fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
16.8 C
Madrid
miércoles, junio 19, 2024
PUBLICIDAD

The Devil Inside *

the-devil-inside

 

Floja película de exorcismo rodada como falso documental. Con una duración que apenas llega a los 83 minutos con títulos de crédito incluidos, la película se hace aburrida y falta de lo más importante en una cinta de terror, que cree el más mínimo desasosiego en el espectador, la más mínima sensación de miedo o de inquietud. Dos sustos mal contados y una sucesión de tópicos y situaciones vistas una y mil veces, pero mucho mejor contadas. Con un presupuesto irrisorio y una triste puesta en escena, la película se convierte en un deambular de gente que se reúne y habla mucho, pero hace poco o nada.

El resultado es una mezcla entre El Rito y El último Exorcismo. De la primera hereda la localización italiana y el tratamiento supuestamente serio de los exorcismos, con muchas charlas y discusiones sobre un tema que, quien más y quien menos sobre todo si es aficionado al género de terror, conoce a la perfección (¿en serio es necesario enumerar lo que identifica a un poseído varias veces? ¿O enfrentar a un escéptico contra los curas en una auditorio, discutiendo si es enfermedad mental o verdadera posesión?). De la segunda el estilo visual de falso documental, la puesta en escena e incluso la escena de exorcismo. Pero ni tiene el reparto, los medios y la sensación de pérdida de fe de la primera, ni el aire malsano o el horror que generaban las personas, más que el demonio, en la segunda. Y ante todo aburre.

No es que no haya nada nuevo que contar, es que lo que cuenta la película lo hace de la misma forma que todas las anteriores. No es la ausencia de medios, que se entienden a la perfección. Es la ausencia de cualquier tipo de fuerza narrativa o la capacidad de asustar al espectador. Los exorcismos son reiterativos y planos, escasos y distanciados en el metraje de tal forma que uno llega a plantearse si realmente no estaremos viendo un documental de esos que prometen mucho y luego nada de nada. Sólo gente hablando repitiendo las mismas cosas una y otra vez. Y el final, que se supone sorprendente, cabreará a la mayoría de espectadores, porque deja la película a la mitad. Sin un tercer acto. Sin completar. No es un final sorpresa, es como si se les hubiese acabado el presupuesto y tuviesen que cortar por cualquier lado. Y nada cuadra.

Los actores intentan salvar las obviedades que recitan con aplomo, aportando algo de credibilidad a sus personajes, mientras que el inicio, con la llamada de teléfono y el material grabado por la policía prometen mucho más de lo que da la película. Y mientras cuando llegan los exorcismos uno ya se ha aburrido de esperar. Tanto que pasan de largo sin enterarte de nada. Y sin que te importe mucho. Una muestra más de que el género, el falso documental de terror, está más que agotado y que ya no produce ni una décima parte de los sustos que antaño.

Jesús Usero

{youtube}T_3H17qz2sM{/youtube}

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos