AccionCine tu revista de cine y series
8.5 C
Madrid
miércoles, febrero 8, 2023
PUBLICIDAD

Crítica Evangelion 3.0+1.01 Thrice Upon a Time ★★★★★

Crítica Evangelion 3.0+1.01 Thrice Upon a Time

Imprescindible oportunidad para disfrutar desenlace y renacimiento de un clásico.

Tan impresionante, interesante e importante para el cine de animación y ciencia ficción japonés en el territorio del género mecha como lo fuera el clásico Akira, de Katsuhiro Otomo para el territorio del cyberpunk.

Afortunadamente, como ya nos demostró Icaro y el Minotauro (ver crítica en esta misma página), en una propuesta completamente distinta a la que nos hace la película que aquí comento, hay otras alternativas al cine de animación a las que nos llegan desde las multinacionales estadounidenses más poderosas, y hay variedad en este campo de ocio audiovisual tan importante por muchos motivos como son los largometrajes de animación.

Evangelion 3.0+1.01 Thrice Upon a Time no tiene necesidad de tirar de pancartas, y así lo demuestra en sus brillantes primeros 10 minutos de metraje en los que al resumen de su pasado como saga, ejemplar ejercicio de necesario flashback para no iniciados que da a conocer a los mismos todo lo esencial que necesitan conocer para disfrutar de esta película, se suma la batalla en París. Ese prólogo convierte esta película en un excelente punto de entrada al mundo de Evangelion para todos aquellos que no lo hayan disfrutado hasta el momento, desplegando en su máxima expresión toda la brillantez de ese universo de ficción con la panoplia más amplia de aprovechamiento de posibilidades y recursos visuales de su argumento vista hasta el momento, que incluso le permite llegar a un final repleto de contenido y sugerencias no solo argumentales, sino visuales. Pura reflexión sobre la influyente saga, el desenlace saca brillo a un arsenal de recursos visuales que inciden en la reflexión sobre la teoría de la propia narración audiovisual y sus variadas posibilidades creativas (no en vano es el momento Neon Genesis propiamente dicho), primero con la invocación de imágenes autorreferenciales en la pantalla tras los personajes, llegando finalmente, tras pasar por un momento de máxima simplificación que revela la génesis de su animación en el plano de Shinji en la playa, a su revelador final con cambio de paradigma, de mundo incluso, que pienso rinde homenaje a la influencia que ha tenido Neon Genesis Evangelion en la ciencia ficción en general, siendo la misma sublimación del camino del robot manga y el robot anime que iniciaran predecesores tan ilustres como el llamado “dios del manga” Osamu Tezuka con Astroboy en 1952 y el creador de las bases del género mecha Go Nagai con Mazinger Z en 1972, y ejerciendo además poderosa influencia sobre la creación de Hajime Isayama Ataque a los titanes, creada en 2009, que curiosamente a su vez ha dejado su propia huella de influencia en este largometraje. Como Capilla Sixtina del subgénero mecha, Neon Genesis Evangelion incluso ha sido fuente de inspiración para la superproducción cinematográfica Pacific Rim, dirigida por Guillermo del Toro y estrenada en 2013.

De ese modo, la película consigue algo realmente difícil: ser al mismo tiempo Alfa y Omega, el principio y el fin del alfabeto/universo de Evangelion, ya que aporta al mismo tiempo la conclusión y el punto de partida para quienes quieran zambullirse nuevamente en esta saga, pero también para quienes no la hayan conocido hasta ahora y quieran visitar por primera vez el mismo. En ese sentido, la frase de diálogo de Kaworu, el comandante Nagisa, y la alusión a lo que significa este apellido, resulta casi en una declaración de principios de los creadores de este largometraje cuando alude a “Una historia circular escrita de antemano”.

Evangelion 3.0+1.01 Thrice Upon a Time

Esa brillante etapa final de reflexión sobre sí misma, al tiempo que ata todos los cabos sueltos y soluciona el viaje de personajes clave, dando respuesta a muchas de las preguntas y poniendo luz sobre algunos de los temas, símbolos e intenciones de interpretación más exigente de la saga, pone punto final y cierre a un viaje que en este largometraje alterna con fluidez y el mayor beneficio para el buen ritmo de las dos horas y 25 minutos que dura la película un primer acto de costumbrismo casi cotidiano repleto de mensajes lo que verdaderamente importante sobre la existencia que lo personajes no parecen querer aceptar o entender, como no lo aceptamos o tememos entender nosotros mismos (“La vida es un ciclo de buenos y malos momentos”), que culmina con un impactante punto de giro para trasladarnos al cien por cien de la acción y el paisaje habitual del modo bélico de Evangelion, desatada cuando la película alcanza su primera hora y doce minutos de duración.

Se transforma la película en su segundo acto en la característica fusión de acción bélica de ciencia ficción militarista y reflexión existencialista protagonizada por personajes que buscan su lugar en el mundo afrontando conflictos de encuentros y desencuentros con su pasado, enfrentamiento generacional de jóvenes y adultos, hijos y padres, que reflexiona tanto sobre lo que nos hace humanos (“la humanidad es capaz de creer en lo real y en lo irreal”), y lo que al mismo tiempo nos lleva a veces a querer renunciar a nuestra humanidad como plantea, a modo de amenaza, la propia línea argumental de este largometraje.

Se mantiene en Evangelion: 3.0+1.01 thrice upon a time con eficacia y brillante solidez el cóctel de simbolismo que va desde la mitología y la historia real de Japón, el término Yamato, las alusiones a la parafernalia de la Segunda Guerra Mundial, una guerra perdida con la sombra del apocalipsis de Hiroshima y Nagasaki otorgando un sentido muy especial a los sucesivos Impactos destructivos contra la humanidad, o los destructores convertidos en misiles, hasta las múltiples referencias al nihilismo en el intento del asesinato de los dioses o la astrología (la Luna Negra, Lilith) y las alusiones de carácter religioso, con predominio de simbolismo judeocristiano, con imágenes de cruces, ángeles caídos con las alas rotas, y reliquias sagradas representadas en las lanzas míticas para la batalla final, como la de Longinos que hirió el costado de Cristo o la propia María Iscariote…

Pero de todas las referencias, la película saca especial partido al organizar toda su mitología en este desenlace de la que revela la verdadera naturaleza del profesor Gendo Ikari, en cuyas motivaciones, explicadas en un brillante y tenebroso fragmento de cambio de animación a modo de historia de orígenes que abre la culminación del viaje del personaje y prepara el importante papel de Yui en la culminación de la saga, es fácil rastrear la huella del profesor Rotwang, creador del más influyente robot de la historia del cine, María, en el clásico Metrópolis (1927), película dirigida por Fritz Lang, cuna de todas las fábulas cinematográficas de robots.

No es mal cierre para esta mítica e imprescindible saga del anime que después de ver esta película estoy deseando volver a repasar entera.

                                                     Miguel Juan Payán 

Estreno en cines de Evangelion 3.0+1.01 Thrice Upon a Time el 19 de enero de 2023

Copyright 2022 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

noreadigital.es expertos en videomarketing

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Miguel Juan Payán
Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos