Leo Gratten Carroll (a quien los más cinéfilos pueden identificar en movies como Con la muerte en los talones): un actor del método, que imprimió a AW una manera de ser y actuar (con determinados y reconocibles tics) que le otorgaron la simpatía del público desde el primer episodio.

Sin duda, la oportunidad de colaborar en un proyecto de la altura del remake de El agente CIPOL (nombre que recibió el serial en España) animó a la estrella de Notting Hill a desempolvar un poco su pasión por estar delante de las cámaras. No obstante, la elección de esta aventura no está exenta de riesgos añadidos, ya que el posible e inevitable recuerdo de las tramas contenidas en la magnífica e imaginativa empresa a seiscientas veinticinco líneas (la cual, merced a su popularidad, gozó incluso de un spin-off bautizado The Girl from U.N.C.L.E, que contó con Stefanie Powers al frente del reparto) podría lastrar mínimamente los propósitos de Ritchie, siempre en pos de actualizar la historia que inmortalizaron Robert Vaughn y David McCallum, hace ahora cerca de medio siglo.

Sin embargo, esta temporada también depara a Hugh más sensaciones de plató, además de la descrita con el ex de Madonna. Por lo menos, y según las informaciones vertidas al respecto, el súbdito de Isabel II acudirá igualmente a las carteleras como miembro del elenco de la nueva comedia de Marc Lawrence (donde comparte créditos con gente de la talla de Marisa Tomei).

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK