fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
6 C
Madrid
viernes, febrero 23, 2024
PUBLICIDAD

Crítica Vivarium ★★★

Crítica Vivarium ★★★

Crítica de la película Vivarium

Metáfora sobre la madurez en clave de inquietante, y a veces fallido, relato de ciencia ficción.

Una historia que nos recordará, inevitablemente, a los episodios de series míticas como La Dimensión Desconocida, Más allá del límite o, sobre todo, Black Mirror, la serie británica que más ha tocado recientemente este tipo de historias. La película de Lorcan Finnegan, su segunda como director, es un relato inquietante, sin duda, que homenajea a todas esas series y tiene detalles realmente interesantes. Quizá un tipo de relato no tan habitual en cien estos días, al menos en las películas de mayor presupuesto. Estrenada en nuestro país en la sala virtual que ha intentado mantener una fuente de estrenos continua aunque sea desde casa, Vivarium es una interesante película, aunque no sea una experiencia completamente redonda.

La película de Finnegan nos lleva a conocer a una joven pareja. Ella es profesora y él jardinero, y buscan tener su primer hogar. Una casa donde vivir juntos y, quién sabe, quizá tener una familia. Pronto visitan la promoción que un vendedor les ofrece, una serie de casitas todas iguales de color verde, donde quizá encuentren ese sitio que anhelan. Aunque pronto el vendedor les abandona y es imposible abandonar la urbanización para ellos. Una pesadilla que se verán obligados a vivir cuando un niño aparece en la casa para vivir con ellos. Un niño que no es precisamente un ser humano normal y que no deja de observarles. No hay forma de escapar de este mundo irreal, vacío, solitario y aterrador, del que no pueden escapar.

Crítica Vivarium ★★★

Imogen Poots y Jesse Eisenberg son los dos protagonistas de la inquietante historia, donde brilla especialmente ella en un papel en el que vemos cómo el personaje poco a poco pierde la esperanza, la ilusión y la vida… La película juega a través de sus ojos con una metáfora sobre madurar y tener familia, seguir con la rutina, perder la libertad de la juventud. Aunque sea una relación demasiado obvia y evidente, funciona. Pero nos señala demasiado lo que es obvio. Ya sabemos a qué se refiere. Eso evita que se centre en un desarrollo más interesante, como la erosión de la pareja y su desgaste emocional, algo que no termina de suceder. Porque en realidad está contando otra cosa. La rutina.

Visualmente tiene mucho, mucho que ofrecer. Incluso tiene cosas de la anterior película del director, Without Name, aunque aquí es más inquietante al no apuntar al terror directamente. El miedo llega por la desesperación de los personajes y de forma más sutil. Es lo único en lo que es sutil. El diseño del barrio, de las casas vacías, de ese sol y esas nubes irreales… todo eso es inquietante junto a la presencia y la voz de ese niño que parece sacado de El Pueblo de los Malditos. Eso sí, alarga demasiado el asunto, porque al final sigue siendo un capítulo de Black Mirror excesivamente largo. Y además su final no es satisfactorio. Ni deja el mal sabor de boca que debe dejar, ni explica lo suficiente, ni sabe realmente qué hacer. Entiendo lo que pretende, pero no lo termina de conseguir dejando al espectador con la sensación de estar a medio cocer.

Jesús Usero  

 

Add to Flipboard Magazine.

 

 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

Crítica Vivarium ★★★

 

Revista ACCION

{spoiler spoilerID , haga clic en mí para abrirlo , cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior , ambos} texto dentro del spoiler {/spoiler}

Jesús Usero
Periodista cinematográfico experto en televisión

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos