fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
19.3 C
Madrid
sábado, mayo 18, 2024
PUBLICIDAD

Crítica Love life ★★★★★ (2023)

Getting your Trinity Audio player ready...

Crítica Love life película dirigida por Kôji Fukada con Fumino Kimura, Kento Nagayama, Atom Sunada, Marika Yamakawa

Una bella fábula sobre superación de la pérdida y el peso del pasado.

El orden subvertido en un segundo por una tormenta de caos y dolor que cambia la vida de los personajes es el punto de arranque de una de las mejores y más completas películas para adultos que nos propone la cartelera en este año, cine de verdad ajeno a las golosinas audiovisuales para público adicto al móvil incluso en las proyecciones que nos proponen los grandes estudios con sus franquicias forzosamente repetitivas, cansinas e interminables, faltas de imaginación para reinventarse y atrapadas en su necesidad de satisfacer a una masa de espectadores entregados a la prisa y esclavos del déficit de atención.

Contra todo eso, Love Life nos propone volver a disfrutar del cine durante dos horas bien empleadas, plenas de estímulos y contenido, que nos invitan a perdernos en las vidas de sus personajes, tejidas de cierto halo de intriga durante todo el metraje de esta película en la que resulta difícil, afortunadamente, predecir qué va a pasar a continuación, con un buen guion construido sobre una sucesión de giros que impiden que la historia de acomode en la complacencia y proponen una reinvención de la misma y de los personajes en cada fase del relato.

Ese caos llega anunciado por los globos de colores, una metáfora de la falsa alegría social que rodea inicialmente a los personajes. Esos globos abren el prólogo de corte costumbrista en el que navega la película en la piscina de lo cotidiano de su arranque. Los globos cierran más tarde el viaje de la protagonista en la secuencia en Corea, bajo la lluvia, anunciando el epílogo y rematando su papel como objeto simbólico que introduce el juego de colores que se prodiga en el largometraje subrayando sus segundas lecturas junto con el hábil uso de espacios interiores y exteriores que definen en cada momento la situación de los personajes diseñando el laberinto interior y exterior por el que se mueven, ese laberinto en el que el suegro le da la espalda al hijo y al resto de la familia, o el matrimonio afronta su pérdida en torno a una mesa, frente a un ordenador que finalmente materializará en sus fotos el pasado que amenaza con separarlos tras separarlos físicamente a ambos lados de esa misma mesa cuando avanza una de las secuencias más significativas de la película.

Crítica Love life ★★★★★ (2023)

Desde su principio, resulta difícil no ver en Love Life la huella de la utilización de espacios, pausas, silencios y posición de personajes que acompañara a las maltratadas criaturas humanas que habitan el cine Yasuhiro Ozu, maestro del relato íntimo. Todo ello complementado por el juego contra corriente de los colores como definición de los estados de ánimo de los personajes, esos tonos cálidos en los que respira la tragedia, convertida en sombra en la habitación reservada a la memoria que mantiene el dolor y donde habita también la culpa de la protagonista.

Intensa y emocionante reflexión de vida, Love Life, nos propone secuencia de una emotividad íntima de alto octanaje, como el que muestra el rencuentro de la protagonista con su marido, de noche, en el parque, comunicándose con el lenguaje de signos. Toda la película está dominada por ese juego de planos cortos que se equilibra puntual y significativamente con los planos generales, como el que precede a ese momento de reencuentro, que nos muestra a la protagonista en la encrucijada, dejando atrás a su compañera de trabajo.  El plano se mantiene para mostrar a la compañera que queda momentáneamente sola materializando el ahora, a la que vemos luego marcharse del plano, mientras la protagonista acude a reencontrarse con ese pasado perdido que se materializa en su exmarido. Una muestra del peso del ritmo que el cine más comercial está perdiendo como herramienta y arma para generar no solo emociones sino también reflexiones en los espectadores.

                                                     Miguel Juan Payán

Copyright 2022 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

noreadigital.es expertos en videomarketing

Miguel Juan Payán
Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos