fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
7.5 C
Madrid
martes, febrero 27, 2024
PUBLICIDAD

To the Wonder ***

To the Wonder ***

Tono muy similar a El Árbol de la Vida para la nueva película de Terrence Malick. Así que, que sirva de aviso para navegantes. Aquellos que se fueron a la mitad de la proyección de la anterior película del director, protagonizada por Brad Pitt, mejor no acudan a ver esta película. Aunque aquí no tenemos un documental sobre el origen del universo al principio de la historia, quizá eso ayude bastante. Y podríamos decir que la historia, la trama, por llamarlo de alguna manera, es más fácil de seguir. Pero seguimos teniendo los mismos trozos en apariencia inconexos de la vida de los personajes, la misma sensación de contemplación y no de narración, y la misma persistente búsqueda de sentido religioso y espiritual, que, en este caso, está un poco metida con calzador.

Tratar de contar de qué va To the Wonder puede suponer un reto mayor que ver la película. Es una historia de amor, o la historia de un hombre entre dos mujeres, o la de un hombre en búsqueda de Dios que se encuentra perdido. Quizá lo único que tienen en común los personajes es justo eso, que se encuentran perdidos en mitad del camino, sin saber cómo encontrar la salida del bosque, solos aunque acompañados, con un hueco enorme donde se supone está lo que da sentido a nuestras vidas. Es un camino tortuoso, sin duda, pero la película tiene, de nuevo, una cualidad hipnótica y una belleza visual que resultan sobrecogedoras. Aunque a más de un intelectual de postín le emocionará la película sin llegar a entenderla. Y nos venderá motos sobre la comunión entre Dios y el hombre y otras monsergas. Pero la verdad es que, mientras que El Árbol de la Vida tenía un sustrato al que aferrarse, To the Wonder está vacía.

Con un reparto compuesto por Olga Kurylenko, Ben Affleck, Rachel McAdams y Javier Bardem en los papeles principales, se podía haber sacado más de la historia. O de las historias. Si es que realmente hubiese una historia que contar. Pero la película se centra siempre en los resultados, nunca en lo que conduce a ellos. Eso nos deja esos trozos, retazos de historia, nunca completos, nunca centrados en lo que realmente importa. No tanto las peleas como lo que conduce a ellas. No tanto la infidelidad como lo que la motiva. Es un juguete roto al que, por ejemplo, la historia del sacerdote en busca de dios le sobra, no aporta nada, no añade nada. Imágenes hermosas. Un gran actor. Pero nada más.

El personaje de Ben Affleck apenas tiene diálogo, son sus parejas las que hablan (y menudos monólogos interiores) sin decir nada. Las historias de amor, esas relaciones rotas y recuperadas, se quedan huecas entre la belleza de un lago, una puesta de sol o un campo con bisontes. Tendrá tintes autobiográficos, pero sólo en los detalles porque, al final, Malick no se desnuda, no cuenta nada de él o su mundo o de las mujeres que le acompañaron en su vida. Y eso nos lleva al tedio. Así que ya lo saben, están avisados. Si les gustó El Árbol de la Vida, le sacarán provecho. Si buscan algo más de chicha… mejor no se arriesguen. Es buena por su belleza, sus actores. Pero está hueca, vacía.

Jesús Usero

Opiniones del público a cargo de nuestro redactor Víctor Blanco.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK


Artículo anterior
Artículo siguiente

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos