fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
14.2 C
Madrid
domingo, abril 21, 2024
PUBLICIDAD

La pequeña Suiza ★★

La pequeña Suiza ★★

Crítica de la película La pequeña Suiza 

Floja comedia de situación, con el tópico de los nacionalismos como telón de fondo.

En medio de la deriva independentista de Cataluña y el juicio del procés, Kepa Sojo presenta esta muestra humorística sobre un peculiar pueblo de Castilla y León, que hace cualquier cosa por salirse de la comunidad a la que está circunscrito. El País Vasco es su primer objetivo; pero, cuando son descartados por este territorio, el hallazgo de la supuesta tumba del hijo de Guillermo Tell les anima a reclamar su incorporación a la federación cantonal en la que fue alumbrado Roger Federer.

Tal argumento es el molde en el que se centra el guion de La pequeña Suiza, para alimentar cada secuencia con el retrato del conjunto de personajes que viven en Tellería: un conjunto de seres un tanto deslavazados, más que nada por la incapacidad del libreto para reflejar las aparentes contradicciones que conlleva cambiar la nacionalidad cada dos por tres.

La acción arranca cuando Gorka (Jon Plazaola) y su compañera de trabajo Yolanda (Maggie Civantos) conducen en dirección al lugar donde este nació, para catalogar una serie de restos arqueológicos localizados en la antigua iglesia. Una vez allí, el protagonista se encuentra con que la decepción ha cundido entre sus vecinos; ya que el País Vasco ha rechazado la anexión del pueblo. Sin embargo, la casualidad hará que las esperanzas de dejar de ser parte de Castilla y León tomen mayor brío, cuando Yolanda descubre casualmente en los bajos de la iglesia el sepulcro de Walter Tell. Entonces, el alcalde de la zona (el padre de Gorka, al que interpreta el habitualmente solvente Ramón Barea) y su segunda en el mando (la antigua novia del protagonista, una enérgica chica llamada Nathalie, a la que presta su físico Ingrid García Jonsson) deciden viajar a Suiza, para hacer saber al gobierno helvético su deseo de formar parte del país alpino.

La pequeña Suiza ★★

Kepa Sojo reproduce la citada evolución argumental con los elementos propios de taquillazos recientes, del estilo de Ocho apellidos vascos y Ocho apellidos catalanes; a los que suma numerosos tics regionales, tomados directamente de series como Allí abajo (en la que el propio Plazaola interpreta uno de los papeles principales) y Villarriba y Villabajo. Un escaparate de influencias en el que también se puede incluir la inolvidable cinta Bienvenido, Mr. Marshall.

Todos estos espejos cinematográficos y televisivos forman parte del engranaje discursivo y escénico de La pequeña Suiza, pero el resultado de semejante fuente de parecidos razonables no llega a funcionar en una medida similar a los modelos escogidos.

La escasa habilidad del guion para hilar subtramas lo suficientemente potentes, como para relevar al tema central del independentismo de España, provoca que la película no consiga en ningún momento generar la adecuada sensación de jovialidad y divertimento, que se suele reclamar en productos semejantes. A esto se añade la difusa gracia de los chistes orquestados, ante los que los actores parecen como atropellados y un poco fuera del contexto planteado.

Tal derrape cómico se extiende inevitablemente a la debilidad activa del triángulo amoroso, personificado por Yolanda, Nathalie y Gorka. Ni siquiera los tópicos relativos a la tierra están lo suficientemente imbuidos con el adecuado humor efervescente y desquiciado, que es recomendable emplear en largometrajes de esta naturaleza.

Jesús Martín

Comenta que que ha parecido este artículo en nuestro grupo Amigos de AccionCine en Telegram o simplemente para charlar de cine entre amigos

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

La pequeña Suiza ★★

Revista ACCION

Jesús Martín
Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos