fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
15.8 C
Madrid
domingo, junio 16, 2024
PUBLICIDAD

HERMANAS. Que yo recuerde, De Palma siempre quiso ser Hitchcock…

Sisters

Si Brian de Palma escribe algún día su biografía, podría empezarla como Henry Hill en Uno de los Nuestros. Si él afirmaba que siempre, desde que tuvo uso de razón, quiso ser un gángster, De Palma podría empezarla diciendo que él, desde siempre, quiso ser Alfred Hitchcock. Y no es una mala aspiración para alguien que se dedica a hacer películas. Nadie logrará nunca ser Hitchcock, pero, ya puestos, ojalá que todos los que lo intenten lo hagan como Brian de Palma. Sin acercarse siquiera un poco a la grandiosidad del gordo británico, el director de maravillas como Los Intocables o El Precio del Poder ha logrado un estilo propio, regalándonos obras personales, divertidas y muy recordadas. Hermanas no es de las mejores, pero con ella empezó a labrarse esa reputación de copia-planos de Hitchcock, y aún vista hoy, nos permite conocer los rasgos más significativos del cine de un director injustamente tratado.

 

Si Brian de Palma escribe algún día su biografía, podría empezarla como Henry Hill en Uno de los Nuestros. Si él afirmaba que siempre, desde que tuvo uso de razón, quiso ser un gángster, De Palma podría empezarla diciendo que él, desde siempre, quiso ser Alfred Hitchcock. Y no es una mala aspiración para alguien que se dedica a hacer películas. Nadie logrará nunca ser Hitchcock, pero, ya puestos, ojalá que todos los que lo intenten lo hagan como Brian de Palma. Sin acercarse siquiera un poco a la grandiosidad del gordo británico, el director de maravillas como Los Intocables o El Precio del Poder ha logrado un estilo propio, regalándonos obras personales, divertidas y muy recordadas. Hermanas no es de las mejores, pero con ella empezó a labrarse esa reputación de copia-planos de Hitchcock, y aún vista hoy, nos permite conocer los rasgos más significativos del cine de un director injustamente tratado.

Hermanas es un ejercicio de suspense en el que todo huele a Hitchcock, y a partir de un guión simple pero tremendamente efectivo, De Palma nos permite pasar un buen rato gracias a ese cine tan directo e ingenuo de las obras primerizas. Es cierto que ya antes había hecho un puñado de películas, pero con Hermanas empezó realmente su carrera, si por carrera entendemos la consolidación de un estilo. Entre 1973, año del estreno de esta película, y 1983, cuando se estrenó Los Intocables, De Palma nos ofreció una serie de cintas muy parecidas en su esquema argumental y formal: fueron diez años de cine minimalista, de pocos personajes y pocos escenarios, tramas de intriga con explícitos asesinatos y constantes guiños a su admirado director británico.

Sisters2

Y dividió la pantalla, con ese recurso que se puso tan de moda en su momento y que, en mi opinión, pocos usaron con tanta maestría como él. En Hermanas vemos simultáneamente dos de esos poquísimos escenarios en los que se desarrolla la acción, tras el asesinato que da lugar a todo el meollo argumental. El moribundo se acerca a la ventana de uno de los escenarios, e intenta hacer una señal a quien está en el otro. De Palma incidió mucho con este recurso, y sólo en la infravalorada Misión Imposible logró, en mi opinión, un resultado tan efectivo como aquí.

Pero hay que hablar de Hitchcock. Dos son las obras del maestro que claramente están presentes en la génesis de Hermanas. Cada cuchillada que la protagonista Margot Kidder asesta a su víctima nos remite, ineludiblemente, a Psicosis, y a la mítica escena de la ducha. Y después está La Ventana Indiscreta, de la que toma esa sensación de ansiedad de quien ve, o cree ver un asesinato desde la ventana de su casa. Y para más inri, tenemos al gran Bernard Herrmann en la banda sonora. Hitchcock en vena…

Sisters3

Una desatada Margot Kidder, algún año antes de convertirse en Lois Lane, es uno de los grandes atractivos de la película, logrando una sorprendente solvencia en un difícil papel, en el que tiene que meterse en la piel de una atormentada chica traumatizada por su hermana siamesa (y no voy a destripar la película, pero un nuevo homenaje a Psicosis rezuma el personaje de Kidder). Por momentos la Kidder es el centro absoluto de una historia que, por otro lado, huele a giallo en muchos aspectos, sobre todo en ese rojo sangre que se desprende de cada violenta puñalada.

Hermanas es una interesante película, clave para comprender el cine de uno de los directores que a mi al menos más me seducen, y que ha estado siempre a la sombra de sus compañeros de generación, esos barbudos que responden a los nombres de Spielberg, Lucas, Coppola o Scorsese. Pero no debemos de olvidarnos del también barbudo Brian de Palma, que nos ha dado hasta hoy motivos más que suficientes para tenerle estima. Esos motivos tienen nombres como Carrie, El Precio del Poder, Los Intocables, Atrapado por su Pasado y, por supuesto, Hermanas.

depalma

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos