AccionCine tu revista de cine y series
8.5 C
Madrid
miércoles, febrero 8, 2023
PUBLICIDAD

Blog de cine: En defensa de Andrew Garfield y su Spider-Man

Unas palabras desde el corazón: En defensa de Andrew Garfield y su Spider-Man

Allá por el año 2012, Sony y los implicados de aquel reinicio llamado The Amazing Spider-Man tenían la labor más complicada que se le podía echar encima a una película: luchar contra los prejuicios, contra una cinta que nadie había pedido y contra un icono como el que se había convertido Tobey Maguire, quien había sido el único y definitivo Spider-Man para toda una generación. Era una batalla que, de antemano, estaba prácticamente perdida. Tremendamente bien tenían que salirle las cosas a Webb y compañía para que la gente aceptara a esta nueva versión de la historia de Peter Parker. Además, los adelantos no levantaron mucho el hype de la gente: que si Andrew Garfield parecía sacado de Crepúsculo, que desde cuando iba Peter con skate, que si otra vez mostrar la picadura de la araña y la muerte del tío Ben… En fin, muchas cosas en contra para que se valorara en aquella época la película con la mentalidad abierta con la que se requería.

Y aquí un servidor tampoco tenía muchas expectativas. De hecho, no pensaba ni siquiera ir a verla en un principio porque las imágenes que habían salido tampoco me convencían. Pero por cosas del destino, mis amigos dijeron de ir al cine y como no había nada mejor que ver por aquel entonces y yo de pequeño era fan del hombre araña, pues propuse verla aunque por mera curiosidad, sin expectativa alguna. Y fue una de las mejores decisiones que tomé. No es que la película fuera brillante, por supuesto; tampoco era una mala película como muchos la ponían: era una película notable y, sobre todo, diferente a lo que habíamos visto respecto a las películas de Sam Raimi. Pero aún así, yo por aquel entonces no me fijaba en si una cinta era buena, mala, regular o una porquería. Mi valoración se basaba en si me entretenía y en lo que me hacía sentir la historia y personajes.

Y cómo disfruté de aquella versión. Andrew Garfield y Emma Stone eran la pareja perfecta para un adolescente que todavía iba a la ESO, su química como Peter y Gwen traspasaban la pantalla y te ponían los pelos a flor de piel. Era la película perfecta para mí en el momento perfecto. Era un Peter para mi generación, era un historia no de superhéroes, sino sobre un chico adolescente con problemas propios de la edad que estaba enamorado de la chica más inteligente del instituto. Y lo bonito de ello es que Gwen, esa joven casi de clase alta, no se enamoraba de aquel chico por ser Spider-Man o sobresalir por su inteligencia, sino por ser una buena persona. En esa escena donde Gwen le pregunta su nombre al personaje que interpreta Garfield y le dice que eso (defender al chico de Flash Thompson) ha sido “muy valiente, una estupidez, pero muy valiente”, se asienta la base de lo que es Peter Parker y el germen de la relación con la Gwen de Emma Stone. Ambos comparten las mejores escenas de una historia que va más allá de la típica película de superhéroes.

Andrew Garfield y su Spider-Man
Andrew Garfield en Spider-Man

Porque realmente The Amazing Spider-Man nunca la sentí completamente como una cinta de superhéroes en sí, especialmente porque sus virtudes no estaban en ese lado y Webb tampoco le prestó tanto atención. Por supuesto, hay un villano y hay las típicas secuencias de acción de las que hablaré más adelante, pero la primera TASM es en esencia una historia adolescente al son de los latidos de una cinta indie, disfrazado de un blockbuster de 200 millones de dólares. Porque el alma del relato es Peter y el corazón de este es Gwen. Desde que empieza el film vemos a ese adolescente retraído que describía Stan Lee como un chico con problemas propios de la juventud, le vemos pasar por una etapa de crecimiento, de sufrimiento, mientras aprende a convivir con sus nuevos poderes (pero esto siempre en un segundo plano).

Y creo que es por eso por lo que me gusta tanto la versión de Andrew, porque apela mucho más al personaje de Peter que las otras dos versiones. Además, el actor, que es el mejor de los tres que han interpretado en este siglo al superhéroe, le da un toque de humanidad y sensibilidad que pocos intérpretes pueden llegar a darle a ese nivel.

Andrew Garfield y su Spider-Man
Andrew Garfield como Spider-Man

Después, por supuesto, está la faceta de superhéroe, donde creo que el equipo detrás de la duología lo clava por completo. Los movimientos en los balanceos, la facilidad de Andrew de expresarse con el cuerpo sin necesidad de lentes con movimiento y, sobre todo, el humor. Un humor irónico, burlón con los villanos, y tan charlatán y expresivo como en los comics. Es la viva imagen de Spider-Man en el cine, porque incluso al utilizar los recursos cómicos y los chistes, hay distintos tipos para este. El de Maguire era mucho más comedido en este sentido y el de Holland sí es cierto que hace uso del humor, pero es más un tipo de humor/reacción ante lo que pasa en su entorno y no tanto un uso irónico y “vacilón” con los villanos como solía ser en la viñetas y como el que hacía y hace el de Andrew Garfield. Al menos el de los comics que yo he leído, que no han sido todos claro.

Y no, la cinta no era perfecta, aunque en mi corazón la guarde en un lugar especial por lo que significó para mi “yo” adolescente. El guion tiene algunos tramos que podrían haber estado mejor aprovechados y el villano no pasa más allá de lo correcto. Creo que hay cosas que se podrían haber pulido mejor, ya hablando objetivamente. Y claro está, la segunda parte fue un bajón respecto a la primera por muchos motivos, aunque yo por el cariño que le tengo a los personajes la defienda, pero evidentemente tiene bastantes defectos y es mucho más difícil defenderla, entre otras cosas por olvidarse de las virtudes de la primera y querer construir un universo a lo UCM y llenar la película de tantas tramas (aunque irónicamente eso también la hace bastante entretenida).

Pero hoy no quiero ponerme objetivo, porque dado que este es mi espacio personal que tengo en la revista, solo quiero expresar mi cariño a esta duología de The Amazing Spider-Man. Porque yo también conecté con Peter, me enamoré de Gwen, sufrí su muerte, y lloré de nuevo con Peter 3 en No Way Home mientras rememoraba y afirmaba que “no pude salvarla y nunca podré perdonármelo”. Y ver al destino darle una segunda oportunidad salvando a la chica de su hermano menor hizo que aplaudiera de alegría. Porque al final esto es el cine, emociones e historias, personajes y conexiones. Sean superhéroes o gánsteres (va por ti, Scorsese).

Gracias a Andrew, Emma, Webb y todo el equipo por haberme hecho emocionar con vuestra historia. Porque vuestra historia, también forma parte de mí.

Guillermo Méndez

Sígueme en Twitter @guillevariante

Copyright 2022 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

noreadigital.es expertos en videomarketing

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Guillermo Méndez
Redactor, comentarista y apasionado a cualquier cosa relativa a lo audiovisual

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos