fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
22.2 C
Madrid
sábado, junio 15, 2024
PUBLICIDAD

Crítica La voz del sol ★★

Getting your Trinity Audio player ready...

Crítica La voz del sol película dirigida por Carol Polakoff con Carmen Machi, Karra Elejalde, Alicia Lobo, Antonio Durán

Carmen Machi brilla en un melodrama feel good con aire televisivo que desaprovecha casi todas sus bazas 

De que va La voz del sol

Adaptando el libro homónimo de Alan Jonis, la historia nos traslada a la España franquista de los 60’, donde el propio autor vivió un verano que marcaría su vida junto a Maruja y Manolo, dos exiliado españoles reconvertidos a sirvientes en su casa de París. La relación fraternal que tienen con Alan y una situación dramática para Maruja les llevará a enseñarle la tierra que un día dejaron atrás junto a amores, familia y compañeros de lucha.

Crítica La voz del sol

“Nunca escribas sobre un lugar hasta que estés lejos de él”. Este magnífico enunciado, mas complejo de lo que aparenta, se le atribuye al escritor Ernest Hemigway, al cual, en cierto momento de la película, se le menciona jocosamente en clave de paternidad de uno de los personajes. Esto lo debió seguir a pies juntillas el escritor francés Alan Jolis cuando, en el año de su fallecimiento, publicó la que sería su última novela, La voz del sol. En ella se relataba el verano que pasó en las soleadas tierras de Navarra y Galicia junto a Maruja y Manolo, dos sirvientes españoles de su aburguesada familia parisina con los que compartió un relación estrechamente familiar. Durante este viaje pudo profundizar en la sociedad española de la época, la cual empezaba a ver la luz a pesar de continuar sumida en la penumbra que supone una dictadura, y conocer las vicisitudes de la vida en el exilio a través del reflotar errores, aciertos, amores y luchas de los dos seres humanos que le acompañan, con especial foco en la conexión maternal que Maruja, enferma en secreto, desarrolló hacia él.

Sin embargo, la perspectiva del tiempo no siempre es el recurso objetivista que pretendemos. Las vivencias nos marcan y modifican nuestros recuerdos, de igual forma que las emociones dibujan nuevos hechos. No por ello me atrevería a negar la verosimilitud de lo narrado por Jolis y adaptado para la pantalla por la debutante tras la cámara Carol Polakoff. Pero visto el resultado de su traslado cinematográfico, echo en falta algo mas que la exaltación idealista plastificada e intermitente que obstaculiza y desvía la atención sobre el estudio intimista que la historia pedía a gritos.

Crítica La voz del sol ★★

Por suerte para todos los implicados, la labor de Carmen Machi traspasa su habitual seguridad veterana transitando la comedia y el drama como si fuesen uno solo, para adquirir un compromiso ciego con la propuesta, tanto que su Maruja se yergue por encima de cualquier otro elemento, obliterando el fatal vacío de arco narrativo del propio personaje de Jolis, simplificado a un paradigma de efervescencia adolescente, y la debilidad respectiva en el de un Karra Elejalde siempre capaz de aportar dignidad hasta al cartón-piedra. Y si fuésemos capaces de tapar el sol (ese cuya voz aquí se me antoja ininteligible) con un dedo, incluso nos olvidaríamos de esa pesadísima losa en forma de realización plana que arrastra el relato al fango del melodrama televisivo. Sus puntuales aciertos cómicos e incluso dramáticos (el reencuentro de las hermanas), a veces salpimentados con algún atisbo fugaz de atrevimiento (la confesión o el momento peine) son heridos de muerte por un conjunto naif; demasiado bienintencionado para tener mordiente al lanzar denuncias artificiosamente infantiles y excesivamente disperso como para percatarse de que la palabrería sin sentido o la lágrima fácil nunca podrá atesorar la fuerza esperanzadora de un silencio preciso. Los momentos que requerían delicadeza , a pesar de encontrar algunos una sutil vía de acceso emocional, son en su mayoría embebidos en una vorágine de sucesos fruto de los traslados agobiados desde cualquier texto al ritmo diametralmente opuesto del medio cinematográfico, donde temas principales tan complejos como la mortalidad inminente palidecen ante propuestas recientes como Mas que nunca (Emily Atef, 2022).

Como si de un deber se tratase, la película salta entre los diferentes capítulos sin pararse a hilvanar congoja o melancolía alguna que pueda agarrarnos, quedando el espectador al otro lado de esa distancia temporal donde nunca podremos conocer la angustia del tiempo perdido que debieron ver esas calles de Pamplona. Aun así, pasar el rato con estos personajes no puede considerarse baladí, visto en especial el acto de amor para con el material que realiza una Carmen Machi digna de ser recordada en los próximos Goya, pero no se si cuando Hemingway hablaba de tomar distancia se refería a alejarse tanto.

Te gustará si te gustó: 

Cualquier feel good movie revisionista sin mas calado que el de pasar el rato…o si siempre deseaste una película de Cuéntame como paso…

Miguel Ángel Espelosín

Copyright 2022 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

noreadigital.es expertos en videomarketing

Miguel Ángel Espelosin
Amante del audiovisual cultivado entre las páginas de Acción y coleccionista de físico. Con la mirada siempre puesta en el cine de festivales y autores

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos