fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
21.5 C
Madrid
lunes, junio 24, 2024
PUBLICIDAD

Son of a Gun ***

Son of a Gun ***Julius Avery debuta como director de largometrajes, con esta acelerada película sobre robos rocambolescos. El resultado es un filme un tanto irregular en su desarrollo, aunque aporta buenas sensaciones de cara a la futura carrera del director australiano.

Si hubiera que escoger un sentimiento respecto a Son Of A Gun, este sería el de la confusión. La extrañeza que conlleva tal efecto se impone con fuerza a lo largo de las secuencias iniciales de esta obra. Así, y según los prolegómenos de la cinta, parece que la movie va a ser una crónica penitenciaria en un primer acercamiento, con peleas en el patio y violaciones en las duchas. En ese contexto es como se encuadra la presentación del personaje que interpreta Brenton Thwaites: un chico descarriado que responde a las iniciales de JR, el cual ingresa en la cárcel por un periodo de seis meses, debido a un supuesto delito de pequeña gama. Un boy con aspecto salvaje y determinado, que se muestra como carne de cañón a los ojos de los matones más sádicos del penal.




Sin embargo, pronto adquiere una presencia protagónica el misterioso papel al que da vida el escocés Ewan McGregor: un hampón con una larga condena de por medio, que acredita el nombre de Brendan Lynch.

Hasta llegar a ese momento poco o nada se ha explicado respecto a JR y Brendan (ni siquiera se tiene información alguna de sus faltas con la ley), lapsus que genera una especie de desasosiego en el espectador: malestar que tiene más que ver con la exasperación por el olvido, que con el verdadero interés por comprobar adónde quiere llegar el cineasta. No obstante, Avery repara pronto este error –aunque solo a medias-, al concretar la naturaleza del acercamiento del hombre al que encarna McGregor hacia el ingenuo chaval con los rasgos de Thwaites.

Ese periodo de la cárcel es quizá el que peor está reflejado en la cinta: expuesto con fotogramas de rancia violencia penitenciaria, sin chispa ni inquietud. Un efecto que pone al descubierto las carencias del filme.

Más entonada está la parte que transcurre fuera de la institución de máxima seguridad, ilustrada con la huida del penal y el asalto a una fábrica de lingotes de oro. Sin embargo, el largo es incapaz de aumentar sus expectativas de la manera adecuada. Y todo por culpa de un guion que solo ofrece bosquejos desgarrados de cada uno de los personajes, cuyas existencias no logran la comprensión adecuada en ningún instante. Ni siquiera la relación amorosa que mantienen JR y una prostituta llamada Tasha (Alicia Vikander) alcanza una mínima cota de verosimilitud.

Todo ello hace que Son Of A Gun se perciba con bastante escepticismo, y que el trabajo de los actores esté afectado por tal confusión general. Un elemento de despiste que enfatiza la inadecuada elección de Ewan McGregor, para caracterizar a un individuo que no se ajusta a sus características físicas; ya que el británico posee unas facciones demasiado delicadas, lejos de las cicatrices de un delincuente como Brendan Lynch.

No obstante, Avery sí que exhibe un agradable pulso en las escenas de acción, donde el oceánico parece inspirado creativamente por el cine de Michael Mann.

 

Jesús Martín 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine


Jesús Martín
Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos